Entrevista: Triángulo de Amor Bizarro prometen nuevo disco “romántico, macarra, satanista y marinero”

Comparte:

Leyendo acerca de Triángulo de Amor Bizarro, un extraordinario grupo de rock ruidoso y atmosférico (sin dejar atrás lo popero), me topé con la siguiente opinión por parte de un lector que comentaba sobre una reseña publicada en un popular blog de música español:

La desgracia de TAB es ser españoles, si fueran ingleses o americanos ya estarían todos los hipsters orgasmando… Pitchfork hablaría de ellos y pondría eso de Best New Track y…, palabra de Pitchfork.

Lo cual me hizo sonreír. El sentimiento le será familiar a cualquiera –sin importar país– que se disfrute apasionadamente la música de grupos locales que nadan contracorrientes a los sonidos popularizados en la radio y compiten por la atención de los medios especializados más establecidos a nivel internacional. Pero se trata de un perverso Catch-22, ya que de obtener esa atención y reconocimiento, parte de la recompensa que le espera a un artista o grupo es el repudio de quienes primero le apoyaron.

Ninguna de esas consideraciones importa mucho cuando tu música es tan contundente como la del Triángulo de Amor Bizarro. Simplemente existe, para el disfrute de quien la quiera –y gracias a avances tecnológicos aún bastante recientes –donde sea que uno se encuentre. A lo largo de tres álbumes sólidos de principio a fin —Triángulo de Amor Bizarro (2007), Año Santo (2010) y Victorias Místicas (2013), todos editados por el sello español Mushroom Pillow— la banda ha ido expandiendo su audiencia, pasando por su primera gira estadounidense este mismo año. Es cuestión de tiempo el que lleguen aquí.

Tuvimos el placer de poder comunicarnos con Rodrigo Caamaño, guitarrista y vocalista del grupo, quien amablemente nos contestó unas preguntas recién llegado de los Estados Unidos y preparándose para el regreso al estudio donde TAB trabaja lo que será su cuarto disco de larga duración.

PRI: Acaban de regresar de su primera gira por los Estados Unidos, pasando por festivales como el Ruido Fest, el Viva Pomona y el LAMC. ¿Qué se llevaron de la experiencia y cuando se dan la vuelta por acá?

Rodrigo Caamaño (RC): Pues salió todo muy bien y fue una experiencia estupenda. Espero que nuestra banda haya gustado a la gente, aunque por la impresión en los conciertos la recepción fue estupenda. Nos encantaría ir a Puerto Rico, espero que podamos hacerlo pronto. En USA pudimos compartir cartel con bandas latinas magníficas, como Vaya Futuro, Café Tacvba, Dënver, Astro y Buscabulla. También descubrimos bandas locales de Los Ángeles estupendas en el Viva Pomona, que probablemente dentro de poco sean conocidas a lo largo del mundo.

PRI: ¿Han notado diferencia marcada entre los públicos a los que suelen tocar en Europa y los públicos latinos / americanos? ¿Con cada visita nueva al hemisferio occidental, sientes que el grupo ha ido creciendo también fuera del país? ¿Cómo es esa acogida afuera?

RC: Siempre sorprende encontrarte a gente que te sigue en los lugares en los que no has girado nunca. Nuestra impresión cada vez que vamos a América, es que hacemos tantas cosas en una semana como en casa en un año. Ahora mismo, en nuestro planteamiento para los discos y las giras, América es parte integral, por no decir prioritaria. Queremos repetir en los países que ya hemos visitado y sobre todo visitar países a los que no hemos ido.

PRI: Ya habiendo pasado un par de años desde el lanzamiento de Victoria Mística, los seguidores del grupo nos estamos salivando por nuevo material… ¿Están trabajando un nuevo álbum? ¿Y de ser así, qué nos puedes adelantar sobre el material?

RC: Sí, de hecho empezamos a grabarlo justo antes de girar por Estados Unidos. Justo ahora estamos tomándonos unos días de descanso y a mediados de agosto volvemos al estudio para terminarlo. Pues estamos muy contentos de como va por ahora la grabación. Estamos haciendo el disco con Carlos Hernández, con quien grabamos el primer disco –es el mejor productor que conocemos y nos entendemos a la perfección, ya que además es nuestro técnico de directo y sobre todo un amigo.

Tenemos canciones muy ruidosas, y otras con aires de baladas de los ’50 pero cantadas desde el cementerio. Habrá mucha psicodelia, será bastante garajero pero a la vez hemos retomado influencias clásicas como las bandas prog europeas de los ’70 y las bandas de pop inglesas de los ’80, así como mucha electrónica analógica. Tenemos los mejores beats de batería y bajo que hemos hecho nunca, creo. Además, será un disco romántico, macarra, satanista y marinero.

PRI: Su debut da la impresión de que el grupo andaba muy bien definido y seguro de su sonido para cuando lo grabaron. ¿Cómo fue el génesis del grupo y de su sonido?

RC: Que va, no estamos nunca seguros de nuestro sonido, de hecho estamos cambiando continuamente cosas. Siempre intentamos que nos suene fresco a la hora de tocar, que no sepamos a ciencia cierta si lo que estamos haciendo está bien o mal. Lo peor que le puede pasar a uno en una banda es creer que tienes el control total de lo que haces, es en ese momento cuando pierdes el interés y empiezas a preocuparte de cosas que están en torno a la música, pero que no es música.

