La cultura está viva en la UPR

Comparte:

Por: Axel L. Torres Ortiz
Especial para PuertoRicoIndie.com

La gran mayoría de los recintos de la Universidad de Puerto Rico están actualmente en huelga o algún tipo de paralización desde el 5 de abril o antes, como fue el caso de Río Piedras. La situación actual de los 11 recintos que componen el sistema UPR es la siguiente:

  • Carolina llegó a varios acuerdos con la administración del recinto y pronto estarán abriendo las facilidades para el mantenimiento y reinicio de sus labores académicas.
  • Arecibo, Cayey, Utuado y Mayagüez levantaron sus votos de huelga y estarán reiniciando el semestre pronto.
  • Humacao y Bayamón ratificaron sus votos de huelga.
  • Río Piedras ratificó su huelga condicionada a que la Junta De Gobierno ratifique los 8 preacuerdos que llevan negociando por varias semanas.
  • Ponce y Aguadilla están en paro. Específicamente, Ponce mantendrá sus protones cerrados hasta el 12 de junio, mientras que Aguadilla reinició el sistema DOREMI; un sistema en el cual se toma clase durante los días de la semana, y se mantienen los portones cerrados el fin de semana.
  • Ciencias Médicas no participó en algún tipo de paralización debido a su función como hospital y centro de investigación, pero varios de sus estudiantes se han expresado en contra de los recortes a la corporación pública.

¿Por qué traer un tema tan complicado como lo es la situación de la UPR? Por la forma en la que el estudiantado ha participado de la misma.

Desde el 28 de marzo, cuando Río Piedras comenzó la paralización del recinto, más y más recintos se han unido a la causa. La forma en la que estos recintos han participado a través de la organización de conciertos, marchas y otros tipos de manifestaciones ha dejado claro una cosa: nuestra cultura ha dicho presente durante los 60 días que lleva la mayoría de los recintos en huelga. Música, arte y teatro se dieron cita durante estos procesos de huelga –y a través de estos tres medios se evidencia como la creatividad nunca ha faltado en nuestro archipiélago.

Willy Rodríguez de Cultura Profética durante concierto No Nos Callarán. | Crédito: Axel L. Torres Ortiz

No podemos ignorar que la música y la lucha de clases se llevan de la mano desde que ambos existen. Antes que existiera el LD (Larga duración, mejor conocido como “LP” por sus siglas en inglés) existía una cultura de protesta en la música folclórica de América Latina. Al norte en los Estados Unidos, los espirituales de la población afro-americana a su vez estaban cargados con mensajes socio-políticos en contra de las faltas a los derechos humanos que ellos sufrían cada día. No fue hasta los 60’s cuando los problemas sociales y la música popular coquetearon a grandes efectos en las canciones de Bob Dylan, quien plasmaba en éstas los problemas de la década. Su ejemplo dio paso a muchos otros cantautores alrededor del mundo quienes han buscando emularlo a través de los años. Los géneros musicales populares como el rock, el reggae, el hip-hop y rap, y las diferentes mezclas musicales provenientes de Latinoamérica o del exterior se han convertido en métodos efectivos para llevar un mensaje social a miles de personas.

Salsa, rap y reggae en harmonía… Orquesta El Macabeo y PJ Sin Suela, compartiendo una sola tarima durante concierto No Nos Callarán. | Crédito: Axel L. Torres Ortiz

La música se ha dado cita en esta huelga en forma de nuevas consignas y eventos tales como el Festival Solidaridad en el vestíbulo de la Facultad de Ciencias Naturales, en el cual pudieron demostrar su talento artistas emergentes como Epilogio, SER.ES y la cantautora Dagmar Torres, entre otros. El evento que puede ser destacado como el más grande fue el concierto No Nos Callarán, en el cual se dio cita una gran variedad musical que se extendió desde la salsa de la Orquestra El Macabeo, al rap de PJ Sin Suela, Caguama y Vladi, al rock alternativo de Fofé y Los Fetiches, la música electrónica bailable de Los Wálters y hasta el reggae de Cultura Profética.

