TEMA-A-TEMA: AJ Dávila revela los secretos de su Terror Amor

Dávila 666 se convirtió –para sorpresa de muchos– en una del puñado de bandas puertorriqueñas que han logrado trascender la escena musical del país, desarrollando una discografía completa y viajando el mundo en tan sólo siete años. Tras su disolución en el 2012 (o hiato, depende a quién preguntes), los miembros del grupo han continuado involucrados en diversos proyectos musicales, entre estos la excelente banda de punk Ardillas, el grupo de hip-hop subterráneo Füete Billete, y ahora, tras una larga espera, Terror Amor.

Para su debut como solista, AJ Dávila vertió algunas de las experiencias más dolorosas que la vida había puesto en su camino hasta el momento –relaciones tanto amorosas como profesionales que se derrumbaban– en un estallido de pop sucio, tan críptico como directo, universal e increíblemente personal a la vez. Concebido en Chicago, tras lo que se convertiría en la última aparición en vivo de su antigua banda (en el Blackout Fest 2012), no es sorpresa que a lo largo de su producción Terror Amor se haya convertido en una celebración de la música como vehículo de unidad. A tan sólo unas horas de su lanzamiento oficial en Puerto Rico, AJ comparte algunas de las historias detrás de esta nueva colección de canciones.

El lanzamiento oficial de Terror Amor se celebrará esta noche desde las 9pm en La Respuesta en Santurce, Puerto Rico, junto a las bandas invitadas Re-Animadores y Fantasmes.


1. Animal

“Animal” nació en Chicago para el 2012, siendo la primera canción para Terror Amor. Es mi canción de guerra… Trata sobre muchas personas que amé y terminaron rompiéndome el corazón –es mi fuck you a todos ellos.

Aunque tiene el estilo melódico vocal que solía usar para mis composiciones en Dávila 666, quise salir por completo de ese estigma del garage, por lo que incorporé una estética mucho más noventosa (Nirvana podría ser una gran influencia en los acordes) junto a voces chopped and screwed que se usaban mucho en la escena de rap de Houston.

La cancion fue grabada totalmente en el Phoamhouse Studio (Trujillo Alto) por Armando Lassus quien grabó guitarras. La batería estuvo a cargo de San Pablo Dávila, primer baterista de Dávila 666. Mientras que la post-producción y la mezcla se hizo como siempre, en mi cuarto.


2. Salvajes

“Salvajes” es una canción de amor juvenil desenfrenado y vicioso. La grabé a las dos de la mañana, completamente en mi cuarto con mi drum machine, guitarra y bajo –y los vecinos me gritaban para que me callara la boca. Aparte de eso no fue nada muy complicado, si no algo mucho más back to basics.

El enfoque en la producción fue básicamente seguir el sonido grueso de la batería y mezclar un poco esa estética de los 60s con la de los 90s. Es una canción simple en estructura pero fuerte en melodía vocal. Mi parte favorita es la transición del pre-coro al coro y del bridge al último coro. Me gusta mucho lo crudo que puede sonar.


3. Dura Como Piedra (feat. Selma Oxor)

Para “Dura Como Piedra” volví a experimentar con las voces chopped and screwed. La idea era mezclar a The Stooges junto a KRS-One. Siento que es una canción de mucha actitud –trata sobre una relación que tuve con un cohete de 21 años– por la cual los layers de teclado fueron esenciales para darle color y brillo. Y ya que el tema es pura actitud –qué mejor persona para colaborar que Selma Oxor.

En cuanto a la producción, para los drums utilicé una sección vieja que tenía grabada de San Pablo Dávila practicando, mientras que Selma grabó todas sus voces en su cuarto en el DF y me las envió por email.


4. Lo Que No Será (feat. Alex Anwandter)

Sin duda la canción que más cambios tuvo en terminos de producción y visión de arreglos, “Lo Que No Será” nació de una manera y terminó siendo otra cosa mucho más futurista y glam. Aunque creo que ha sido la canción que más rápido he compuesto, a la misma vez es la que más me ha puesto a pensar a la hora de hacer sus arreglos musicales, al punto de que se grabaron alrededor de 100 tracks para la canción.

La base del tema se grabó en una noche, pero tomó alrededor de cuatro meses terminarla. Alex Anwandter grabó sus voces y teclados en Chile y la programación de los drums estuvo a cargo de Daniel Enrique, conocido también como Overlord. Todos estos procesos de colaboración se dan por Internet… pero no por eso dejan de ser algo bello y genial.

