Los cinco estados del amor

Foto original: Ms. Phoenix via flickr

Los estados del amor son cinco y son los siguientes: (1) atracción, (2) romance, (3) pasión, (4) intimidad y (5) compromiso. Esto según un portal llamado The Singles Café (no se rían, todos sabemos que el Internet no miente).

Como toda relación necesita una buena banda sonora, nos dimos a la tarea (“nos” siendo @redod y @Purplemixtape) de explorar las estaciones musicalmente, de manera que fuéramos creando un buen “playlist” – o si se sienten nostálgicos, “mixtape” – para el tan esperado día del amor. Luego de escuchar estas canciones van a querer salir corriendo a su Walgreen’s más cercano por Nutella, Ponte Vecchio y un paquete de condones. ¡Qué disfruten!

I. Atracción

redod: Nos toca empezar por la “atracción,” lo que me parece suficientemente lógico. Está la atracción simple – la de la fila del supermercado, la del pasillo en Plaza Las Américas, la de la mujer ancla en el noticiero local – una atracción tan natural como efímera.

Nuestros radares siempre están activados por naturaleza. ¿Pero qué de la atracción con más arraigue? Esa es confusa y compleja. Se mezcla el piropo con la duda, las probabilidades con la ilusión, el terror con la emoción. Al final uno hecha toda esa duda hacia el lado con una simple declaración: “She drives me crazy / like no one else / She drives me crazy / and I can’t help myself,” para citar a los Fine Young Cannibals. ¿Qué te suele atraer hacia una persona?

PurpleMixTape: Siguiendo con la atracción y el craziness que conlleva, no puedo evitar recordar “Crazy for you” de Madonna. La letra básicamente empieza con este crush que en algún momento tenemos todos – nos enamoramos de la persona, pero la persona no sabe que existimos: “Can’t you feel the weight of my stare / You’re so close but still a world away.” Pero, luego de ser algo platónico, se convierte en algo real – la chica y el chico bailan en algún club ochentoso lleno de humo y parece haber algún tipo de química: “Soon we two are standing still in time / If you read my mind, you’ll see I’m crazy for you.”

Al final, nunca nos queda claro si el amor de nuestra Madonna enchulá es correspondido, lo cual también nos sucede en la vida real. ¿Le gusto o no? ¿Está coqueteando o siendo “nice”? Esa es una de las bipolaridades del amor. A pesar de ello, la atracción no muere, y la misma duda a veces hace más fuerte la atracción y la ilusión de lo que quisiéramos que sucediera.

.

II. Romance

redod: Veo que evadiste la pregunta… Pero siguiendo con las etapas, nos movemos al romance – también conocido como “cuando todo es perfecto.” Y ciertamente con todas las promesas de un amor correspondido, es fácil – quizás hasta podría decir que es justo – cegarse un poco y celebrar el momento. No hay canción que para mí exprese esa celebración mejor que “Mint Car” de The Cure.

Aunque Robert Smith es reconocido por sus canciones de desamor, soledad y desesperación (reciente evidencia de esto siendo su colaboración junto a Crystal Castles para el tema “Not In Love”), cuando gusta puede ser el cantante más romántico y expresivo que haya visto el rock. “Mint Car” es una explosión de amor, con letras que engañan con su simplicidad y resplandecen con la interpretación característica del cantante: “The sun is up – I’m so happy I could scream! / And there’s nowhere else in the world I’d rather be / Than here with you – It’s perfect / It’s all I ever wanted / I almost can’t believe that it’s for real.” De ahí se describe un pasadías completo, no queda claro si fuera de la casa o debajo de las sábanas… A cualquiera le da por enamorarse, aunque sea con la canción.

PurpleMixTape: Bueno, pero en el romance no todo es “perfecto,” sobretodo si se sigue con la duda de si el amor es correspondido o no. Según los “5 stages of love,” el romance es definido como “an act of trying to influence or gain favor of another by lavishing attention or gifts upon them.” Cuando el amor no es correspondido, se lucha más intensa y románticamente para lograr ser amado. Un ejemplo perfecto de esto es “The Beautiful Ones”, de Prince, que es una declaración de amor. La canción empieza con un tono de tristeza y frustración, en donde nuestro príncipe (pun intended) romántico le pide a su chica que se decida entre él y otro hombre.

