Velcro se declara el campeón local en nuevo mixtape, El Nocaut

Comparte:

Hace 10 años atrás, cuando soltó a la calle su primer mixtapeEl Jonrón— Andrés Ramos ya llevaba un tiempo haciendo de las suyas. Desde que asomó la cabeza como Velcro a principios de siglo en aquel mixtape de The Next Men, su pasión por el hip-hop ha quedado ampliamente documentada en una retahíla de tracks, mixtapes y discos que pintan al eme ce como un rapero versatil, productor intachable y promotor tenaz.

El dominio de esas tres facetas ha jugado un rol importante en la carrera de Velcro, quien junto a DJ Nature, Tek 1, E.A. Flow, Ikol Santiago y otro puñado de artistas del underground (no “del under”), tuvo prácticamente que idearse su propia escena de hip-hop en Puerto Rico. El Nocaut, su más reciente mixtape, es en parte una celebración de toda esa trayectoria y el respeto que le amerita –pero igual Andrés no se duerme ante la oportunidad de marcar territorio, dejar algunas cuentas claras y tirar puños un par de rounds aunque cualquier potencial contrincante real ya esté parado junto a él en su esquina. A diferencia de El Jonrón, aquí la voz de Velcro está presente en todos los temas, con algunos originales intercalados entre los que usan pistas –“Piénsalo como un cruce entre El Jonrón, los “Covers” de Nébula y Kelo Kenton 2,” ofrece el artista a modo de explicación.

“Campeón local” conecta fácilmente el primer puñetazo (“¿Quién quiere con él? Si a dónde no este yendo gente traen al nene pa’ que les dé de comer –y la cuadra entera se jarta”) sobre la pista clásica de Just Blaze para “The Champ” del Ghostface Killah. “El Uno Dos” lo conecta junto a Tek 1, su gran colaborador desde los tiempos de Hip Hop Vox FM en la radio y La Perfecta. Sobre su regreso, el querido y cuasi-mítico rapero Tek 1 tiene algunas palabras: “Repito. ¿Que dónde estaba? Se acabó el ‘ay, bendito’. Andaba con Lauryn Hill hablando de Rolandito. Por encima de la tercera cuerda. ¿Que no te acuerdas? Me dieron cuerda. Sigan rezando pa’ que no vuelva”. Y acto seguido escucho los sesos de mi pana hip-hop head explotando. “Tate quieto”, el primer corte de promoción para El Nocaut termina la trilogía del abuso con versos sólidos de Baez Rivera, Nébula y un memorable coro (“Tate quieto, primo. Tate quieto. Que ese fronte solo nos pone más sedientos. No nos hagas confirmar estereotipos del barbú tatua’o y el pal de prietos”.)

De ahí en adelante Velcro expande la paleta y complica un poco más el panorama, alternando entre sus varios estilos y personas. El romántico a la conquista de “Majarete” aquí reaparece para “Jor-El” y cantando en “La caza” (junto a Kianí Medina). También escuchamos al M.C. reflexivo lamentando la pérdida de la inocencia (“Descaro”) y rindiendo tributo a ídolos caídos (el fenecido Sean Price del duo de Brooklyn, Heltah Skeltah en “V for P!” —“one of your favorite lyricist’s favorite lyricists”). Y por supuesto, el productor innovativo se encarga de meternos en el estudio primero a paya--ar con EBRS y El S., para luego salir a pa--ar por la isla de la mano de la Buscabulla Raquel Berríos en “Carro clásico”. Y aún ni he mencionado a los venezolanos de 12″ Ninjazz; los escracheos de Velcro, DJ Adam, DJ Davey (del Triumvirato) y DV One (del Rock Steady Crew en Seattle); la original junto al trío de Raiza Tronco Yramas; el shoutout a Puerto Rico Indie en “Velcrítico soliao”; y [SPOILER ALERT] los mensajes de las madres de J Dilla y Velcro que encierran el junte obligatorio con Ikol Santiago. Hay mucha pelea en estos 17 rounds.

A través de El Nocaut Velcro simplemente no se quita –de hacernos sentir, de representar a su escena, de mezclar los distintos mundos en que habita, dejando que el mejor talento local se bandee con sus ídolos de fuera para hacernos entender que se trata de uno solo. Esto último –recalcado al final de “Doc Brown y McFly” (“El punto es que pongas tu granito junto a los clásicos y así llegamos lejos”.)– nos debería de servir de lección a todos. En tiempos de Agapito, sequía y el regreso de Star Wars, Velcro se presenta indirectamente –con su energía, ética de trabajo y positivismo– como modelo a seguir. “El prototipo de donde salen to’s los made in china”, se canta Velcro al final del disco –y fíjate, ojalá fuese así. Quién sabe, quizás para El Dunkeo.

Descarga El Nocaut desde hoy en la página de Bandcamp de Velcro o en su sitio oficial, elsitedevelcro.com.

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: “Fabulosos Calavera” de Los Fabulosos Cadillacs, “Girlfriend” de Matthew Sweet, “Marquee Moon” de Television, “Lateralus” de Tool y “Staring At The Sea” de The Cure.