Visualmente espectacular, Sin City: A Dame to Kill For

Creo que es primordial, antes de comenzar a criticar Sin City: A Dame to Kill For, dejar claro que yo no he visto la primera parte de esta serie de filmes dirigidos por Frank Miller y Robert Rodríguez. Así que esta reseña no va a comparar la primera parte con la segunda sino que va a tratar a Sin City 2 como un ente independiente. Cuando salió Sin City en el 2005, no me llamó mucho la atención y luego nunca me motivé a verla, pero en el trailer de esta segunda parte los visuales me resultaron demasiado llamativos como para pasar por alto estos filmes por segunda ocasión.

Sin City: A Dame to Kill For comienza con la historia de Johnny (Joseph Gordon-Levitt), un joven que decide retar en el póker al hombre más poderoso de la ciudad, Senator Roark (Powers Boothe). De ese punto, la cinta se mueve a diferentes historias, entre ellas la de la obsesión de Dwight (Josh Brolin) por Ava (Eva Green), y la relación de Dwight con Marv (Mickey Rourke) y Gail (Rosario Dawson). Además, podemos ver cómo Nancy (Jessica Alba) lucha con la pérdida de Hartigan (Bruce Willis) y con el deseo de vengar su muerte. Es complicado poder explicar cómo funcionan las diferentes historias en este filme, sin colar uno que otro spoiler, ya que estas, y sus personajes, se entrelazan en algún momento. Como no quiero arruinar su experiencia con la película, no explicaré nada más de la, o las, historias.

Desde el inicio de esta cinta quedé impresionada con los visuales. El uso del 3D me parece muy acertado ya que la profundidad de campo que provee causa la sensación en el espectador de estar observando un graphic novel en movimiento. Al ser una espectadora virgen al tan distintivo estilo visual de Sin City, me mantuve durante toda la película tratando de no perderme ningún detalle de la maravillosa cinematografía de Robert Rodríguez. Todo era nuevo para mí y este elemento hizo que me disfrutara el filme de principio a fin a pesar de sus debilidades. El maquillaje, en especial la transformación realizada en Mickey Rourke, me parece un acierto de la cinta. Rourke es convertido, nuevamente, es un hombre de aspecto duro y fuerte, donde es casi imposible reconocerlo. Pero Sin City: A Dame to Kill For también tiene sus desaciertos, la mayoría de ellos en la historia.

2014-SinCity2-Poster-250Quizá sea que al no tener conocimiento de lo que ocurre en la primera parte no tengo una base de la vida de estos personajes y cómo llegaron hasta el punto donde comienza el filme, pero me causó mucho trabajo conectar con ellos. Así que fuera de los momentos de acción y violencia, luego de la cinematografía fue lo más que disfruté de la cinta, la película se torna un poco aburrida. No le di mucha importancia al destino de la mayoría de los personajes, excepto Marv, quien dentro de todo siempre está ahí para pelear y de alguna forma gana mi simpatía. Sin City 2 comienza con la historia de Johnny pero luego la abandona por completo y no es hasta casi el final de la cinta que vuelve a retomarla. Esto es problemático porque cuando regresamos a Johnny y Senator Roark ya había olvidado esa parte de la cinta y esto solo hizo que sintiera que la película fuese más lenta, y esperara el final con más ansias.

A pesar de sus deficiencias, yo disfruté el filme. No estoy segura si los fanáticos de la primera parte van a salir satisfechos de la sala de cine porque Sin City es un filme muy popular y esperado por sus seguidores. A mi me gustó Sin City: A Dame to Kill For más que nada por la novedad. Visualmente es increíble y para mí eso fue suficiente. A ver qué pasa luego de ver la primera parte.

Spread the love

Amante del cine, lo suficiente como para atreverse a juzgar todo lo que ve y escribir al respecto. Actualmente estudia literatura y cultura caribeña. Se le va la vida entre libros, películas y el Food Network. Es de Utuado pero vive en San Juan, obsesionada con Martin Scorsese y Taxi Driver.