Henry D'Arthenay La Vida Boheme

Entrevista: Las luchas de Henry D’Arthenay y La Vida Bohème

Comparte:

La Vida Bohème es una del puñado de bandas latinoamericanas contemporáneas que ha logrado trascender sus raíces DIY para llevar su música a audiencias de todas partes del mundo. Tras producir su primer álbum, Nuestra (2010), de manera independiente, el grupo venezolano se catapultó desde su país de origen a nuevos horizontes gracias a la difusión de los excelentes sencillos “Radio Capital” y “Flamingo”. Le siguió el espectacular Será (2013), solidificando la popularidad del grupo con un Latin Grammy por Mejor Álbum de Rock, entre otros reconocimientos de la industria.

La Lucha (Nacional Records, 2017), lanzada apenas unas semanas atrás, es la más reciente producción de La Vida Bohème, grabada en México y Puerto Rico bajo la tutela de nuestro productor estrella Eduardo Cabra, mejor conocido como Visitante Calle 13. La misma completa una especie de trilogía musical, además que sirve de final a la primera fase de la agrupación. Pero antes de preguntar qué vendrá después toca adentrarnos en esta etapa, conocer de aquellas luchas a las que se enfrentó la banda y disfrutar del resultado de años de trabajo –a veces arduo y desalentador. Para ello logramos un intercambio de preguntas y respuestas con su vocalista y compositor Henry D’Arthenay, mientras planea la próxima gira internacional de La Vida Bohème.

Esperamos que lo disfruten a continuación.

La Vida Bohème se estará presentando el próximo 15 de julio en el CENTRAL PARK SUMMERSTAGE como parte de la décimo octava edición del Latin Alternative Music Conference o LAMC. Recientemente se convirtieron en la primera banda latina en adornar la portada de la revista musical norteamericana SPIN y estrenaron el segundo video promocional de La Lucha para el tema “Lejos”.

Puerto Rico Indie (PRI): Nos topamos el año pasado en la tercera edición de Tintero, Festival de Cómics y Arte Independiente, aquí en Puerto Rico, cuando recién terminaban de grabar La Lucha en el estudio de Eduardo Cabra. ¿Cómo recuerdas ese proceso?

Henry D’Arthenay (HD): ¡Cierto! Maravilla de festival el Tintero; tesoro de cosas curiosas <3. De este proceso me quedan muchas cosas que a mí, personalmente, me marcaron de por vida.De entrada, creo que no es osado decir que el mejor sniper de producción en Latinoamérica se llama Eduardo Cabra.

PRI: ¿Ya llegaban con el material todo preparado para grabar?

HD: Nosotros llegamos con parte del guión hecho a San Juan –tres años de coñazos y grabaciones de todo tipo, muchas ya hechas collage en mi computadora para el momento de la grabación. Pero hubo cosas que se hicieron totalmente en la Isla, como “Eliseo”, que existía bastante vagamente al llegar a San Juan, y que Eduardo nos impulsó a terminar propiamente, y otras que siguieron más una búsqueda y que se realizaron en los meses posteriores (por ejemplo, la entrevista que logró hacerle Eduardo a José Mujica en Uruguay y que luego formaría “La lucha”, y las grabaciones a los niños en “La respuesta”).

PRI: ¿Cuál fue el desempeño de Eduardo en esas sesiones y cómo crees que contribuyó más a la grabación y al producto final como tal?

HD: Eduardo ya había escuchado una “maqueta” del disco que traíamos de DF, y que servía de esqueleto a lo que queríamos hacer, antes de que llegáramos, y tenía varias ideas musicales y no musicales bien nítidas que explorar a la hora de encerrarnos a pre-producir con él. Así que la pre-producción fue bastante militar: de 8 AM a 6 PM era desayunar en Panchys juntos, irnos al estudio juntos, tocar, tocar, tocar, tocar y luego al final del día nosotros nos íbamos al Boricua a escuchar música y tomar una cervecita antes de irnos a dormir y repetir el mismo proceso el día siguiente.

“Eliseo”, que para mí es en muchas maneras mi “horrocrux” de PR, se hizo prácticamente completa en la Isla, ya que estaba bien cruda cuando la trajimos y Edu fue el que dirigió la orquestación de todas las cosas que teníamos en la cabeza. Creo que Edu es un ser bastante percutivo, así que tengo varios recuerdos de Edu uniéndosenos en los ensayos antes de grabar con un bombo liguero, o con las palmas.

