REPLY ALL: Before Midnight

Comparte:

ReplyAll-03-BeforeMidnight

Reply All es una columna que reúne a escritores de Puerto Rico Indie y el blog de cine Sin Subtítulos para discutir algún tema de interés a través de un email en cadena y compartir el resultado con ustedes. La misma surgió luego de una discusión por Twitter que resultó muy larga para ese medio. ¿Quién dijo que el email había muerto?

Cuando pensamos en las grandes trilogías del cine, rápido vienen a la mente clásicos como The Godfather, Star Wars, The Evil Dead, y más recientemente, historias de escala épica como Lord of the Rings o The Matrix. Pero ninguna de éstas se acerca tanto a la perfección como la trilogía que Richard Linklater – uno de los padres del cine independiente moderno – ha trabajado junto a los actores Ethan Hawke y Julie Delpy a lo largo de tres décadas. Before Sunrise (1995) nos presenta a los personajes de Jesse (Hawke) y Celine (Delpy), quienes tras conocerse en un tren terminan pasando una noche romántica en Vienna. Nueve años después, en Before Sunset (2004), Celine y Jesse se vuelven a encontrar en Paris, donde discuten – entre muchos temas – aquella noche en Vienna.

Before Midnight (2013) nos vuelve a invitar a pasar un par de horas con Celine y Jesse, ésta vez al final de unas vacaciones en Grecia – tiempo que parece desvanecerse mientras nos perdemos en conversaciones extendidas entre personajes tan familiares y complejos como nuestros propios amigos. ¿Qué tal nos pareció?

Alfredo (@redod): Lo primero que me viene a la mente es la sensación que tuve cuando la cámara comenzó a moverse en el último tiro de la película, lentamente separándonos de Celine y Jesse – quitándonos una vez más el privilegio de poder asomarnos a sus vidas. Es una sensación agridulce, esa despedida – en parte por la naturalidad de la conversación que comparten los personajes, en parte por toda la experiencia que Linklater, Hawke y Delpy han vertido en el proyecto. Queremos seguir escuchando. Queremos satisfacer ese impulso voyeurístico – viajar por el tiempo en la máquina de Jesse y verificar si es cierto lo que imagina para Celine a sus ochenta años. Porque del microcosmos presentado en la trilogía del “Before” se desprende gran parte de la experiencia humana – del enamoramiento, al amor y las preocupaciones de vivir en pareja. Es decir, que a la vez que estos personajes han sido exquisitamente concebidos hasta parecer personas “de verdad”, hay mucho de nosotros en Celine y Jesse. Es natural entonces que nos quedemos con las ganas de ver el “After”. Rara es la película que logra despertar esa curiosidad – esa preocupación, inclusive – y Linklater ha dirigido tres.

Mario (@MarioAlegre): Comprendo perfectamente la sensación que te dió el que la cámara se fuese apartando de Celine y Jesse al final de Before Midnight. Da trabajo separarse de ellos cuando uno se siente tan a gusto en su compañía y, mientras no me molestaría que Linklater acabase su trilogía en esta nota tan alta, tampoco rechazaría uno o más reencuentros futuros con la pareja. Mi reacción inmediata ante este último filme es que Linklater me estaba confrontando con un espejo en el que veía reflejado situaciones y conversaciones que he tenido con mi esposa, con quien vi la película, y quien compartió una experiencia idéntica a la mía. Yo la expuse por primera vez a Before Sunrise y Before Sunset dos días antes de ver Midnight.

Ambas le gustaron – especialmente la segunda – pero ninguna nos hizo conversar tanto después de verla como Before Midnight, sin duda porque es la más que se asemeja a nuestra relación actual como pareja tras 17 años juntos. Hay comportamientos de Celine y Jesse que se acercaron tanto a nuestra realidad que fue como si nos proyectaran un vídeo casero que alguien robó de nuestro hogar. El nivel de intimidad y verosimilitud que alcanzan Delpy, Hawke y Linklater, principalmente en ese último tercer acto, es tan y tan profundo que hace ver a la gran mayoría de las relaciones amorosas que vemos en el cine como meras caricaturas. Mi preocupación tras verla fue que personas que no estuviesen atravesando situaciones similares a las de Jesse y Celine no se identificarían tanto con ella. Por la reacción de Alfredo y otras que he visto en Internet veo que no es así, pero ¿creen que es válida mi observación?

Ezequiel (@eldifusor): Bueno, primero le daré mi contestación a Mario: creo que al igual que la primera película demostraba una situación que no todos hemos vivido (a ver, ¿cuánta gente en realidad se bajaría de un tren con un extraño en una ciudad desconocida, especialmente hoy en día?) Before Midnight (en realidad las tres películas) tiene suficiente material en ella sobre la vida misma que trasciende las cuestiones románticas y los momentos de pareja haciéndola resonar entre una variedad bien amplia de personas.

Antes de seguir tengo que confesar que yo llegué bien tarde a estas películas. Entre mis amistades insistiendo de distintas maneras para que por fin la viera, sucumbí el 24 de mayo de 2013 en medio de un día difícil para mí que fue ciertamente mejorado gracias a esas dos películas. Al ver las películas con tanta cercanía se me hace muy difícil separarlas pero me sorprende cuán cuidadas son las tres en estar atadas pero también poder existir de manera independiente si fuera necesario. Las tres películas exploran temas muy similares de maneras similares pero tienen su lógica interna que las hace películas sólidas y punto. ¿Cuántas “trilogías” pueden decir eso? Dentro de una industria cinematográfica que convierte un libro corto en tres películas bien largas, eso nada más es motivo de admiración y celebración. Linklater y compañía han logrado crear una serie orgánica, que comenzó como una exploración de un sentimiento y se ha convertido en un tratado sobre el tiempo, la distancia, la memoria – y claro, el amor entre pareja. Before Midnight de manera magistral no se conforma con cerrar esta exploración si no que la expande, añadiendo nuevas dinámicas, y deja abierta la puerta para que al menos tengamos una exploración adicional de estos temas a través de las vidas de Celine y Jesse.

