The Giver: Una película más de ciencia ficción

The Giver, película que The Weinstein Company estrena esta semana en Puerto Rico, es un ejemplo perfecto de una premisa que logra llamar suficiente la atención pero cuyo potencial no logra desarrollarse a satisfacción. Basada en la novela del mismo nombre escrita por Lois Lowry, la misma nos transporta a un mundo donde los humanos viven sin racismo, guerra, enfermedad, ni diferencias –donde todo es perfecto, o más bien, parece serlo.

En este mundo, controlado por un consejo compuesto de personas mayores y liderado por el Chief Elder (Meryl Streep), los miembros de la comunidad son observados desde su nacimiento y se les asigna un rol dentro de la sociedad. Es en la ceremonia de asignación cuando Jonas (Brenton Thwaites) es designado como el “receiver”, lo que significa que Jonas tiene que dedicarse a aprender sobre la historia de la humanidad, los sentimientos y vivencias que la llevaron casi a la destrucción. Es el “giver” (Jeff Bridges), su mentor, quien le pasará a Jonas todas sus memorias para que en el futuro pueda asesorar al consejo y evitar se cometan los mismos errores del pasado.

Aunque la premisa suena interesante y prometedora, The Giver no logra desarrollar su trama y personajes por completo, convirtiéndose en un filme de ciencia ficción predecible –pero entretenido si va al cine sin grandes expectativas. Los personajes los hemos visto en innumerables ocasiones y por esta razón es relativamente sencillo saber qué pasará con ellos. Los momentos más interesantes de la película llegan a través del “giver” y las memorias que le transmite a Jonas. Es ahí cuando la fotografía en blanco y negro que domina la cinematografía se transforma en vibrantes colores que retratan diferentes culturas y momentos históricos alrededor del mundo.

Y es que la cinematografía en blanco y negro de The Giver no logra impresionar como lo hicieron Frances Ha y Nebraska en el 2013. El cinematógrafo Ross Emery se queda corto y no logra cautivar con imágenes aburridas y sosas, que aunque retratan el diario vivir de la comunidad, contribuyen a que la experiencia de este filme sea una tediosa. La fortaleza del filme queda limitada a sus momentos de color y las emociones que se logran transmitir durante estos.

La posibilidad de que los miembros de la comunidad puedan recuperar sus emociones y salir de la monotonía es lo que mantiene algo de nuestra curiosidad e interés a lo largo de The Giver. Fuera de ese contexto, la película solo cautiva a un nivel conceptual. Si decide ir a verla al cine tampoco espere ser sorprendido por impresionantes actuaciones de los veteranos Jeff Bridges y Meryl Streep… En realidad, no espere ser sorprendido por nada.

Spread the love

Amante del cine, lo suficiente como para atreverse a juzgar todo lo que ve y escribir al respecto. Actualmente estudia literatura y cultura caribeña. Se le va la vida entre libros, películas y el Food Network. Es de Utuado pero vive en San Juan, obsesionada con Martin Scorsese y Taxi Driver.