Extra-terrestres

Reseña: Extra Terrestres

Comparte:

Por: Gabriel Serrano Denis
Especial para PuertoRicoIndie.com

La representación de personajes de la comunidad LGBT en el cine y la televisión se ha beneficiado en años recientes de creadores comprometidos en darles una voz fuerte y permanente. Orange is the New Black, por ejemplo, goza de un éxito inigualable con un reparto de personajes en su mayoría queer, mientras que una serie como The Walking Dead, donde reina la macharranería, ha creado el espacio para incluir identidades homosexuales que si más no presentan mucha complejidad al menos se tratan con seriedad. En el cine, filmes como Moonlight en los Estados Unidos, La Vie d’Adèle (Blue is the Warmest Color) de Francia y Te Prometo Anarquía de México, muestran la diversidad de acercamientos a los temas y representaciones LGBT manifestándose alrededor del mundo.

Extra Terrestres, el primer largometraje de la directora boricua Carla Cavina, se presenta como otro de estos acercamientos, un filme que cuenta la experiencia de un personaje queer enfrentando un mundo tan extraño y lleno de nuevos descubrimientos, como inmoral y conservador. De manera sorprendentemente amena y accesible, el filme logra profundizar en este potente conflicto a pesar de que la historia pierde su rumbo en más de una ocasión a lo largo del viaje.

El filme se centra en Teresa (Marisé Álvarez) que regresa luego de 7 años a Puerto Rico con la intención de invitar a su familia a su boda en las Islas Canarias donde trabaja como astrofísica junto a su comprometida, Daniela (Prakriti Maduro). Pero tan pronto Teresa se reencuentra con los conflictos e hipocresías familiares que la inspiraron a escapar en primer lugar, la revelación que dejaría al descubierto su orientación sexual se torna más difícil de exponer de lo que esperaba. A esto se suman los problemas de su padre Arcadio Díaz (Emanuel “Sunshine” Logroño) cuyo negocio de producción de pollo en masa se ve amenazado por las importadoras de Estados Unidos que buscan eliminar la competencia de la empresa local. A pesar de ser vegetariana y ferviente defensora de los derechos de los animales, Teresa se dispone a ayudar a su padre y a la empresa familiar, esquivando así revelar su secreto. En el proceso Teresa también es testigo de los secretos que esconden su hermana Andrea (Laura Alemán), su hermano Junior (Yamil Collazo), y su madre Genoveva (Elba Escobar).

Extra Terrestres tiene todos los elementos para ser un filme intensamente melodramático y pesado, pero Cavina maneja su trama con ligereza y dinamismo. Esto no es decir que el filme carece de drama, sino que la dirección tiene como meta dejar claro su mensaje y entretener a la vez. En esto Extra Terrestres se distancia de otros filmes LGBT, particularmente las intenciones de lo que fue el “New Queer Cinema” de los años noventa. Más allá de confrontar y experimentar con las estructuras de filmes dirigidos a audiencias heterosexuales, Extra Terrestres busca contar una historia desde una perspectiva queer pero con un acercamiento universal, logrando esto al enfocarse en las relaciones conflictivas dentro de la familia Díaz, cuyos secretos amenazan con estallar como un supernova.

Marisé Álvarez y “Sunshine” Logroño protagonizan Extra Terrestres.

Aunque la narrativa gira en torno a Teresa y a Arcadio en su mayoría, a sus alrededores se desarrollan las situaciones de los demás miembros de la familia, ya sean directamente relacionadas al conflicto principal o fuera de él. En este sentido es que el guión de repente intenta cubrir más de lo que puede. El interés de Teresa por ayudar a su padre, y la falta de comunicación con su pareja que resulta debido a esto, da vida a una narrativa orgánica y realista cuya seriedad se respeta y su lado cómico brilla. Esto es debido en gran parte a las actuaciones naturales y creíbles de Marisé Álvarez y Emanuel Logroño, quienes cargan el peso de una historia familiar tumultuosa. Por otro lado, aunque su interpretación y presencia son igualmente creíbles, Genoveva (Elba Escobar) resulta ser un personaje interesante cuyo impacto queda mitigado hacia el final de la película con un desarrollo apresurado. Andrea, interpretada por Laura Alemán, una madre joven cuyo padre desea que se case con un hombre adinerado, queda como el personaje más débil debido a su caracterización exagerada en contraste con la naturalidad de los demás. La relación con su hijo Andrés (Mauricio Alemañy) es inexistente, pero esto no se integra al guión, sino que permea la historia como un detalle que distrae de los temas más interesantes.

Extra Terrestres PosterAndrés, como personaje, se utiliza en la historia como otro lente, una perspectiva alterna interpretando lo que está ocurriendo entre los adultos. Cuando vemos la fábrica de pollos de Arcadio a través de sus ojos, el filme efectivamente nos presenta con un ojo humano la matanza industrializada que la directora busca criticar. Pero Andrés también tiene un interés obsesivo por las estrellas, como su tía, y posee una inteligencia innata para las ciencias impresionante para su edad. Es con este elemento del personaje donde el filme se distancia demasiado de la realidad que tan bien logra establecer. Con Andrés el filme coge un toque mágico-realista que no se integra cómodamente con el peso real del drama familiar. Igualmente, al tocar los temas de abuso gubernamental contra las empresas locales de Puerto Rico, el filme hace uso de personajes antagónicos caricaturizados que reducen la critica. La presencia de Andrés y de estos personajes antagónicos añaden poco a lo que ya es una historia fuerte y sustancial.

Extra Terrestres tiene su corazón en el lugar correcto, con observaciones sobre la familia y la aceptación muy bienvenidas, particularmente en el cine puertorriqueño. Aunque su ambición resulta ser su propia falla, el filme es único en el cine LGBT de Puerto Rico al ofrecernos una historia a su vez accesible y crítica. El fuerte del filme se encuentra en su interés por presentar una historia de unión a pesar de diferencias marcadas y conflictivas sin juzgar fuertemente a sus personajes. A esto se añade la cinematografía acertada y apropiada para la historia de PJ López, la edición de Diego Cardier y Carla Cavina que mantiene el ritmo vivo y entretenido, y la dirección confiada de Cavina. El resultado es un filme que aunque no logre profundizar en todos sus temas, nos deja con suficiente para pensar, además de una dosis necesaria de esperanza.

Extra Terrestres se exhibe actualmente en las salas de cine de Puerto Rico. Para más información, visita la página oficial del filme, soyextraterrestre.com, y su página en Facebook.

Comparte:

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.