Para mí Eduardo fue el partero, y sin él quizás jamás hubieran escuchado el disco. Se lo dije la última vez que nos vimos en DF finalizando la mezcla. Nos llevó de la mano por unos momentos bien duros y nos ayudó a canalizar esas energías en algo positivo.

“Para mí Eduardo fue el partero, y sin él quizás jamás hubieran escuchado el disco. Se lo dije la última vez que nos vimos en DF finalizando la mezcla. Nos llevó de la mano por unos momentos bien duros y nos ayudó a canalizar esas energías en algo positivo”.

PRI: Acá desde mi perspectiva, a lo lejos y en papel, la colaboración entre Visitante y La Vida Bohème hacía mucho sentido. ¿Cómo fue que se conocieron y decidieron trabajar juntos? ¿Qué del trabajo de Eduardo te llamó la atención suficiente como para que terminara colaborando con ustedes como productor?

HD: Nos conocimos formalmente en Puerto Rico durante el Indie Fest [a finales de agosto del 2015, -ed]. Ya nos habíamos dado el rol en algunas ocasiones en que Calle 13 y nosotros habíamos estado en la misma ciudad (LAMC o Latin Grammys), pero la realidad es que todos en la banda habíamos sido siempre muy fans del trabajo de Calle y particularmente del trabajo de Eduardo.

Imagínate, nosotros estuvimos en la ceremonia de los Latin Grammys en la que ellos tocaron con la sinfónica de nuestro país “Latinoamérica”. Podrás entender que ese tipo de situaciones te marcan muy fuerte y a nosotros esa ocasión nos marcó de por vida como músicos. Edu para nosotros es un sensei del sonido latinoamericano, quizás sean él y [Gustavo] Santaolalla los únicos productores musicales del continente que han llevado nuestras raíces al siglo XXI de verdad.

Pero a pesar de que nos conocíamos sin conocernos, fue en ese agosto del Indie Fest del 2015 que nos conocimos, hablamos, compartimos y caímos en cuenta que Edu no era sólo un músico genial sino también un gran ser humano. Tomás Cookman, el CEO de nuestro label en Norteamérica, había estado escuchando la música que veníamos preparando para La Lucha desde los meses anteriores a su tracking, y fue él quién sugirió a Eduardo como productor, y a todos nos fascinó la idea desde que surgió. Como bien dices, a lo lejos y en papel tenía mucho sentido, y ahora que existe en frecuencias grabadas (en CD o 0’s y 1’s) sabemos que fue la mejor decisión que pudimos haber tomado.

PRI: ¿Cuánto les tomó el proceso de producción? ¿Se les hizo fácil y llevadera la experiencia o se toparon con algún contratiempo sobre la marcha que marcara la misma (y quizás quedara plasmado en el producto final)?

HD: Grabamos el disco en 12 días pero estuvimos moviendo, cortando, pegando, mezclando, raspándolo desde marzo del 2016 hasta los primeros días de enero del 2017 cuando ya el disco estaba masterizado, con todo el segundaje “accurate”, etc.

La experiencia fue muy linda, debo decir que la vida misma nos puso a todos personal y profesionalmente muchos contratiempos que necesariamente moldearon La Lucha, para mí, en lo personal fue el declive en la enfermedad de mi madre y su posterior muerte la que marcó mi proceso de grabación.

PRI: Lamento tu pérdida. Me enteré cuando escuchaba La Lucha por primera vez y el tema “Mi Mar Mi Nada” seguida se perfilaba como una de mis canciones favoritas de inmediato. En casa siempre me han dicho que “el mar sana” y aquí rodeado de agua a veces se me olvida tanto su cercanía como sus poderes. ¿Encontraste alguna inspiración en la Isla?

HD: Tenemos un montón de amor por Aguadilla porque creemos que nos ayudó a sanar cosas que de lo contrario nos hubieran comido vivo: la lejanía de casa, de la gente que amamos, la falta de “aire” para continuar… no podemos esperar a volver. El mar Caribe desde Aguadilla en “Mi Mar Mi Nada” es buen reflejo de eso. Sanador: trae y se lleva continuamente.

Gente como Harold Wendell Sanders, Macoyo de Los Petardos, Carlitos de Polem, y Habish y su esposa nos hermanaron y enseñaron mucho en todo el proceso. La experiencia, gracias a la Isla y a su gente, no fue un contratiempo, sino que hizo del contratiempo un proceso de curación.

PRI: Aguadilla es espectacular. Tanto el área como su gente. ¿Qué más pudiste disfrutar durante tu estadía?