Alex y yo hemos hecho una muy bonita amistad desde que nos conocimos y siempre hablábamos de la posiblididad de hacer una canción juntos. De todos los temas del disco, “Lo Que No Será” era la canción perfecta para colaborar con Alex, ya que es de las más pop y se prestaba bien para mezclar nuestras voces. Y por supuesto, Alex hizo algo muy hermoso dándole su toque, que era algo que hacía falta a la canción.

Dentro de todo creo que es de las mejores canciones que he escrito y de las más que me toca el corazón.


5. 2333 (feat. Mercedes Oller, Sergio Rotman y Johnny Boy)

“2333” es un código y me gusta que hay que descifrarlo para entender mejor la canción. Puede parecer una canción de amor, pero en realidad nace de un sueño que tuve en el que se me revelaba que iba a morir un día 23 a los 33 años. Cuando yo muera quiero que sea una fiesta que nunca acabe, una gran celebracion… nada de lágrimas. A todos se nos acaba el tiempo.

El tema fue creciendo a través de los meses. Siempre suelo hacer mis demos en tape. Grabo diferentes melodías acompañado de la guitarra o el piano y luego las voy escuchando a través del tiempo –y “2333” se hizo de muchos de esos pedazos. La batería es puro drum machine, como una marcha. La idea era seguir esa línea glam rock de trompetas y saxofones épicos. En casa se grabó la música, mis voces, los saxofones de Sergio Rotman y el trombón de Johnny Boy, mientras que Felo Oller (Ave Negra) grabó las voces de su hermana Mercedes (Las Robertas) en Costa Rica.

Mercedes –“Meche”– es una gran amiga y gran cantante. Ella me dice abuelo y yo a ella hija, jajaja… “2333” tenía grabado su nombre en todos lados, así que teníamos que trabajarla juntos. Por otro lado, Sergio es también un gran amigo y más que eso, un mentor; y Johnny Boy también es parte de la familia extendida, habiendo grabado trombones para Dávila 666 (“Alverez”) y tocado con nosotros en tour por los Estados Unidos.


6. Ohhh (No Te Encantes) [feat. Fofé Abreu]

Siempre quise hacer una canción acústica con organos y hand claps… básicamente esa fue la idea para “Ohhh (No Te Encantes)”. Entonces pinté un pentagrama con sangre en mi cuarto y le corte el cuello a varias gallinas mientras la música de Carlos Gardel corría de fondo. ¡Lo más difícil fue hacer que el pentagrama quedara perfecto y velar que las gallinas no se me escaparan!

Fofé (Fofe y Los Fetiches) y yo llevamos muchos años colaborando juntos, desde el primer disco de Dávila 666, cuando Fofé cantó en el tema “Azul Y Púrpura”, hasta en su etapa en la banda Circo, para cuando compuse la música del tema “Mi barco”. Fofé ha sido también un gran mentor durante todos estos años, he aprendido mucho de él y por ende era esencial que colaboráramos para Terror Amor.


7. Nena Botella

Siempre quise hacer una canción con solos influenciados por Iron Maiden y ese sonido garage punk. Básicamente “samplié” una batería de soul obscuro de los 60s y busqué la manera de seguir ese sonido –con muchas cervezas, mi MPC 2000XL, mi guitarra y el bajo.

“Nena Botella” trata de como virar la tortilla en una relación en la que uno está siendo sometido. Me gusta mucho el tono sarcástico que lleva la letra.


8. Es Verano Ya (feat. Lola Pistola y Selma Oxor)

Esta canción la compuse originalmente para el disco Tan Bajo de Dávila 666, pero nunca se la enseñé al grupo. Luego de llegar de Chicago en el 2012, me puse a buscar cosas que había grabado en tapes y me volví a encontrar con ella. Es una canción sobre enamorarse, tener sexo, fumar, beber y hueler… básicamente “janguear” en Puerto Rico. ¡Serviría perfectamente para una campaña publicitaria de Coca-Cola si en vez de refrescos vendieran perico!


9. Noches Negras (feat. Selma Oxor y Sergio Rotman)

“Noches Negras” es refleja de todo lo sucio que llevo conmigo. Es una canción de muerte y excesos, de parejas que quieren controlarte con sexo aunque ya no exista amor –una granada de maldad y triunfo. Fue la canción que dio más problemas grabar por muchas razones… La grabé como tres veces y creo que tiene que ver con toda esa energía que carga.

Siempre quise tener un sólo de free jazz en una de mis canciones… así que lo hicimos para ésta.


