A merced de su música: una vida ligada a Cerati

Comparte:

ACTUALIZACIÓN: Tras cuatro años en estado de coma luego de haber sufrido un accidente cerebro-vascular, Gustavo Cerati falleció el 4 de septiembre de 2014.

Existe música dotada de una cualidad cuasi-infinita que le permite preservar toda su energía y emoción a través del largo de nuestras vidas. Estas melodías se entrelazan con las fibras de nuestro sentir hasta formar parte del DNA musical de cada uno: adornan nuestros recuerdos, sanan nuestros dolores y retumban en nuestro inconsciente. Gustavo Adrián Cerati Clark, vocalista y líder del espectacular grupo de rock Soda Stereo por más de una década y compositor solista por aún más años, ha dedicado su vida a crear precisamente este tipo de música.

Ya cuando “Té Para Tres” comenzaba a ser parte de mi lenguaje musical, Soda Stereo se despedía de los escenarios con su Último Concierto (que no lo sería, afortunadamente). Dividido en los discos A y B, El Último Concierto se convertió en mi introducción formal a la banda. Quedé enamorado hasta de las carátulas de los discos y su minimalismo misterioso (para mí) que celebraba las noches que nunca lograría vivir. Fue entonces que volví a buscar entre los discos de mi hermano mayor para apropiarme de sus copias de Sueño Stereo y Comfort y Música Para Volar. La banda se convirtió rápidamente en una obsesión a la cual dedicaba mis tardes, repasando las diferencias entre las partes de bajo de la versión de “Ángel Eléctrico” de Sueño con la de Comfort. A la vuelta de la esquina se encontraba Bocanada y yo ya no volvería a ser el mismo.

No soy el único en sentir una gran afinidad a la música de Cerati, quien lleva recorriendo el mundo desde antes que pudiese distinguir a George de John y a Paul de Ringo, pero esa realidad no le ha robado el caracter personal e íntimo que ésta cobra en mis oídos. Por aquello de contribuir con pensamientos positivos a la recuperación de Gustavo, quien se encuentra en un estado delicado de salud, comparto con ustedes a continuación algunas de mis canciones favoritas dentro de su obra, al igual que mis mejores deseos.

De todas las canciones ochentosas de Soda Stereo, Prófugos – del tercer disco de Soda, Signos, lanzado en el 1986 – para mí luce mejor los sonidos de la época. El coro que dice “siempre seremos prófugos los dos”, más que una condena, parecería declarar un triunfo ante un amor lleno de aventura. “Trátame suavemente” podrá ser la más bonita pero “Prófugos” es la más vital.

En La Ciudad De La Furia (Doble Vida, 1988) me trae bonitos recuerdos de estar practicando con mis compañeros de banda en la secundaria y de tocar en talent shows – totalmente anejenados de la letra y el sentimiento detrás de ella; todo técnica, enfoque y fascinación detrás de nuestro mejor intento para imitar quienes ya serían nuestros ídolos para entonces. Incluyo la versión original pero mi favorita es la que abre el Lado A de El Último Concierto (1997) seguida por la versión unplugged junto a Andrea Echeverri de los Aterciopelados en Comfort y Música Para Volar (1996).

¡Qué sorpresa fue escuchar Crimen por primera vez! Luego del no-tan-espectacular-ni-memorable Siempre Es Hoy (2002), Cerati sorprendió con esta composición, sin duda alguna una de las mejores en toda su carrera. Concisa. Directa. Romántica. Poderosa. “Crimen” sobrepasa a “Puente” (Bocanada, 1999) como la más divertida para cantar en vivo junto a miles de otros fans. Esta versión, grabada en vivo en Puerto Rico el 3 de agosto de 2006, está incompleta y ‘shaky’ pero trae de mis mejores recuerdos.

Sueño Stereo, el último disco de estudio de Soda, salió al mercado en el 1995 y al igual que la mayoría de su discografía es considerado un clásico. Y es que resulta casi imposible escoger alguna canción del disco como la “mejor” o la favorita, pero Efecto Doppler se destaca por su sencillez y la manera en que me hace sentir –sosegado, un poco melancólico. Recuerdo años atrás estar en el Observatorio de Arecibo jugando con una demostración del efecto Doppler y pensando en esta canción…

Dynamo, el sexto disco de Soda Stereo, lanzado en el 1992, es quizás el menos conocido por el público en general, pero a la vez es considerado uno de los trabajos musicales más influyentes que nos dejó el rock en español y permanecerá como el favorito de muchos de sus fans más comprometidos. “Fue”, “Primavera 0”, “Luna Roja”, “Claroscuro”, “Toma la ruta”… no hay mucho contra qué argumentar aquí. Aunque Dynamo no es tan immediato como los demás discos de Soda (y Cerati), En Remolinos es prueba de que la banda no fue víctima de sus experimentos de sonido. Lentamente se va desenvolviendo la canción en busca de un coro que nunca llega, ahogándonos en ruido.

Siempre me llamó la atención como Cerati incorpora la melodía de “Here Comes the Sun” de los Beatles al final de Cae El Sol (Canción Animal, 1990). Ese detalle, quizás insignificante para otros, me demostraba de pequeño que Cerati rendía tributo a la banda más popular de la historia del rock, al mismo tiempo que intentaba colocar a Soda dentro de esa misma historia. ¡Suerte que lo logró!

Bocanada (1999), el disco que marcaba el inicio de lleno al proyecto solista de Cerati –claro que continuaba a su vez la trayectoria iniciada en Colores Santos (1992) junto a Daniel Melero y Amor Amarillo (1993), ambos de cuando Gustavo formaba parte de Soda Stereo aún– terminó siendo quizás el trabajo más completo dentro de su segunda carrera. Sin embargo, no son las guitarras las que se dejan sentir, sino un ambiento más frío y tecnológico, lleno de suspenso y promesas aún por cumplir. Verbo Carne se distingue por su arreglo sinfónico, que luego sería el enfoque principal de los 11 Episodios Sinfónicos en el 2001.

Trabajando junto a Shakira en Fijación Oral, Vol. 1 (2005), Cerati demostró la versatilidad de sus composiciones con Día Especial. Shakira, conocida por sus letras rebuscadas, interpretaciones pomposas y caderas que no mienten, suena mejor que nunca en este pedazo de guitar-pop que no estaría fuera de lugar en uno de los discos solistas de Gustavo.

Traeme la noche

Una de mis canciones favoritas de Cerati resulta ser un cover de The Police interpretado junto a Andy Summers para el excelente compilado Outlandos D’Americas (2000). La influencia de esa banda es evidente en la música de Soda Stereo, así que no es gran sorpresa escuchar que Tráeme La Noche suena con facilidad a Cerati y Soda.

Quedamos A Merced de la medicina moderna y otras fuerzas naturales desconocidas, con deseos de que Gustavo mejore y regresa a componer y tocar su música en vivo. Por el momento seguimos viviendo juntos a través de su música.

Descansa en paz, Gustavo. Gracias, totales.

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.