Cuéntame del viaje: cuando el cine y las drogas se van de paseo

Comparte:

Escena de Enter The Void (2009, Gaspar Noé)

Sex, drugs and rock ‘n’ roll – frase bastante famosa y una actitud tan confiada como descuidada que todavía se practica sin discriminar. Mayormente hemos cubierto en el blog el tema del “rock ‘n’ roll”, aunque también hemos hablado de sexo – pero ¿y qué con las drogas?

El tema de las drogas siempre ha sido una de las mechas que prende la dinamita cinematográfica, afectando los visuales de maneras poco convencionales y estimulantes, a la vez que propulsan la historia como un shot de adrenalina al corazón o la llevan rápidamente a la mierda. ¿Por qué vengo con esto? Hace poco tuve la oportunidad de ver la película más reciente del director argentino-francés Gaspar Noé (el hombre detrás de Irreversible, la cual me dejó como su título). Enter The Void cuenta la historia de un muchacho en Japón cuya alma queda a la deriva al morir y en éste estado postmortem continúa velando por su hermana. Suena lindo, pero no. Gaspar Noé siempre nos ha querido mostrar lo visceral en todo y aquí lo logra una vez más.

Luego de “entrar al vacío” quise comenzar un compilado de otras películas donde la droga es parte esencial de la trama y toma control de la cinematografía, resultando en un relato inolvidable. Lejos de ser un listado final es una invitación a que contribuyan otros títulos y discutamos cuan adictivo puede ser este “sub-género” del cine. A continuación mis selecciones.

Enter The Void (2009)

Director: Gaspar Noé
El filme comienza con un festival de luces psicodélico del Japón de un futuro cercano (recientemente homenajeado por Kanye West en vídeo musical). Es a través de la muerte del joven protagonista que el filme te invita a dar un recorrido por su vida desde la niñez hasta después de la muerte. PRO TIP: Busca dramamina – puede ser que te marees. Gaspar Noé estrenó este filme en varios festivales como Cannes y el TIFF (Toronto International Film Festival), recibiendo críticas mixtas, pero dentro de éstas resalta una comparación visual con 2001: A Space Odyssey del aclamado Kubrick. Ya con esa recomendación a algunos les será suficiente para querer verla. Ustedes dirán si valió la pena el viaje.

.

Trainspotting (1996)

Director: Danny Boyle

Considero a esta película la joya de Danny Boyle aún por su tremendo reparto y banda de sonido (Iggy Pop, New Order, etc.). ¿Cómo olvidar introducción tan majestuosa?. En este filme protagonizado por un joven Ewan McGregor (antes de ser Obi Wan) se nos presenta la vida a través una decadente adicción a la heroína y la búsqueda por salir de ésta. La fotografía y edición de este filme, como ya sabemos esperar de Boyle y su equipo, es tan fenomenal como provocativa.

.

Spun (2002)

Director: Jonas Akerlund

Spun cuenta con un reparto de jóvenes decente (con Jason Schwartzman, Mena Suvari, Brittany Murphy, Patrick Fugit, John Leguizamo y hasta Mickey Rourke como “The Cook” cuando apenas comenzaba su “comeback”). Este filme relata la historia de varios personajes y cómo interactúan a base de una droga en común: Crystal Meth. La vida de estos personajes comienza con pequeñas dosis de aventura y droga hasta su hecatombe – como es de esperarse. Secuencias memorables: lo que hace el personaje de Jason Schwartzman en el cuarto de un hotel, los dientes de Mena Suvari, el monólogo de Mickey Rourke – y por supuesto, el último shot. También vale la pena ver por la excelente aportación musical de un tal Billy Corgan en su época post-Pumpkins y pre-Zwan.

.

Fear And Loathing In Las Vegas (1998)

Director: Terry Gilliam

Drogas, drogas, más drogas, murciélagos y el junte de Benicio del Toro con Johnny Depp metiéndose muchas más drogas. La adaptación de uno de los libros más conocidos de Hunter S. Thompson, a través del lente de Terry Guilliam – el hombre que nos trajo los viajes visuales de Brazil y 12 Monkeys. Gilliam fue el último en la lista de directores para realizar esta película y aunque no fue un hit en el box office, ésta se convirtió en todo un filme de culto, como podrán evidenciar por su excelente edición dentro del Criterion Collection.

.

Requiem For A Dream (2000)

Director: Darren Aronofsky

Requiem for a Dream fue de los primeros filmes que me obligó a simplemente apagar el televisor al terminarse y quedarme pensando y procesando lo que acababa de presenciar. La película “sophomore” de Darren Aronofsky y la cual lo puso en la cúspide del cine estadounidense nos relata la historia de cuatro personajes con un problema en común: la adicción. Como había mencionado en un post anterior sobre Aronofsky, la edición de este filme conecta al espectador con el personaje cada vez que éste utiliza alguna droga.

.

Easy Rider (1969)

Director: Dennis Hopper

Jack Nicholson y Dennis Hopper (que en paz descanse) como dos badasses corriendo motoras y usando sustancias controladas. ¿Qué más se puede pedir?.

Comparte:

Damián es ingeniero graduado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez; programador de día y cineasta de noche. Actualmente recide en los Estados Unidos, por lo que va a mejores conciertos que el resto del equipo de Puerto Rico Indie con frecuencia.