10. Ya Sé (feat. Dax Díaz y Juan Cirerol)

De todas las canciones de Terror Amor, “Ya Sé” carga con más historia. En cuanto a su producción, tenía una idea bien clara de lo que quería lograr –un ritmo a lo Velvet Underground en medio de un wall of sound que fuera explotando cada vez más, según fuera progresando el tema.

Primero, Juan y yo planeamos comprar un montón de cervezas y sentarnos a hablar de la vida por Skype como por cuatro horas, él desde México y yo en Puerto Rico. El destino nos pedía colaborar y de toda esa charla nació la canción. Luego de eso, grabamos las baterías en la Casa Fantasmes en Santurce con Daniel Sierra (Fantasmes, Tachdé). Entonces nos tocó buscar a Dax Díaz –QEPD– un sábado al medio día e irnos a la barra de mi barrio por varias cervezas antes de terminar de grabar las guitarras, el bajo, las voces, los silbidos, las panderetas y los aplausos hasta las 4:30 AM. A todo esto se unió mi abuelo, Giancarlo de los Plastic Pinks de Miami y Banjo. Ha sido de mis momentos favoritos dentro de todo lo que he grabado como músico. Todo fue una gran odisea.


11. Michelle (feat. Cole Alexander)

“Michelle” fue de las primeras canciones que compuse para Terror Amor, naciendo como una canción acustica y luego transformándose varias veces. La primera idea que perseguí fue hacer una versión más upbeat y psicodélica, pero terminó donde empezó –como un tema acústico, pero sin quitarle lo psicodélico. Fue de las canciones que escribí en Chicago, junto a “Animal”, los Troggs siendo una gran influencia.

El tema trata sobre una persona muy especial en mi vida… A veces deseamos algo tanto y tanto que cuando lo conseguimos lo jodemos todo por miedo a no ser lastimados. La canción básicamente describe nuestra relación y nuestra locura. Cole Alexander (The Black Lips) es de las primeras personas que conocí de la escena musical de los Estados Unidos. Hemos estado mucho de tour juntos. Ésta fue la oportunidad perfecta para colaborar.


12. Hey

“Hey” trata sobre mi última pareja… para cuando estuve viviendo en Chicago. Para este tema quise irme mucho más oscuro, minimalista, y mucho pero que mucho reverb. Me gusta mucho la letra y el contratiempo para entrar al coro. Otra noche de muchas cerevezas, mi drum machine, bajo, guitarra y yo.


13. Espina Dorsal (feat. Juanita Calamidad)

“Espina Dorsal” es la canción más oscura del disco, llena en parte de suciedad pero a la misma vez tiene mucha espiritualidad. Es un poco difícil explicar de qué trata la canción… Es complicado… Es la canción más personal que he escrito y tiene que ver mucho sobre cómo visualizo las cosas cuando mi alma se desdobla de mi cuerpo y de como visualizo muchas de mis relaciones más tormentosas.

Para la producción quise darle ese feeling de estar como en un sueño que no controlas; es como una cámara que flota sola y capta todo. Lleva mucho reverb, mucho feedback, muchos efectos –un wall of sound. La batería es un sample de Stephanie Luke, mi hermanita de The Coathangers.

Juanita es mi prima, me acuerdo que cuando pequeño la veía tocar las castañuelas y bailar el flamenco en las fiestas familiares –pero siempre supe que tenía maldad en sus ojos. Básicamente es una de mis cantantes favoritas y su banda Juanita y Los Feos es de mis bandas favoritas en este momento. Juanita tiene una voz única, ese tono fúnebre y fantasmagórico que me pedía la canción sólo lo podía hacer ella. Así que volvimos a usar la técnica del pentagrama con sangre y las gallinas. Juanita usó la misma técnica pero además comió tripas de bebé para tener fuerza, belleza y vitalidad durante la grabación.


14. Chica Tinieblas

“Chica Tinieblas” nació por accidente. Estaba destinada a salir en un anuncio de televisión pero terminé quedándome con ella. Siempre quise hacer una canción en la línea del dream pop y ésta es mi versión de ese sonido. La canción básicamente se hizo con un teclado Alesis y una guitarra.

“Michelle” y “Chica Tinieblas” tratan sobre la misma persona. Esta segunda es una continuación de nuestra historia… un tributo a ella. Y así termina el ciclo de toda esta crónica sobre mi vida en pareja –quizás de la más que me arrepiento.

Spread the love

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.