HD: Yo, personalmente podría mudarme a Aguadilla que es el lugar con qué más conecté en la isla. Hubo mucha inspiración todo el proceso y curé muchas cosas que tenía tiempo sin curar. Puede ser también que soy una persona de agua y Puerto Rico es acuática al 100%.

Poder disfrutar de los músicos locales en El Boricua, en la escuela de bomba, ir al Club 77 a ver a Los Bronson evangelizar, las protestas en la Universidad de Puerto Rico, ir al Faro y beber hasta el amanecer, el ron y estar en la playa sin ver a una sola alma en horas.

Mejoré como cuatrista –ja ja– a punta de látigo de Miyagi Edu y de tocar mi cuatro para ver las horas pasar en Aguadilla, creo que mejoré como cuatrista. Wow… se me olvidan cosas y todo, fue raro irse, por un momento pensé que no nos iríamos.

PRI: Mencionas las protestas en la Universidad de Puerto Rico. Nos encontramos dentro de una nueva lucha (de las muchas luchas inter-conectadas que se dan en estos días en el país) por parte de los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico, quienes recientemente entraron en una “huelga sistemática indefinida”, cerrando los portones de la institución. Se enfrentan a un gobierno listo para recortar el presupuesto de la universidad peligrosamente, y a implementar medidas de austeridad en la Isla que afectan grandemente a la población estudiantil y a jóvenes profesionales. Vienes de un país que ha vivido y aún vive grandes luchas. Te mudaste a otro [México] que también. ¿Qué has aprendido de las luchas que has vivido y estudiado? ¿Qué consejo puedes ofrecer a los estudiantes de Puerto Rico y de otras partes del mundo que se prestan hoy mismo para luchar?

HD: Oye, fíjate, cuando estábamos allá nos tocó ver protestas estudiantiles con las cuáles nos fue imposible no sentirnos identificados. Todos en la banda graduados de universidad y, como venezolanos, no somos extranjeros a la injusticia con que los Estados arremeten contra la juventud y su futuro por dar prioridad a intereses más cortoplazistas y viciosos en nuestros países.

Los jóvenes tienen la obligación de no ceder: porque el Estado está poniendo en riesgo a la juventud de Puerto Rico y no sólo los jóvenes que viven ahora en la isla, sino todos los jóvenes que quieran permanecer en la Isla y estudiar. El gobierno prefiere que la gente no estudie ni se supere, que no se quejen y que no los suplanten. Acabo de leer una noticia que dice que van a imponerle sanciones de $1000 por día a la UPR por cada día que no abran sus puertas… qué injusto, están dispuestos a llevar a la ruina a la universidad por cualquier medio: sea recortando su presupuesto de una manera que pone en peligro a la universidad o imponiéndoles sanciones por no aceptar esa situación.

No hay que ceder. Toda la vida nos empujan a ceder y la realidad es que la fuerza que tenemos los jóvenes del mundo es el motor que nos va a liberar del yugo al que hemos nacido. Es nuestra voluntad de vivir mejor y dejar una mejor juventud a nuestros hijos lo que tiene que nutrir nuestra lucha. El cinismo siempre va a amenazarnos buscando que caigamos en letargo y no hay que dejar que nos sede dejándonos lo suficientemente cómodos para vivir en una tiranía que no nos permita crecer.

Nos estamos jugando nuestras vidas y la de nuestros hijos en estos años. Hagámonos responsables y no cedamos: contingencia y rebelión ante los que oprimen las flores antes de nacer.

“El cinismo siempre va a amenazarnos buscando que caigamos en letargo y no hay que dejar que nos sede dejándonos lo suficientemente cómodos para vivir en una tiranía que no nos permita crecer”.

PRI: Similar a la situación de nuestro gran amigo AJ Dávila (Dávila 666, Terror Amor), La Vida Bohème terminó mudándose a México con cierto grado de imprevisto, desde donde continúan trabajando en sus carreras musicales. El disco alude en varias ocasiones al sentirse solo, lejos de donde uno nació. ¿Cómo los ha tratado ese país? ¿Piensan continuar viviendo allí por el momento?

HD: México nos ha marcado de por vida, y será uno de nuestros hogares hasta la muerte (así decidamos no vivir aquí más en un futuro). Es aquí donde nuestro espíritu libertario se ha consolidado y el amor con que nos recibió la Ciudad de México es algo que difícilmente se puede expresar en palabras.

