Tecno Lógica 12: Entre la maldad y la neutralidad de red

Imagen original: krupp via flickr.com

Fecha de publicación original: 8 de septiembre de 2010

Revista En Punto, El Nuevo Día

Búscalo en Google. Aún está todo ahí. Todavía puedes leer la carta que Eric Schmidt, CEO del gigante tecnológico, escribió a todos los usuarios de Google hace cuatro años en donde defendía la llamada ‘neutralidad de red’ o net neutrality con las siguientes palabras: “La creatividad, la innovación, y un mercado abierto y libre están todos en riesgo dentro de esta batalla.” La batalla a la que Schmidt aludía entonces continúa hoy en día – con una notable diferencia. Mientras que grupos de apoyo al consumidor y grandes compañías de tecnología como Yahoo, Ebay, Amazon y Microsoft continúan apoyando legislación que garantice la ‘neutralidad de red’, el pasado lunes 9 de agosto de 2010 Google anunció que se unía al bando apuesto.

Aquí hay algo raro.

El principio de la ‘neutralidad de red’ establece que ni un proveedor de servicio de Internet (ISP, por sus siglas en inglés) ni el gobierno puede imponer restricciones en cuanto al uso, contenido o equipos diseñados para acceder la red mundial. Lo que significa que como usuario estás libre de visitar cualquier página – ya sea Facebook o el blog de tu mejor amigo – mientras disfrutas de la misma velocidad y calidad de servicio por la que pagas a tu compañía proveedora. Esto impide el que ciertos contenidos reciban algún trato especial por parte de un proveedor de servicio – por ejemplo, mayor velocidad de navegación – y más importante aún, que otros no sean completamente bloqueados.

Adicionalmente significa que como consumidores estamos libres a utilizar el servicio de Internet por el cual pagamos ya sea para leer noticias desde un iPad, ver un documental en Youtube o jugar Left 4 Dead en el Xbox contra personas de todas partes del mundo. Lo contrario sería el pagar por un servicio básico y además, por paquetes adicionales que nos permitan acceder contenido premium o utilizar nuestra conexión de maneras especializadas como en el caso de los juegos de video. Similar a lo que han logrado hacer las compañías de cable TV por muchos años, los proveedores de Internet – junto a su nuevo y poderoso aliado, Google – proponen precisamente que se divida la red mundial en un acceso básico que pueda ser complementado con diferentes paquetes premium. ¿Cuántos de ustedes están realmente satisfechos con su paquete de canales de cable TV?

Quizás presintiendo que el consumidor resistirá la idea de alterar sus hábitos de uso de Internet – o peor aún – de intercambiar la libertad que hoy en día disfruta por unos paquetes de acceso “premium” predefinidos por su proveedor, Google ha optado por intentar vendernos gato por liebre. Entre las posturas más preocupantes que ha asumido Google, se encuentra una división entre líneas terrestres y el acceso ‘wireless’ que obvia para el segundo hasta las protecciones básicas que ya se garantizan al consumidor – justo cuando esa tecnología está en rápido ascenso. Para colmo, es junto a Verizon – compañía a la que Google denunció públicamente por sus posiciones en contra de la ‘neutralidad de red’ – que ahora promueve una posición opuesta a la que por años defendió.

Recordemos también que hace unos años atrás, la compañía decidió censurar ciertos contenidos de la red mundial en su portal para poder expandir sus negocios a China. En ese momento, Google sustituyó su filosofía de ‘no ser malvado’ (“don’t be evil”) por una ‘balanza del mal’ que el mismo Eric Schmidt definió como el permitir males menores para lograr un bien mayor. El problema es que, como la historia ha probado innumerables veces, el propósito de una compañía no siempre va alineado a los mejores intereses del ciudadano común; osea, esa ‘balanza del mal’ que dice tener Google seguramente está calibrada de una manera que favorece a los intereses de sus accionistas. Pensar lo contrario demostraría ingenuidad.

Y aunque la ‘neutralidad de red’ es un tema complicado con espacio para mucho más debate entre ambos bandos, hay que recordar que al final del día, quienes nos veremos más afectados si no actuamos somos nosotros mismos – los empresarios, los creativos, los consumidores. Los peligros incluyen el control de información y la imposición de prácticas que impidan el desarrollo justo de los pequeños y medianos comerciantes. Por lo que debemos recordar aquellas palabras del Eric Schmidt y el Google del 2006, en su carta a favor de la neutralidad: “El Internet, como lo conocemos, se enfrenta a una gran amenaza… Les pedimos que tomen acción para proteger la libertad de Internet.” La batalla continúa.

Mantente informado, comunícate con tu representante y expresa tu sentir al respecto. Si no sabes donde comenzar, entiendo que Google tiene un excelente buscador.

Bio: El autor desea agradecer a @drodzand, @onedgepr y a google.com por contribuir de manera neutral en el proceso investigativo para esta columna. Actualmente se desempeña como presidente de ‘Research & Development’ para EyeTour.com, desarrollador de aplicaciones para el iPhone bajo VayaBroqui.com y editor de PuertoRicoIndie.com. Puedes escribirle a [email protected].

Spread the love

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.