Featured Video Play Icon

ESTRENO: Alex Anwandter presenta video para “Cordillera”

Comparte:

El artista chileno Alex Anwandter continúa su ascendente trayectoria tras el lanzamiento el pasado año de su tercera producción como solista, Amiga, bajo el sello Nacional Records. Con un espectacular primer sencillo –“Siempre es viernes en mi corazón”– como carta de presentación, el nuevo álbum le ha concedido a Anwandter sus primeras nominaciones al Latin Grammy y unos cuatro galardones en la pasada edición de los Premios Pulsar de Chile.

Toca ahora regar aún más la voz sobre esta singular producción a través de la cual el joven cantante ha decidido encarar temas difíciles de carácter social y de gran relevancia en la actualidad, esto sin dejar atrás la producción pop dinámica y bailable que le ha dado a conocer.

“Cordillera” es el segundo sencillo de Amiga, cuyo vídeo musical hoy tenemos el gran honor de estrenar. La canción, según presentada por Alex desde la tarima del Lollapalooza Chile hace unos meses atrás, “habla de los males de nuestro país”. Mientras que el video mezcla imágenes del bombardeo al Palacio de La Moneda en el 1973, de multiples protestas callejeras desde los años ‘60 al presente, y de personajes históricos como Richard Nixon, Henry Kissinger y Augusto Pinochet, con el repetido despertar de un personaje anónimo “perdido en la inmensidad de la Cordillera de los Andes”.

A continuación el vídeo para “Cordillera” y una pequeña entrevista en exclusiva con Alex Anwandter que preparamos con motivo del lanzamiento. ¡Esperamos que disfruten de ambas!

Puerto Rico Indie (PRI): Primero hablemos sobre el tema “Cordillera”, cuyo video estamos estrenando hoy. Ambos presentan imágenes fuertes donde se señalan la mentira y represión por parte del Estado y el deseo a hacerles frente. ¿Qué nos cuentas sobre el tema, su composición y las imágenes que has creado para el videoclip?

Alex Anwandter (AA): En realidad, espero que la canción y el video hablen por si mismos. En lo personal, eso sí, puedo decir que la canción nació de un proceso de reflexión en torno al papel que juega el arte en la sociedad y a la manera en que yo sentía que debía conducir mi propia carrera en relación a lo mismo.

Por decirlo de manera más sencilla, existe mucha desconexión entre los artistas y los conflictos que abundan en sus respectivos contextos; eso, cuando se extrapola a lo masivo y es algo que sucede año tras año, se me hacía muy alarmante. Asimismo, en Chile tenemos una tradición muy rica –usualmente más asociada a lo folclórico– de canción social o de protesta. Se me hizo un propósito interesante hacer un esfuerzo de renovación estética para ese contenido.

PRI: Tu versión del pop precisamente se ha caracterizado en parte por el manejo de temas sociales, de gran peso hoy día –pero envuelto en una capa sumamente bailable y estilizada. Choca con lo que suele sonar en nuestra radio pop, que es mayormente el Top 40 estadounidense. ¿Qué te atrae de este género particular como para seguir explorándolo musicalmente y como vehículo de tus ideas?

AA: Hay canciones del Top 40 que encuentro que están tremendamente bien logradas, otras son pésimas por supuesto. Si algo me atrae del pop como concepto –porque musical o estéticamente es tan amplio que difícilmente se podría definir como una cosa– es que está muy alejado de la masculinidad. Puede que sea una noción o lectura excesivamente subterránea de la música, pero es algo que se me hace muy evidente. De la misma forma que el rock se me hace masculino y conservador. Ambos “géneros” se pueden subvertir, por supuesto, tal como puede haber pop conservador (Taylor Swift) o rock feminista.

PRI: ¿Suenas en la radio de Chile? ¿Sientes que la temática y los mensajes de tus canciones han habilitado tu carrera o has sentido resistencia de parte de la industria o el público a lo que buscas comunicar?

AA: Sí, sueno en la radio en Chile. No incansablemente, pero bastante. Es difícil medir cómo han incidido en mi carrera las temáticas que abordo, no sé si es algo que se pueda medir. No tengo un doppelgänger extremadamente famoso en una realidad paralela cantando sobre traseros de mujeres, afortunadamente. Creo que la radio eso sí –y debo darle crédito a cómo funciona en Chile– responde a las composiciones musicales y no a otras influencias.

PRI: Aprovecho para felicitarte por los premios Pulsar y aplaudo tu llamado desde el podio hacia la igualdad y el reconocimiento del machismo que aún persiste en nuestras sociedades (y en la música). En Puerto Rico vivimos lo mismo, y desafortunadamente también dentro de los espacios “alternativos” como lo son nuestra escena musical independiente y otras estructuras de expresión artística de avanzada y contra-cultura. ¿Cómo ves resolviéndose esta situación? ¿Qué nos toca hacer?