Con decirte que nuestro querido Arnaldo (AJ) es parte de nuestro DF y lo que hemos aprendido de estos años nos ha hecho hombres. La urgencia de nuestro país nos llevó a tomar una decisión de vida bastante grande no sólo como músicos sino como individuos. Somos pueblo errante desde hace tanto tiempo que es difícil saber qué se ha ajustado en nuestras mentes y corazones.

PRI: ¿Fue duro el periodo de ajuste y decidir quedarse allá?

HD: Duro es aceptar el hecho de que no tienes otra opción, a partir de allí creo que todo es “fácil” porque al menos tienes ya la motivación para levantarte las mañanas. Ser extranjero me ha definido bastante a mí y ahora, para bien o para mal, la lejanía es la manera en que me acerco. Pronto yo me iré de la Ciudad de México a otro destino (todavía incierto). La reciente ruptura con mi pareja de muchos años (y con quién hice mi hogar en DF) me lleva a buscar otro hogar. De construir algo que, si todo sale bien, dure más de lo que han durado mis hogares hasta ahora. Algo que no se lo lleve el viento o las dictaduras.

PRI: ¿Qué es lo más que extrañas de tu tierra natal, más ahora que está pasando por tiempos tan difíciles? ¿Te ves volviendo a vivir en Venezuela?

HD: Extraño a mi papá y a mi familia muchísimo. Extraño que sé que son las personas con quién puedo ser aburrido y me aman igual. Quiero verlos y ayudarlos. Quiero que sus vidas no sean una lucha constante contra algo que los sobrelleva.

Yo siempre volveré a Venezuela a construir y a sembrar, pero hoy sé que hasta mi vejez viviré en otras partes del mundo por motivos personales: mi vida me ha dejado huérfano y errante y mis nociones de hogar se han redefinido a su mínima expresión. Creo que es importante para mí, en este momento de mi vida, estar en un lugar donde nadie me conozca y donde pueda intentar de nuevo crecer.

Los corazones rotos encuentran poca paz en los lugares que, aunque sigan existiendo, son sólo el fantasma de gente que ya no está ni estará. La nostalgia me mataría.

“Los corazones rotos encuentran poca paz en los lugares que, aunque sigan existiendo, son sólo el fantasma de gente que ya no está ni estará.”.

PRI: Volviendo al disco nuevo, no mentiste al describírmelo en nuestro breve intercambio en persona como un balance entre los dos trabajos previos. Temáticamente, pude notar el regreso al baile, pero ahora enmarcado en ritmos que se alejan del dance-punk de Nuestra, más cercanos a la variedad mostrada en Será. También un componente lírico más variado, a veces íntimo, a veces universal, pero desprendido del esquema conceptual más rígido que recorrías en Será –más sin embargo muy debido aún a tu sentir por tu país. Ya habiendo ganado un poco más de distancia de la producción, ¿cómo describirías el contenido de La Lucha? ¿De qué trata el disco para ti y cómo encaja dentro de la discografía de La Vida Bohème?

HD: Para mí La lucha es el corazón. Será es el cerebro. Nuestra es el estómago.

Con Nuestra las emociones vienen de la tripa: el enojo.
Con Será las emociones son bastante cerebrales: el desencanto.
Con La lucha me atrevo a decir que la emoción principal es el amor/nostalgia.

Jeje, es raro describir en palabras la música, porque es como la comida: ¿cómo describes un buen mofongo? Tienes que sentirlo. Para mí es el disco que estaba buscando hacer desde hace mucho tiempo: uno que hablara al mejor lado de nosotros sin que eso signifique ponerle azúcar a nuestra agria realidad.

Los discos son engañosos y no es sino luego de años que siento que los entiendo. Hoy para mí La lucha es un compendio de gente hermosa e imperfecta dispuesta a volverse santa por sólo continuar día a día. Escucho en ella a mis amigos, al resto de la banda, a Eduardo, a mi ex-pareja, a mi mamá, la sabiduría de gente que ni conozco. Es como un travelogue revelador: sales de viaje como un ser perdido buscando escapar y en el viaje te reencuentras contigo y con el lugar del que escapaste –un lugar escondido en la memoria más que en los mapas.

PRI: ¿Recuerdas cuándo te propusiste que el proyecto sería una trilogía? ¿De dónde salía esa ambición –alguna inspiración particular o explicación? Se me viene a la mente de momento la trilogía de The Cure (Pornography, Disintegration y Bloodflowers), pero no existe tanto precedente para esto –al menos no en la música popular latinoamericana, ¿no?

