Wonder Woman

Reseña: Wonder Woman

Comparte:

Por: Rosa Colón (@SodaPopComics)
Especial para PuertoRicoIndie.com

“¡A mí me encanta Wonder Woman!” –mi jefa, lo más opuesto a un geek que se puede ser.

Esta semana estrenó la gran esperada película de Diana de Themyscira, hija de Hipólita, Reina de las Amazonas y por fin nos movemos un paso hacia un mundo de super héroes de DC Entertainment más variado que Batman y Superman.

La calle (llamada Danny) dice que Batman y Superman venden y son más reconocidos que Wonder Woman, pero Diana se ha mantenido relevante en la cultura popular con mucho menos que sus compañeros. Wonder Woman por años fue publicada una vez al mes mientras que Batman y Superman cuentan con 5 o más publicaciones mensuales cada uno. Wonder Woman tuvo su serie de TV en los 70s mientras Batman y Superman tienen una envidiable representación que se extiende de la TV al cine. A fuerza de nostalgia, su cómic, mercancía y una excelente participación en la serie animada de Justice League es que Diana se ha dejado conocer a través de las décadas.

Eso explica las expectativas masivas que carga la película de Wonder Woman, que en menos de dos horas tiene que servir de todo para todos: Un blockbuster veraniego dirigido por una mujer; una representación feminista en la pantalla grande; un ícono queer en las sombras; una celebración de lo que es ser mujer (cis-straight); un personaje querido del mundo de los cómics.

Wonder Woman (Warner Bros. Pictures, 2017) logra todo esto con un libreto y dirección que tropiezan un poco pero no tanto como para restarle a la historia. Patty Jenkins –conocida principalmente por su trabajo de dirección en Monster (2003), pero también en episodios de las series Arrested Development, Entourage y The Killing– tiene buen ojo y respeta a sus sujetos. Su cámara no los trata como objetos, un pequeño logro ya que se trata de una película que en manos de otro fácilmente se hubiera convertido en un “ass-fest”. Igual deja que los actores respiren, enfocándose en las caras, enfatizando sutilezas como sonrisas y miradas que hablan mejor que el diálogo. Las escenas de acción varían en calidad, pero más por falta de experiencia que de talento. Patty Jenkins regresará a dirigir la secuela –de seguro– más sabia y con mejores ideas.

Wonder Woman es una historia de origen diferente a las demás: un “heroe’s journey” al revés, en donde nuestra heroína abandona el mundo de magia por el mundo cotidiano, dispuesta a aceptar su destino. La película no se trata de como Diana se convierte en la Mujer Maravilla –si no sobre cómo acepta que el mundo no es blanco y negro; que el villano no es lo único malo que hay que derrotar y los seres humanos somos criaturas capaces de amor y destrucción. La decisión de mover la historia de Wonder Woman a la Primera Guerra Mundial enfatiza este tema perfectamente. La presentación de la guerra es efectiva y en pocas tomas nos enseña la diversidad de un esfuerzo masivo entre países –con sus enfermeras; monjas; soldados, ya sean ingleses, alemanes o Sikh; la burocracia y la muerte injusta. Aquí brillan los personajes secundarios. Chief (Eugene Brave Rock), Sameer (Saïd Taghmaoui) y Charlie (Ewen Bremner) representan diferentes puntos de vista necesarios para la evolución de Diana.

La guerra es el villano principal pero hay personajes deliciosamente malévolos como Ludendorff (Danny Houston) y mi preferida, Dr. Poison, interpretada por Elana Anaya en una actuación perfectamente camp y con un diseño llamativo. Si hay una falla en estos villanos es que no aparecen mucho en pantalla. Lo mismo se puede decir de las Amazonas, a quienes vemos pero no las conocemos realmente más allá de Hipólita (Connie Nielsen) y Antiope (Robin Wright). Igual pasa con el personaje de Etta Candy (Lucy Davies), quien se roba las pocas escenas en las que participa.

Steve Trevor (Chris Pine) carga la responsabilidad de guiar a Diana por la guerra y la historia. Steve nunca ha sido un personaje memorable, titubeando entre machista o pan tostado aburrido. Chris Pine lo eleva a un ser humano complejo, idealista y solitario. La química entre Pine y Gadot es palpable. Otras películas deberían de aprender del personaje de Steve. Él comparte la historia de Diana sin restarle atención ni ser una caricatura. Me gustaría que escribieran a Lois Lane de igual manera.

Todo esto me impresionó pero la joya de la película es Wonder Woman. Gal Gadot ES Diana, en su actuación, sus manerismos, su elegancia, su atleticismo pero más importante en su sonrisa. La queja siempre ha sido que Wonder Woman es un personaje difícil porque es una guerrera que aboga por la paz. En la película no puede estar más claro. Diana pelea por la paz. Pelea para defender y proteger a los que necesitan su ayuda. Diana, al final de la película entiende las complejidades del mundo de los “hombres” pero no deja de ser ella. Superman debate si debería aportar a la sociedad. Batman considera si hace más mal que bien. Diana sabe quien es, cual es su lugar en este mundo y se lo disfruta al máximo. Ella es Wonder Woman.

Wonder Woman se exhibe en las salas de Puerto Rico a partir del jueves, 1ro de junio.

Comparte:

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.