El famoso recibo de la auditoria de la deuda en toda su gloria | Crédito: Yeidy Mar Maldonado

Tampoco se puede ignorar la aportación del arte abstracto. Primero se debe destacar la cantidad incontable de carteles con mensajes ingeniosos y otras obras más complejas como lo fue el famoso “Recibo de la Deuda Impagable”, realizado por el C.A.B.A. (Corrillo Activo en Bellas Artes). Otra de las obras que se debe mencionar son los mismos portones que rodean a los recintos universitarios. Estos están repletos de pancartas de manifestaciones pasadas y pancartas hechas para colocarlas en su respectivo portón. El portón principal en Río Piedras se destaca por sus expresiones artísticas, como lo fue “el pupitre sangrante” que critica los recortes de una forma original, o la escena del crimen con el escritorio escrito con pintura roja que exclamaba “¡Barceló Asesino!”. Al otro lado de ese recinto, tenemos los grafitis que han surgido en Plaza Universitaria, el edificio donde está situada la administración de Río Piedras, y en las paredes dentro de la misma universidad, donde también se ha dado este tipo de expresión artística con ciertos niveles de complejidad artística.

No ha sido solamente el estudiantado de la UPR que ha dejado su imaginación correr, también han aportado cientos de artistas de las diferentes disciplinas para brindarnos piezas de arte que logran capturar el estado de una juventud que persevera y lucha por un mejor Puerto Rico. Entre estas piezas se suman: fotografías que gritan mil palabras y diseños para artículos de ropa, auspiciados por los diferentes comités de base del recinto de Río Piedras y personas solidarias con el movimiento. No olvidemos las paredes con mensajes de resistencia y rechazo del status quo, como en la que se manifestaron varios estudiantes de la Escuela de Artes Plásticas:

Por último, pero nunca menos importante, el teatro se ha convertido en una parte esencial de la huelga debido a los performances por parte de los estudiantes y grupos teatrales de la Isla. ¿Como olvidar la forma en que los estudiantes han invadido sucursales del Banco Santander para llevar a cabo el mensaje de que Carlos “Caco” García, su presidente, es uno de los culpables de la deuda del país?

Igual de memorable fue la Policía de la Risa, elaborada por el actor puertorriqueño Israel Lugo. “Cuando hice esta convocatoria, para esta ocasión, siete años después de haber hecho la primera, dije: vamos a hacer el llamado, vamos a ver cómo está la temperatura… y la respuesta fue increíble, porque algunos artistas hasta me agradecieron que estaban buscando alguna manera de expresarse y entendían que esa era una posibilidad”, indicaba Lugo en un reportaje sobre la huelga del 1ro de mayo publicado por el colectivo Cultura Charra en Youtube, en donde se le preguntó sobre el performance que tiene sus orígenes en la huelga estudiantil del 2010. Teatro Breve, uno de los colectivos teatrales con mayor éxito en la Isla, tuvo una breve participación durante el concierto “No Nos Callarán”, en la cual cantaron versiones de clásicos como “We Will Rock You” de Queen, vestidos de la forma favorita de nuestro gobierno: encapuchados.

Teatro Breve tripeándose al gobierno de la forma que ellos odian: encapuchándose. | Crédito: Adrián M. Rivera Ferran

Sin duda alguna, los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico y sus equipos de apoyo han hecho un buen trabajo en utilizar la cultura en tiempos de lucha para llevar a cabo su mensaje de cambio social. La riqueza y complejidad de la cultura puertorriqueña queda retratada en eventos como “No Nos Callarán” al igual que en otros esfuerzos coordinados por los estudiantes –bombazos, open mics, performances elaborados, pancartas, consignas, canciones y muchas manifestaciones en los portones, en las asambleas o en sitios públicos de la Isla.


Foto titular: Una educación que sangra por cortes. por Adrián M. Rivera Ferran

Comparte:

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.