AA: Muchas gracias por la felicitaciones. Y bueno, sobre la pregunta: ¡qué pregunta! No lo sé. Creo que “el camino es la meta”, cuando se trata de cambios de paradigma de tal magnitud. Pienso que uno, esté donde esté, sea cual sea tu trabajo, puedes no aportar o no reproducir dinámicas machistas o discriminatorias. Y las ramificaciones de esa sencilla idea ya son infinitas.

PRI: ¿Cómo describirías el clima político actual en Chile? ¿Como embajador cultural de tu país, qué sientes que debemos saber sobre la vida en Chile aquellos que seguimos tu carrera desde lejos?

AA: Chile, en general, se comporta como una isla amnésica. Aislados por la cordillera, el desierto y el mar, sin pasado ni historia, eterno adolescente. Ahora, al parecer, la mayoría de los votantes elegirán una vez más a un billonario bufón, Sebastián Piñera, que ya fue presidente una vez y uno malo encima. Imagino que tamaño error de juicio responde a esa lógica de “es un billonario así que sabrá enriquecer al país”; una lógica que sólo sociedades perversamente neoliberales como la de Estados Unidos o Chile podrían engendrar (y Chile, hay que aclararlo, es aún más neoliberal que EE.UU. porque sirvió de laboratorio de Milton Friedman durante la dictadura). Me voy a empezar a enojar si sigo pensando en esto así que mejor paso a la siguiente pregunta.

PRI: Acá en Puerto Rico nos enfrentamos actualmente ante un gobierno anexionista que presenta y persigue la estadidad como solución ante los problemas económicos y sociales que asechan la Isla. En su búsqueda por una igualdad (ante el gobierno estadounidense), están dispuestos a violentar los derechos de aquellos puertorriqueños que no están de acuerdo con sus posturas. En fin, la victoria eleccionaria como mandato a hacer y deshacer como les place –por más finita y precaria. Recientemente celebramos un costoso plebiscito para disque resolver el estatus político de la Isla que resultó en la participación anémica de 23% del electorado… Lo que al menos algunos han interpretado como un nuevo despertar a la realidad de que nuestros políticos nos mienten. ¿Habiendo visitado a Puerto Rico en par de ocaciones y manteniendo amistades acá en la Isla, tienes alguna opinión acerca del tema de nuestro estatus político?

AA: Honestamente, me he informado algo sobre la situación de Puerto Rico, pero no lo suficiente como para emitir alguna opinión fundamentada, realmente.

Desde muy lejos, me da la impresión que la falta de autodeterminación de Puerto Rico es un tema central de su identidad actual. Y lo entiendo. Nosotros, que fuimos víctimas de un golpe de estado orquestado por Nixon y Kissinger y no pudimos autogobernarnos por 17 años, aún sufrimos el trauma colectivo que eso provocó. Es algo muy fuerte. Ahora, para Puerto Rico, esa autodeterminación aparentemente ni está en la mesa como una opción; entonces todas las opciones imagino que se sienten como una elección entre algo malo y algo peor.

PRI: Precisamente. Y ahora me empiezo a enojar yo, así que volvamos a tu música… Amiga estrenó a poco tiempo de tu primer largometraje, Nunca vas a estar solo. Ambos se presentaron como sus propios entes o productos, pero me pregunto: ¿Influyó de alguna manera el desarrollo de ese proyecto fílmico en los procesos creativos que resultaron en el álbum o vice versa? ¿Te ves desarrollando de ahora en adelante ambas carreras artísticas –músico y cineasta– al mismo tiempo?

AA: Creo que ambos medios me permitieron hablar de temas que se entrecruzaban. El cine es un ejercicio más largo e intelectual y, la verdad, me acomoda mucho como oficio. Me gusta mucho estar encerrado en una pieza por meses escribiendo un guión. Me gusta lo enormemente desafiante que es. Creo que la música es algo que haré hasta que sienta que ya no estoy lo suficientemente conectado con ella. Lo otro se me hace una buena ocupación cuando esté más viejito.

PRI: El mes que viene regresas al LAMC, presentándote nuevamente en Nueva York. ¿Qué podemos esperar de ese show, ahora con Amiga como parte de tu espectáculo?

AA: Bueno, hace mucho que no voy a Nueva York, pero la verdad no hago mucha diferencia entre shows. Me entusiasma ver a público nuevo, pero siento que sea donde sea la gente se merece lo mejor que pueda darles. Los temas nuevos han ayudado a hacer temáticas que me interesan más evidentes y confrontacionales. Y eso me ha hecho feliz.

PRI: ¿Y por último, en dónde encuentras inspiración en estos días? ¿Algo que nos recomiendes?

AA: Encuentro inspiración en todos lados, en realidad. Es un mundo muy violento y muy estimulante al mismo tiempo. A veces angustiante, frecuentemente hermoso. No escucho mucha música, pero sí intento mantenerme al día con películas. La última que vi fue una de Olivier Assayas que me gustó mucho.

PRI: Gracias por tu tiempo, Alex. ¡Y que aproveches mucho tu viaje a Nueva York!

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.