PRIMA NYC Showcase 2018: Un puente para la música independiente del país

Comparte:

“La diáspora se levanta” es uno de los eslogan que se popularizó luego de que el huracán María hiciera estragos en Puerto Rico aquel 20 de septiembre del 2017. Por un lado, la diaspora acogería a unos 300,000 mil isleños que se estima fueron emigrando a los Estados Unidos para tratar o de empezar una vida nueva, o de al menos tener un destino temporero en lo que regresaban a la Isla a reacomodar su vida. Por el otro lado, les tocaría ayudar –ya fuera de lejos, en vuelos privados o a como diera lugar– a quienes se quedaran a reconstruir el país. Ni el gobierno ni FEMA atenderían con tanto entusiasmo y corazón a su gente.

PRIMA surgió casi de inmediato, entre muchos otros esfuerzos que desde afuera buscaban remedios para la Isla, con la intención particular de ayudar a los músicos y artistas independientes en Puerto Rico afectados por el huracán. Gracias a las ayudas recibidas y repartidas por la organización, un nutrido grupo de artistas pudo aliviar algunas de sus pérdidas, ya fuesen salarios, equipo, o cualquiera otra.

Raquel Berríos y Ani Cordero de PRIMA.

Habiendo pasado el periodo de emergencia tras María, PRIMA decide entonces enfocar sus esfuerzos en la promoción de la escena musical independiente de Puerto Rico, buscando a su vez fortalecer los lazos entre ésta y músicos fuera de la Isla. Como primer paso la organización creó el PRIMA NYC Showcase 2018, que en su primera edición volaría a cuatro exponentes musicales de la isla a presentarse en La Gran Manzana. El evento gratuito, celebrado el pasado domingo, 15 de julio, en Berlin – Under A (Brooklyn), aprovechaba de su cercanía a la nueva edición del Latin American Music Conference (LAMC), para maximizar la exposición de los artistas escogidos a la prensa musical latinoamericana ya convocada en la ciudad.

Con ese tráfico garantizado, las agrupaciones Émina, Nutopia, Andrea Cruz y un favorito de los lectores de Puerto Rico Indie, Alegría Rampante, compartirían su música tanto con nuevas audiencias como con la diáspora de la ciudad, en celebración de toda la música diversa y genuina que aún produce nuestro Puerto Rico. Esa diversidad se nota que fue parte esencial en la curación del evento, que contó con representación femenina y queer. El venue, Berlin, que se encuentra cerca del Nuyorican Poets Cafe y del centro Loisaida, fue el lugar perfecto para conectar a estos artistas con la cultura creada por el primer éxodo borincano a la ciudad.

Émina: Ama, Angélica, Janice y Aniela

El cuarteto Émina dio comienzo al evento con su mezcla de percusiones afro-caribeñas, saxo y electrónica. Tocaban un tema original del gran Tego Calderón llamado “Alegría”. Minutos antes conversaba con Janice Maisonet (saxofón) sobre el concepto musical del grupo y la recepción que han tenido en Puerto Rico. Las integrantes de Émina cuentan con estudios profesionales en la música –y eso de hacer cosas novedosas con la música folklórica puertorriqueña podría sonarle a herejías a muchos dentro de su círculo musical. “Amarilys (Ríos, percusión y voz) viene con un background fuerte en el folklore, yo en el jazz y las muchachas también tanto en el rock y la música popular”, comentaba Janice. “La electrónica era lo que hacía sentido utilizar ya que nuestra generación la consume con más facilidad. Varias personas del círculos de la bomba y la plena nos han visto en vivo y nos respetan porque pienso que lo que estamos haciendo lo hacemos bien”, concluyó con confianza.

Lo increíble de Émina es precisamente esa confianza con la que tocan. Es muy notable que entre el grupo hay experiencia y calle, y su líder, Amarilys esta bien clara de su visión creativa y la dirección musical que tiene para con el grupo. Terminaron su set con un sencillo nuevo llamado “Kinky” que de seguro calentó y dejó sin aliento a los presentes –un buen heredero al trono de otros grupos fogosos como Los Amigos Invisibles e Illya Kuriaky and the Valderramas.

Nutopia: Francisco y Ricardo

Acto seguido, Nutopia tomó el escenario con su indie pop electrónico, haciendo un recorrido por su arsenal musical que ya cuenta con dos producciones de larga duración. Dentro de su presentación se destacaron los temas “Lacrimógeno” y “Huye”, tema que titula su más reciente LP. La banda tiene una propuesta sólida, con un sonido moderno, pegajoso y sofisticado. Uno de los picos dentro de su presentación ocurrió al ver a la cantante Andrea Cruz subir al escenario para cantar el sencillo “Reguero” junto a la banda. La joven baladista logró integrarse a las voces de Francisco Santiago y Ricardo Santana, quienes juntos forman el núcleo principal de Nutopia. Ambos manejaron bien a su público, invitándonos a bailar y cantar sus canciones. Pero después del estruendo, vino la calma…

Andrea Cruz, antes conocida por su proyecto Amapola, fue para mí la mayor sorpresa de la noche. Aunque conocía del proyecto gracias a amistades [“De nada, Damían”. -Editor], aún no había escuchado su disco solista, que por mala fortuna habría llegado a las tiendas digitales a unas horas del huracán. En un venue poco convencional para el tipo de música que Andrea y sus músicos crean, fueron capaces de apoderarse del lugar. Al menos mis oídos lograron bloquear a quienes se dignaban a hablar durante su set. Aunque algo corto, Andrea supo cómo usar su voz acuarela para pintar las paredes del lugar. Junto a su banda irradiaba una confianza que suelo ver en la ciudad solo en proyectos internacionales que llevan haciendo años lo que hacen.

