5 razones para amar los cassettes

Con el segundo International Cassette Store Day a la vuelta de la esquina, es buen momento para repasar algunas de las ventajas del humilde formato. A los más jovencitos entre los lectores quizás se les escape la importancia del cassette en las vidas de quienes si tuvimos la dicha de probar un nuevo tipo de libertad musical con nuestro primer Walkman. Pero no se trata solo de nostalgia –el cassette permanece siendo un formato relevante entre los fanáticos más apasionados de la música, y una manera costo-eficiente de descubrir y apoyar a nuevos talentos. A continuación algunas razones para desempolvar (o añadir a tu sistema) la casetera.


2014-5RazonesCassettes-01

Son más baratos que CD’s o vinilos

Sin duda alguna, lo que está de moda entre las hordas consumeristas siempre resulta más costoso que aquello que rechazan. El viejo principio de “oferta y demanda”. ¿Recuerdan como hace 10 años un disco compacto costaba al menos $15.99? Pues vayan ahora a su tienda de discos favorita (o a la tienda que venda discos que encuentren aún operando) y verifiquen el precio de cualquier disco compacto. ¿Mucho más barato hoy en día verdad? Pues lo mismo está sucediendo con los cassettes actualmente. Su producción es mucho más barata y, por ende, el consumidor se beneficia de ello. Ahora los vinilos están de moda de nuevo y sus precios suben cada vez más. Si prefieres los formatos físicos, a menos que tengas un cojón de chavos para gastar, los cassettes son la alternativa más económica para ti. Solo te falta comprarte una casetera barata, la cual puedes conseguir en muchas tiendas cibernéticas. Do it, bro.

 

2014-5RazonesCassettes-02

No te crean problemas de almacenamiento

Voy a compartir algo con ustedes: soy un fucking coleccionista empedernido de discos. En mi casa hay actualmente unos 1,500 discos compactos y 767 discos de vinilo. Amo mis discos, los cuales de adulto se han convertido en sustituto de las tarjetas de jugadores de beisbol que coleccionaba cuando era niño (y las cuales mi mamá desapareció luego de que me fui a estudiar a la universidad). Sin embargo, algo que no vislumbré cuando comencé a coleccionar lo fue el enorme problema de almacenamiento que ello me ha ocasionado. El problema no me ha desalentado de seguir comprándolos, pero ciertamente me hace maldecir hasta a Santa Claus cada vez que tengo que buscar entre ellos u ordenarlos. Sin embargo, los cassettes tienen el beneficio de que, en una sola gaveta, puedes guardar docena tras docena de ellos. Y eso brega…

 

2014-5RazonesCassettes-03

Mixtapes!

En 1988 me gradué de sexto grado y mi madre me obsequió un objeto que trajo a mi vida cosas hasta entonces desconocidas. El objeto era un estéreo con tocadiscos, radio AM/FM y doble casetera. [El primer iPod. -ed] Como podrán imaginar, el veranos de ese año lo pasé haciendo mixtapes para mis amigos, jevitas que me gustaban y hasta para mí mismo. Luego, con el desarrollo de la tecnología, seguí haciendo mixes en disco compacto y playlists, pero nunca fue igual. Hacer mixtapes tomaba tiempo y paciencia, dos cosas de las cuales tampoco tengo en esta etapa de mi vida. Que tiempos aquellos.

 

2014-5RazonesCassettes-04

No tienes que preocuparte de que te los pidan prestados

Este punto se relaciona con el primero que mencioné al comenzar esta lista. Muy poca gente tiene casetera hoy en día, por lo cual es poco probable que tus amigos cacheteros te vengan a pedir alguno de tus cassettes prestados. Siendo ello así, los cassettes impiden que pierdas piezas valiosas de tu colección a manos de ese panita descuidado que todos tenemos, ese que tilda de ridículo cada vez que se le peleas por haber perdido algún disco que le prestaste. ¿Viste? Conservas tu colección y tus amigos también.

 

2014-5RazonesCassettes-05

Piratearlos es extremadamente difícil

Un problema extremadamente común para los artistas de hoy en día lo es evitar, o al menos dificultar, que sus trabajos discográficos se diseminen ilegalmente por internet. Los discos compactos son básicamente una invitación a que te pirateen y los vinilos, con los tocadiscos modernos, pueden ser fácilmente reproducidos y distribuidos. Con los cassettes la cosa es un poco más difícil, ya que la tecnología que para ello se requiere no está al alcance de la mayoría de las personas. Siempre habrá quien se las ingenie para hacerlo, pero el resultado se escuchará tan mal que tu única alternativa será comprártelo. Hazme caso, que la vida es muy corta para beber cerveza barata y escuchar MP3’s de baja calidad.

 

¿Que estás buscando cassettes? Adquiere tu copia de Psicotrópico: Transmisiones Psicodélicas y Experimentales de la Escena Subterránea de Puerto Rico (Discos Diáspora, 2014) este sábado en el Cassette Store Day en la Casa Ruth.

Spread the love

Rubén mantiene el blog Mala Vida Buena Música y es uno de los organizadores detrás de la serie de eventos El Independiente. En algún momento escribirá su propia bio, pero por ahora esto es suficiente.