HD: Fue en el momento que entendí que Nuestra y Será me estaban invitando a terminar la frase. El nombre de La Lucha existe antes de que existieran las primeras canciones, de repente la palabra empezó a personarse en distintas situaciones, conversaciones e imágenes.

La verdad es que, ahora que lo pienso, no hay mucho antecedente de trilogías en la música popular latinoamericana, deberíamos investigar más a ver qué hayamos :P, seguro hay cosas interesantes escondidas que ameritan nuestra atención.

Más que una ambición, creo que es algo que estábamos haciendo sin darnos cuenta que lo estábamos haciendo. El Conde de Montecristo de Alexandre Dumas es una obra que se entregaba semanalmente, hoy es que la conocemos completa, pero en su momento de salida fue algo periódico. Siempre me ha gustado esa idea: grandes obras dividas en obras más pequeñas (como la trilogía de Azul, Blanco y Rojo de Kieslowski). No descartamos una posible influencia de Star Warsje je je. ¿Está lindo, no? Entregar algo en fascículos.

El que sean 3 también me gusta porque creo que fue lo que nos tomó tener nuestro propio sonido. A partir de ahora viene romper con lo viejo y hacer algo totalmente nuevo.

PRI: ¿Algún otro arte que te apasione aparte de la música? ¿Que practiques o quieras practicar en el futuro?

HD: La verdad todas las artes me apasionan profundamente, las que más: el cine, la literatura, las artes plásticas y la fotografía. Suelo hacerlas todas a veces bajo mayor o menor escrutinio público. La música es mi pega de todas estas cosas, siempre la uso como excusa para poder incursionar más en ellas.

PRI: ¿Cuáles eran (o son actualmente) tus héroes musicales? ¿Escuchas la música de tus contemporáneos, y de ser así, alguna que nos quieras recomendar?

HD: Te digo mis 8 santos (8 por el infinito):

David Bowie
Joe Strummer
Leonard Cohen
Brian Wilson
Syd Barrett
Elliott Smith
Eduardo Mateo
George Harrison

Escucho música contemporánea, sí, jejeje. De mis favoritos actuales: Moses Sumney, Kendrick Lamar, Alegría Rampante, Perfume Genius, Shabazz Palaces, Arca, Big Soto y Mocky.

PRI: ¿Haber terminado esta trilogía musical se debe sentir como un gran logro pero también en parte como un alivio, no? ¿Y ahora… qué ves en el futuro de La Vida Bohème? ¿Te has trazado alguna nueva meta que quieras ahora perseguir? ¿O es ese despido que escuchamos al final de La Lucha algo que debemos tomar como literal?

HD: Terminar La lucha ha sido más un alivio que otra cosa. Es la comprobación de la hipótesis, es la llegada a puerto seguro, es el hecho de que la tripulación sobrevivió a la tormenta (no carente de cicatrices) pero sobrevivimos.

En cuanto a mis metas personales te puedo decir que necesito llegar a un lugar al que pueda llamar hogar y encontrar paz. Parte de La Lucha para mí será girar como vendedor de biblias por donde me requieran hasta que llegue a ese lugar incierto. Ya a nivel personal, tengo mucha música que personalmente voy a soltar de cualquier manera (regalada, streameada, en fotos, lo que sea). Tengo una obra en particular que quisiera terminar por/para mi difunta madre, para/por mí. Hasta ahora todo lo he hecho bajo el seudónimo “no serio” de Club Silencio, pero lo que sea que saque después será un poco más “serio” que lo que he regalado hasta ahora… pero no se lo tomen tan en serio tampoco que es sólo arte… y de eso dependen nuestras vidas ;).

La Vida Bohème continuará por siempre de ser posible como un oasis creativo latino: un lugar de reposo para los desesperados románticos. Nuestra familia. Ya existen cosas que podríamos adelantar y convertir en discos, etc. Creo que en los próximos meses intentaremos terminar algunas de las cosas que ya están arrancadas: más música para ustedes <3. El “adiós” al final de La lucha es un adiós a quienes fuimos… quienes ya no seremos. Espérennos en el siguiente episodio… pero no esperen conseguirse con algo esperado.

La Lucha es la tercera producción discográfica de La Vida Bohème, actualmente disponible en todas las plataformas digitales a través de Nacional Records. El grupo se presentará el próximo 15 de julio en el Central Park Summerstage de Nueva York como parte de la décimo octava edición del LAMC.

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: “Fabulosos Calavera” de Los Fabulosos Cadillacs, “Girlfriend” de Matthew Sweet, “Marquee Moon” de Television, “Lateralus” de Tool y “Staring At The Sea” de The Cure.