Pero, en el climax de la canción, Prince se “esgalilla” con una fuerza interpretativa desgarradora, declarando lo que siente y da un ultimatum: “What’s it gonna be, baby? / Do you want him? / Or do you want me? / Cause I want you.” Incluso, está dispuesto a suplicar de rodillas: “One thing, one thing’s for certain baby / I know what I want, yeah / and if it please you baby / please you, baby/ I’m begging down on my knees.” No sé, pero luego de eso, yo como que me quedaría con Prince pa rápido.

Pero, en el romance no todo es causa perdida, como diría nuestro buen amigo Glenn Monroig. Retomando la perfección del romance, una canción de Prince que ofrece el romance ideal es “Diamonds and Pearls”: “If I gave you diamonds and pearls / Would you be a happy boy or a girl / If I could I would give you the world / But all I can do is just offer you my love.” El hombre se siente tan romántico y enamorado, que confiesa al cuestionarse: “Am I the weaker man / Because I understand / That love must be the master plan.” Es una de esas canciones que, al escucharla, dan ganas de enamorarse y sentir todo el romance del mundo. ¿Me estaré enamorando de Prince?

.

III. Pasión

redod: De ser así, la próxima etapa que te esperaría (de ser correspondido por Prince tu amor) sería la pasión. En términos musicales tengo que hacer mención de una composición del álbum más reciente de los Deftones, Diamond Eyes. La canción se llama “Sextape” – y lejos de sugerir que hagamos como Paris Hilton y Kim Kardashian para lanzarnos al estrellato como socialités sin vergüenza ni dignidad – sugiere una noche sumergida en un mar de placeres: “The ocean takes me in / to watch you shaking / watch you wave your powers / tempt with hours of pleasure.” ¿Estás preparada para eso? Prince tiene reputación de ser experto…

PurpleMixTape: Estoy más que preparada, pero uno que sí quisiera que me correspondiera es Dave Gahan, vocalista de Depeche Mode. En “I Feel You,” expresa toda la pasión que se puede llegar a sentir por una persona y cómo se siente: “I feel you / Your sun it shines / I feel you / Within my mind / You take me there / You take me where / The kingdom comes.” Es en la pasión donde se comienza a evocar lo sensorial, no sólo en lo físico (“I feel you / Each move you make / I feel you / Each breath you take”), sino en lo emocional: “I feel you / Your precious soul / And I am whole / I feel you / Your rising sun / My kingdom comes.” ¿Quién no quiere sentir un “precious soul” que encienda la pasión?

.

IV. Intimidad

redod: Depeche Mode, al igual que los Deftones, es una banda digna de inclusión en todo cancionero pasional. Además de que ambas tienen discografías lo suficientemente extensas como para sacarle buen provecho a la etapa – ya que ésta graduará la relación a la próxima etapa del amor o la destruirá potencialmente para siempre (ver “Love Will Tear Us Appart” de Joy Division).

Sobre la intimidad me atrevo a decir que es un proceso contínuo, complicado y lleno de grandes retos y recompensas para una pareja. Se trabaja arduamente para lograrla, constantemente para mantenerla y honestamente para no dejarla desvanecer. Paul McCartney, en “Maybe I’m Amazed” logra capturar un momento íntimo – podemos asumir que entre él y su ex-esposa, Linda – con la simplicidad lírica que lo caracteriza: “Maybe I’m amazed at the way you love me all the time / Maybe I’m afraid of the way I love you / Maybe I’m amazed at the way you pulled me out of time / And hung me on a line / Maybe I’m amazed at the way I really need you.” Esa conversación honesta sobre la manera en que se aman dos personas es algo al que los enamorados deben (o al menos suelen) aspirar.