Damián (@sire_damiano): Concuerdo que ese shot donde la cámara se aleja fue doloroso, pero si hubo algo que este filme no pudo quitar fue la sonrisa con la cual salí después de verla. Queda demostrado en este cierre de trilogía la maestría y cuidado con el que se manejó la historia a través de los pasados 18 años. Me encanta el hecho que a estos dos personajes los hemos perseguido como puros voyeuristas durante ya tres películas y los hemos podido ver madurar, dentro y fuera del frame. Se les nota en los cuerpos a Hawke y a Delpy, lo que es fascinante. No sé qué pensaron ustedes de la primera secuencia entre Jesse y su hijo, para mí fue muy emotiva y un perfecto preámbulo a los conflictos que se dan durante el resto de la película. Otra observación: la muchacha joven me asustó de momento. Pensé que ella formaría parte de un conflicto mayor y más con la revelación del tercer acto sobre uno de los viajes de Jesse.

Alfredo: Me agrada que menciones a la muchacha joven que se está hospedando, también como invitada del escritor amigo de Jesse. En cualquier otra película su mera introducción en pantalla hubiera sido indicativa de la trama y mi instinto de “moviegoer” no titubeó en pensar: a que Jesse se acostó / acuesta con ella. Pero estamos en un mundo mucho más cuidado y lleno de respeto – hacia la historia, hacia los personajes, hacia la audiencia. La infidelidad sí es explorada en la película, pero de una forma mucho más compleja y real. Y concuerdo contigo de que la primera escena en el aeropuerto entre Jesse y su hijo nos deja saber desde los primeros frames que estamos en buenas manos. Que una interacción en pantalla sea tan emotiva como para (al menos por unos segundos) inspirarte a ser padre… pero me adelanto.

Me gustó también lo que menciona Mario, de que la película hace ver a la mayoría de relaciones en pantalla como caricaturas – por eso yo veo más programas de televisión que películas hoy día. En el cine comercial ya no hay espacio para la caracterización, por eso Before Midnight se exhibirá en Fine Arts y la verán sólo un puñado de puertorriqueños.

Mario: En sintonía con esa mención de la televisión, donde las relaciones y el drama tienen mayor espacio para el desarrollo, encuentro refrescante el hecho de que Linklater, Delpy y Hawke hayan podido expandir estos personajes a lo largo de tres películas, algo que rara vez ocurre en el séptimo arte. Alguno dirán “Bueno, Harry Potter hizo eso en siete películas”, pero no es ni remotamente lo mismo (además, “jajaja… Harry Potter”). El ejercicio es similar al de Truffaut en sus aventuras de Antoine Doinel o The Up Series, una serie documental británica que viene siguiendo a los mismo 14 niños desde 1964 cada siete años. Es un experimento fascinante el poder ver personajes crecer con uno. La oportunidad de revisitarlos cada cierto tiempo en circunstancias distintas es una experiencia sumamente enriquecedora y una que más directores deberían perseguir. Linklater ha dicho que entre sus planes se encuentra una cuasi secuela a Dazed and Confused, y mientras ya ha explicado que no es una secuela directa (ninguno de los personajes regresarán), me encantaría ver una reunión de esa clase graduanda 20 años después. Se puede soñar.

Ezequiel: Mario que bueno que menciones a Doinel. En un reciente AMA para Reddit Ethan Hawke tiró luz sobre su próximo proyecto junto a Linklater, su Untitled 12-Year Project / Boyhood, donde el actor ha filmado junto a Linklater una serie de cortos en los que hace del padre de un niño de seis años. El chiste es que llevan filmando esos cortos desde hace 11 años, año tras año. El junte de esos cortos crearán un filme que retrata la relación de padre-hijo desde los seis años hasta que éste cumple sus 18. En ese sentido Linklater ha hecho casi “sin querer queriendo” dos obras paralelas que emulan y llevan al mundo de la ficción el trabajo de Doinel.

Para mí esto solidifica el status de las “Before” como una poderosa reflexión sobre la relación del tiempo y las memorias con nuestro presente. Me encanta cuando, en uno de los momentos más “meta” del filme, el personaje más obsesionado con el sexo – una de las amistades de Jesse – lo confronta sobre su nueva idea para un libro y que según Jesse estará desligado del tiempo. El personaje le increpa sobre sus ideas: “How is that not time?”. Y para mí ahí yace el poder que nos atrae a esta saga – el tiempo compartido con estos personajes es como un espejo a lo que estamos haciendo con nuestro tiempo. Queda solidificada la intención con la ficticia máquina del tiempo que idea Jesse para convencer a Celine de intentar regresar simbólicamente a esa primera noche en Vienna, donde el tiempo era de ellos y de más nadie. Como pensamos que es el nuestro.

ReplyAll-03-BeforeMidnight-200Before Midnight
109 min | Drama

Director: Richard Linklater
Ethan Hawke, Julie Delpy

• Véanla • Es uno de los candidatos a la mejor película del año, en junio; si te quedaste esperando un desenlace más concreto al final de Before Sunset; y porque no todas las películas de verano son de superhéroes.

• Evítela • Es una película en donde la mayoría del tiempo verás a dos personajes teniendo una conversación profunda. Puede que tengas reservas sobre el asunto, y eso está bien – pero en realidad no te la debes perder.

Exhibiéndose ya en las salas de Fine Arts de Puerto Rico.
.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.