2014-AJDavila-TerrorAmor-777

Reseña: AJ Dávila y Terror Amor

Comparte:

Durante más de un año AJ Dávila nos mantuvo a todos en vigilia, soltando a cuenta gotas distintos datos y canciones de su nuevo proyecto, Terror Amor. Los que estaban en el loop, aseguraban que nos esperaba algo sólido –duro como piedra. Pero ahora que podemos todos escuchar el resultado de manera íntegra, se hace más que evidente que AJ Dávila ha trascendido sus influencias del garage-rocanrolero que exploró con Dávila 666 para lograr una nueva identidad musical mucho más rica, atrevida y sí, esencial.

Terror Amor presenta a AJ Dávila sin pretensiones ni pretextos, rodeado de una extensa familia musical salida del underground latinoamericano donde el DIY y la suciedad callejera irreverente siguen reinando supremos –un caos organizado con conciencia pop. El mismo AJ supo explicar este nuevo giro como su trabajo más directo: “El álbum es sobre Dávila 666 y todas las relaciones que han roto mi corazón. Es mi trabajo más honesto. Es pegajoso como el diablo, lleno de energía, bailable, sucio. Es pop, es oscuro, con actitud. Es la banda sonora de tu vida y mi vida juntas”. Y así se refleja canción tras canción, desde “Animal” hasta “Chica Tinieblas”. Esa honestidad brutal tras las letras –a veces increíblemente pícara y a veces oscura– nos llega envuelta en melodías que procuran clavarse en tu estómago y no soltarte jamás.

Aunque en esencia un álbum solista, Terror Amor reúne a músicos de la escena puertorriqueña -–entre ellos Fofe Abreu (Fofe y Los Fetiches, Circo) y el fenecido Dax Díaz– junto a algunas de las voces emergentes de la escena internacional, como los mexicanos Selma Oxor y Juan Cirerol, el chileno Alex Anwandter y Mercedes Oller de Las Robertas. Con AJ al mando, nos atacan con su racha de coros adictivos, guitarras distorsionadas, melodías inmediatas y un lenguaje que suena increíblemente real –como si andaras de presenta’o escuchando una conversación en la fila del baño de La Respuesta o El Local en Santurce.

Canciones como “Animal”, “Salvajes” y “Dura Como Piedra” –todas repletas de hooks– son una evolución del sonido de los Dávila 666, pero con aún mayor inclinación hacia el pop. Su inocencia juguetona e infecciosa, aunque a veces evada a las letras, sin duda extenderá el alcance de la música de AJ hacia otros lares, lejos de nuestra isla. En ocasiones el disco cae plena y cómodamente en territorio Menudo, como en el caso del dueto junto a Anwandter (“Lo que no será”) y el himno de playa “Es Verano Ya”, para luego revertir al ruido del punk con tendencias lo-fi (“Noches Negras”) que asociamos más fácilmente con el famoso apellido.

Pero lejos de limitarse a un sonido, las canciones de Terror Amor contienen su dosis de surf-rock, folk, jazz y hasta el hip-hop sureño. La influencia de los girl groups y el doo-wop de los años 50’ y 60’ se asoma en los temas “Ya Sé” (junto a Dax Díaz y Juan Cirerol) y “Michelle” (junto a Cole Alexander de The Black Lips) –ambos respiros muy bienvenidos dentro de un disco bastante frenético.

Toda esta paleta de sonidos entre tanto cambio repentino es capaz de desorientar a cualquiera, pero Terror Amor se deja escuchar fácilmente de principio a fin. Nunca cansa, nunca se vuelve repetitivo, nunca falla en sus melodías, en sacarte una sonrisa, un bailoteo o hasta hacerte pensar en bellaquerías. Ligero y complejo al mismo tiempo, captura la esencia del mejor rock – aquel que habla por sí sólo.


NPR First Listen: Terror Amor

Escritora y periodista eternamente freelance, con un amor hacia la cultura de la música que raya en lo impropio. Siendo una persona terca y pasional, cuando me gusta un disco o una canción, los toco en repeat hasta que me harte y los re-descubra años después, de manera aleatoria, en mi carro a las 3am, probablemente sola o junto a gente bien extraña.