Lo que más me preocupa y lo que se lleva casi todo mi tiempo es intentar hacer música nueva. El sonido del primer disco se llegó a él en la grabación, en parte gracias a Carlos Hernández. Las canciones ya estaban, y la idea también, pero lo pudimos plasmar gracias a su producción. El sonido actual de la banda es fruto de los ensayos, los directos y los discos. Y lo que se suele decir siempre: un disco solo refleja una fotografía de un momento de una banda.

PRI: Mi introducción a TAB fue a través del video para “De la monarquía a la criptocracia” y me parece aún el perfecto punto de lanza para nuevos escuchas. ¿Qué puedes compartir sobre su proceso de composición?

RC: Bueno, esa canción salió de un trozo de una sesión de improvisación bastante larga. Cuando no me sale nada, me pongo a revisar ese material. Puede que tengamos cientos de horas grabadas. Un día, le puse una selección de ese material a un amigo, Blas Silva, que fue también el que nombró al grupo, además de parte de él. Le llamó la atención la melodía de voz de lo que después sería “De la monarquía…”. La vió muy clara entre toda la ruidera que era la sesión, la verdad. Le hice caso y después de un tiempo intentando componer una música que le pegara, la acabamos en el estudio de Paco Loco.

PRI: Hace unos años tuvieron la oportunidad de colaborar con el gran Peter Kemper de Spacemen 3… ¿Cómo surgió esa oportunidad y qué tal la experiencia? ¿Algún truco en particular que aprendieran mientras trabajaban “Ellas se burlaron de mi magia” junto a él?

RC: Pues fue a iniciativa de nuestro sello, Mushroom Pillow, que propuso la colaboración. Nosotros somos fans del trabajo de Peter en todas sus facetas, desde Spacemen 3 a Spectrum y también como productor. Pues su forma de tocar, muy intuitiva y orgánica, fue lo que más nos marcó. En cierto modo era lo que nosotros intentábamos hacer con los sintes, pero el lo lleva mucho más allá, lo que nos dio alas para seguir experimentando a nuestra manera. Es un artista a todos los niveles.

PRI: ¿Dirían que TAB pertenece a una “escena musical” en particular? ¿Cómo la definirían?

RC: Pues hay muchas bandas en España, la verdad, de todo tipo, pero nosotros no nos vemos en ninguna escena en particular. Estamos un poco entre 2 aguas. En España los diversos estilos no se conectan mucho entre sí, lo que es una pena, la verdad. Los del pop tienen sus festivales, los del garaje y el punk los suyos, los heavies también… Y suele haber poca conexión entre ellos. Nosotros solemos ser muy ruidosos para los indies y muy poco clásicos para los rockeros, pero yo estoy orgulloso de no caer ni para un lado ni para el otro. Lo que sí noté en nuestras giras en América es que estas separaciones tan sectarias que se dan en España no son tan marcadas, lo que favorece al público y a las bandas.

PRI: Siguiendo esa misma línea de estar entre dos aguas… me encantó lo que hicieron con “Sister Ray” y “Lento”, mezclando esos dos referentes de sonidos disparejos en algo cuyo resultado se siente muy natural dentro de la discografía de TAB y que explica muy bien el sonido de su grupo. ¿Algún otro cover que tengan preparado?

RC: ¡Gracias! Pues hemos hecho una versión de Franco Battiato, que iba junto a la de “Sister Ray” en la cara B de un 10″ que sacamos en España con “Amigos del género humano”, y más recientemente hemos hecho una versión de Hidrogenesse, “Vuelve conmigo a Italia”, para un programa de Radio Nacional, que creo que está en Youtube.

PRI: Para el Record Store Day del año pasado reeditaron junto a Mushroom Pillow su disco debut en vinilo. ¿Cuáles son los chances de ver una reedición de El hombre del siglo V en ese formato? ¿Se siente el mismo nuevo auge por el formato allá que en otro países?

RC: Sí, es muy común editar en vinilo –hay un gran interés por el formato aquí en España. Se están reactivando fábricas que llevaban tiempo cerradas, sobre todo se fabrica en Europa del Este, a bastante buen precio, con lo que se editan muchos vinilos ahora en España, tiradas mayormente pequeñas, eso sí, pero que se suelen vender. No creo que saquemos El hombre del siglo V en vinilo, realmente. El hombre del siglo V tuvo su función, que es recoger las primeras maquetas y los descartes del primer disco, nada más –no lo vemos como un disco, digamos, titular. Como obras acabadas tenemos los 3 discos largos, que se editaron en vinilo, aunque están agotados los 3. Pero seguro que haremos vinilo del disco nuevo.

PRI: Estaré pendiente para añadirlo a mi colección junto a los otros tres. No queda más que agradecerte por tu tiempo y espero que en un próximo viaje podamos hacerles una invitación a la banda para que vengan a tocar a Puerto Rico. ¡Mucho éxito siempre!

RC: Nada, muchas gracias a ti, y sí, ojalá podamos ir a Puerto Rico –nos encantaría.

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: “Fabulosos Calavera” de Los Fabulosos Cadillacs, “Girlfriend” de Matthew Sweet, “Marquee Moon” de Television, “Lateralus” de Tool y “Staring At The Sea” de The Cure.