Andrea Cruz

Andrea nos cuenta que “el indie folk ambiental o experimental siempre han sido mis influencias y lo que suelo escuchar, es lo que verdaderamente me apasiona, es mi esquina. Por lo que para mí nació bien naturalmente. No fue algo que busqué o planifiqué. Cuando comencé a componer hace tres años atrás eso fue lo que empezó a salir”. No es un género que se escuche mucho en la Isla, por lo que la presencia de Andrea en el evento ayudaba a enfatizar la importancia del mismo –de cruzar el charco con esta música para llevarla a más oídos. Sobre PRIMA, la cantante opinó que se trata de “un puente para nosotros los artistas independientes en la isla ya que la economía de nuestra escena no es tan estable. No es una industria sólida, porque sabemos que el gobierno no ayuda tanto a estas iniciativas. Nosotros queremos seguir tocando en nuestra isla, pero vamos, tampoco quisiéramos quedarnos tocando en Puerto Rico por siempre. Queremos que nuestra música pueda ser escuchada en vivo en otros lugares del mundo y por eso es que PRIMA es puente. Y por eso estamos aquí en Nueva York hoy”.

Ya siendo hora de cerrar la noche, quién mejor que uno de los padrinos de la escena independiente puertorriqueña para tomar el escenario: Eduardo Alegría y su Alegría Rampante. Eduardo no es extraño a Nueva York, pero se trataba de su primer viaje junto a su nueva banda: “Tocar en este escenario es regresar a los tiempos que vivía en Nueva York a hacer teatro. Ya había venido aquí a tocar con Superaquello, pero esta vez me toca con Alegría Rampante y venimos a divertirnos. Me siento que estoy flotando ya que el terminar de grabar nuestro primer disco (Se Nos Fue La Mano, Discos Diaspora 2015) nos está permitiendo este tipo de cosas”.

Alegría Rampante: Eduardo y Kristian

Junto a Kristian Prieto (mejor conocido como Harry Rag), Juan Antonio Arroyo, William Jorell Román y Nitayno Arayoán, Eduardo se encomendó al público presente, haciendo evidente su veteranía. Hace unos años atrás tuve la oportunidad de asistir a lo que fue una de las presentaciones más atrevidas, inventivas y genuinas que se haya dado en el histórico Teatro Tapia en los últimos 10 años, cuando Alegría Rampante se apoderó de aquel espacio [“De nada, Damían”. -Editor]. Escuchando a la banda ahora en este espacio reducido en Nueva York me transportaba nuevamente a aquel sentimiento de felicidad total, de pura celebración. La agrupación compartió canciones nuevas, y hasta su excelente cover/mash-up de Lucecita Benítez y Donna Summer. También tocaron favoritos del primer disco como “Hotel Puercoespín”, “El Recipiente/Tsunami”, “La Iguana en la ventana” y temas de Superaquello cómo “Bien Gorgeous” y el himno queer “Farifo (Su B Versión)”. Le pregunté a Eduardo que cual ha sido su legado a la escena puertorriqueña luego de darnos tanta música, a lo que contestó: “El atreverse a hacer cosas nuevas, a romper las reglas. Hay muchos sonidos nuevos que explorar y siento que es lo que he podido lograr con proyectos musicales y teatrales”. Que delicia haberlo tenido junto a los Rampantes, aunque fuera por unos minutos, acá en Nueva York.

Alegría Rampante: Juan Antonio, Nitayno y William

El PRIMA NYC Showcase 2018 corrió con gracia –todo estuvo muy bien planificado, las bandas lograron tocar a tiempo y el sonido estuvo excelente. Cabe felicitar a todo su equipo de producción: a Ani Cordero, Raquel Berríos (Buscabulla), Alfredo Richner (Puerto Rico Indie), Gabriel Rodríguez (Supercrush Studio) y demás envueltos. Gracias a PRIMA por crear el evento y darle la oportunidad a estos músicos para exponerse en Nueva York. En uno de los temas más citados de Alegría Rampante, “Alucinando al Máximo”, Eduardo comparte las palabras que por años nos han dolido en el alma: “Mi prima, corroboró, que el año que viene, viene peor”. Pero luego de todo el tormento que hemos pasado durante el último año, nos toca pasar la página. Lo que viene es una escena independiente de música puertorriqueña más fuerte que nunca. ¡Que la música nos guíe!


Foto ensayo por: Alvin Remus

Comparte:

Damián es ingeniero graduado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez; programador de día y cineasta de noche. Actualmente recide en los Estados Unidos, por lo que va a mejores conciertos que el resto del equipo de Puerto Rico Indie con frecuencia.