PurpleMixTape: Por eso mismo de que Depeche Mode debe ir incluido en todo cancionero pasional, me tomo el atrevimiento de repetir la dosis, pero aquí vienen acompañados por alguien más. Como todos sabemos, la intimidad tiene dos características principales: lo salvaje y lo romántico. Unos se inclinan sólo por una, mientras que otros integran ambas para formar un balance. La segunda opción definitivamente es la mejor. “Master and Servant” de Depeche Mode recurre a lo salvaje y a lo “kinky” en la intimidad: “There’s a new game / We like to play you see / A game with added reality / You treat me like a dog / Get me down on my knees / We call it master and servant.” Y no sólo eso, sino que usa la condición de amo y esclavo como metáfora de lo que es la sociedad: “Domination’s the name of the game / In bed or in life / They’re both just the same / Except in one you’re fulfilled / At the end of the day.” Dave Gahan, call me!

El lado romántico de la intimidad nos lo muestra Janet Jackson con “Someday Is Tonight.” Aquí se explora la primera vez de intimidad de una pareja y lo importante de ese momento: “We’ve been together for quite sometime / Now I know that your love is mine / No more fantasizing of how it would be / Cause tonight all your dreams come true.” También destaca el querer entregarse por completo en ese momento: “Ready to give all my love / Won’t hold back / Someday is tonight.” Tal vez se lea algo sencilla, pero la canción en la voz seductora de Janet en combinación con el arreglo musical la llevan más allá. Ahora cabe preguntarnos: ¿Quiénes serán “masters” y “servants” en este San Valentín, y quiénes al fin tendrán su momento a la “Someday Is Tonight? ¿Llegarán al compromiso gracias a algo de eso?

.

V. Compromiso

redod: A mí me suena a que te quedaste maquinando en el estado de “pasión.” ¡Eso e’!

No me cabe duda que con el balance es que se llega al compromiso. Y sobre el compromiso, Ben Gibbard de Death Cab For Cutie ha escrito una canción tan aterradora como dulce con “I Will Follow You Into The Dark.” En el tema, el autor consuela a su pareja, dejándole saber que la acompañará hasta en la muerte: “Love of mine some day you will die / But I’ll be close behind / I’ll follow you into the dark.” Este es el verdadero compromiso que nace de una vida llena de amor en sus etapas previas – de la atracción, del romance, de la pasión y de mucha intimidad.

“You and me have seen everything to see / From Bangkok to Calgary / And the soles of your shoes / are all worn down / The time for sleep is now / It’s nothing to cry about / ’cause we’ll hold each other soon / In the blackest of rooms.” Al final del día, lo que la mayoría desea es vivir – y morir – acompañados. Nuestras dos mayores preocupaciones en la vida, el amor y la muerte, se llevan de la mano en “I Will Follow You Into The Dark.”

PurpleMixTape: No hay mejor forma de cerrar esto no sólo con el acto del compromiso, sino con una de las cantantes que más se identifican con el amor: Édith Piaf. “Hymne à l’amour”, fue escrita por ella hacia el amor de su vida, el boxeador Marcel Cerdan (quien falleció poco después de que se escribiera el tema). En la canción, Piaf hace una promesa de amor eterno. Ella confiesa que no le importa que el cielo le caiga encima y que la tierra se derrumbe, y que le importa un comino el mundo entero mientras su amado le corresponda: “Le ciel bleu sur nous peut s’effrondrer / Et la terre peut bien s’écrouler / Peu m’importe si tu m’aimes / Je me fous du monde entier.” También se muestra dispuesta a sacrificarlo todo por ese amor tan inmenso que siente, al punto de que si su amor se lo pide, renunciaría a su patria y a sus amigos: “Je renierais ma patrie / Je renierais mes amis / Si tu me le demandais.”

Incluso, al final asegura que cuando mueran, tendrán la eternidad para amarse, porque Dios reúne a aquellos que se aman: “Nous aurons pour nous l`éternité / Dieu réunit ceux qui s`aiment.” Aquí no importa si crees en Dios y en el afterlife o no, esa última parte le agua los ojos a cualquiera, y más cuando la escuchas en la escena en que Piaf se entera de la muerte de Marcel en “La Vie en Rose.” Sin duda alguna, esta canción explica la intensidad de un compromiso cuando hay amor verdadero.

.

Spread the love

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.