Entrevista: Blimp – Hacia una mayor productividad y organización en la colaboración

Comparte:

Entrevista-Blimp

Hoy día es difícil toparse con algún empresario que no utilice un sistema de manejo de proyectos a diario – por crudo o sencillo que sea el mismo. Aún más cuando se trata de un equipo dispersado en varias oficinas, quizás hasta en distintas partes del mundo. En esos casos es tan esencial como una tarjeta de presentación, si no más. Dentro de la extensa variedad de soluciones que han surgido para suplir esta demanda, se han destacado servicios como Basecamp del reconocido equipo de 37Signals. Pero siempre hay espacio para mejorar un producto, no importa cuan pulido, y a eso fue que se propusieron los empresarios puertorriqueños detrás de Blimp, un nuevo y sorprendente contrincante en el reñido nicho de software.

Lanzado en diciembre del año pasado, Blimp ha ganado un grupo leal de seguidores en poco tiempo (en Puerto Rico Indie adoptamos la plataforma durante su primer mes en el mercado y la podemos recomendar sin tapujos). Sus creadores, Giovanni Collazo (@gcollazo), José Padilla (@jpadilla_) y Elving Rodríguez (@Elving), han desarrollado una cultura de compañía accesible y abierta hacia sus clientes que ha contribuido al crecimiento de Blimp. “Nadie está protegido de la furia de los clientes”, nos comenta Giovanni, “todos hacemos customer support, compartimos nuestros emails personales y números de teléfono con todos los clientes”.

La práctica ha convertido a sus clientes en colaboradores activos que aportan al desarrollo continuo del software. Blimp muy bien podría sobrepasar las expectativas del pequeño equipo que lo soñó y trajo al mundo. A continuación conversamos con Giovanni Collazo sobre Blimp, el futuro de su compañía – y de Puerto Rico.

PRI: Habiendo pasado por el proceso de fundar una compañía (y siendo fan de los “comics” desde pequeño), siempre me han interesado los “origin stories” detrás de una empresa o idea. ¿Cómo nace Blimp?

Giovanni Collazo: Blimp nace de la inconformidad con Basecamp, una herramienta que usábamos todos los días por años. También nace de la necesidad de dejar de trabajar tratando de vender tarjetas de crédito, seguros médicos y cerveza – mejor conocido como “publicidad”.

Blimp no es mi primera experiencia de startup, y aunque el startup anterior fracasó, estaba seguro de que esto era lo que me apasionaba. Me gusta empezar desde cero y un startup es eso precisamente. Empezamos con nada y tenemos que terminar con un producto que la gente quiera, suficiente dinero para poder vivir y eventualmente suficiente dinero para poder tener una vida normal.

Así que Blimp nace de un “pain” real: el software de project management que usábamos no hacía lo que necesitábamos. Pero también sale de nuestro deseo de crear.

PRI: Se lanzaron a competir en un mercado que está repleto de opciones. ¿Qué distingue a Blimp de sus competidores?

GC: Blimp es un software con opinión, no es necesariamente un canvas en blanco como la mayoría de las herramientas que hay en el mercado. Esto es una decisión de diseño de Blimp que muy bien puede estar limitando su adopción, pero también tiene el potencial de producir clientes que simplemente aman el producto y nos ayudan a acelerar la adopción.

Cuando digo que es un software con opiniones me refiero específicamente al proceso que implementamos para manejar las tareas de un proyecto. La mayoría de las herramientas de manejo de proyectos permiten que sus usuarios creen tareas y las manejen de la forma que mejor entiendan. Esto es un problema para las personas que no saben o que nunca han hecho gerencia de proyectos. Blimp sugiere un proceso especifico para administrar el proyecto. En este proceso las tareas pasan por unos pasos que aunque simples, ayudan a organizar mejor el trabajo, a producir resultados de mayor calidad y a tomar mejores decisiones en los momentos claves de un proyecto.

El proceso de Blimp viene de las técnicas de lean manufacturing que usan Toyota y otras compañías gigantescas. El proceso empieza planificando qué tareas se van a hacer, luego se hacen las tareas, después se revisa el resultado y en ese momento se decide si se aprueba el resultado o se rechaza. Si se rechaza el resultado se empieza de nuevo, y si se aprueba, se considera completado.

PRI: Me topé con ese mismo problema en Basecamp. Éramos tres socios en la plataforma y varios otros empleados y colaboradores – todos desarrollamos nuestro propio sistema para utilizar la plataforma, al punto que se convirtió en una tarea adicional para mí el “limpiar” nuestro espacio de colaboración y tratar de imponerle algún orden. Acaba uno organizando lo que otros ya organizaron…

GC: Esto es la pieza clave en Blimp y algo que más nadie está haciendo. Todas las demás herramientas se enorgullecen en decir que las puedes usar como quieras, pero no toman en cuenta a quien no sabe por dónde empezar. Blimp provee una fórmula para manejar tus proyectos que funciona y que es fácil de implementar porque la aplicación misma te ayuda.

El tener un proceso estructurado nos permite extraer data valiosa de los proyectos. Ya nuestra aplicación tiene una barra de progreso en cada proyecto que muy claramente expresa el estado del mismo. Esa barra te puede decir cuantas tareas hay, cuantas se están haciendo en este momento, cuantas están bajo un proceso de aprobación y cuantas han sido completadas. Este nivel de información es imposible para otras aplicaciones porque las aplicaciones no saben ni entienden el proceso que los usuarios están llevando a cabo. En el futuro cercano vamos a poder predecir cuanto tomará un proyecto, qué miembros del equipo son más eficientes en ciertos tipos de tareas y muchas otras cosas más.

PRI: Un problema, a mi entender, del empresarismo tecnológico local es la constante búsqueda por “puertorriqueñizar” alguna inovación o producto ya existente. A cada rato escuchamos de “el Facebook boricua” o “el Twitter boricua” o “el Kickstarter boricua”. La visión de servirle al mundo entero se reemplaza por una cómicamente limitada – y por ende, difícil de crecer y sustentar. Pero Blimp no es “el Basecamp boricua” – como bien has explicado, se preocuparon por introducir nuevas ideas a un mercado global.

GC: El nuevo “default” es que todos los negocios son globales desde el primer día. El que no entienda eso está perdido en el espacio y necesita ayuda. Dicho esto, creo que hay una oportunidad grande en crear servicios y negocios online para regiones específicas. Pero para que funcionen hay que innovar y proveer algo que más nadie pueda proveer, porque los demás están atacando al mundo entero y este servicio solo a esta ciudad, barrio o calle. “Micro-nichos” creo que es el término de domingo.

Un buen ejemplo de una oportunidad desperdiciada es que en Puerto Rico se gastan cientos de millones de dólares al año en ventas online y la gran mayoría, creo que más del 90% son en transacciones con compañías fuera de Puerto Rico. Ahí hay una oportunidad grandísima para hacer dinero con un “Amazon Boricua”, pero hay que innovar y ganarle a Amazon. ¿Que podemos hacer nosotros que estamos bien cerca geográficamente del comprador y que entendemos su contexto cultural, que Amazon jamás va a poder hacer?

Así que no lo veo del todo mal. Sí se puede hacer dinero con eso y no se le hace daño a nadie, santo y bueno. Pero estoy de acuerdo contigo a que en las mentes de muchos el “default” sigue siendo que podemos empezar aquí y luego movernos a otras partes como si el Internet tuviera fronteras. Desde el primer día estás compitiendo con el mejor del planeta en lo que sea que estés haciendo.

PRI: Este blog definitivamente atiende a un “micro-nicho”, jeje… En su caso el “branding” debe ser particularmente importante y apelar a un sector suficientemente amplio.

GC: En el caso de Blimp, nuestro mercado global es relativamente pequeño si lo comparamos con el mercado de algo como Facebook, así que obviamente nuestro mercado local es microscópico. No tenemos opciones – tenemos que vernos y actuar como lo que somos, una compañía que necesita clientes en todas las partes del mundo.

Nuestro “branding” es casi un accidente. Cuando empezamos el proyecto se llamaba “Lift” o la fuerza que hace que las aeronaves vuelen. Nos encantaba ese nombre y la idea de que nuestro proyecto ayudaba a las personas a volar, disfrutar, avanzar con su trabajo. Incluso en algunas partes de la interface usábamos la frase “You are flying” para cuando un proyecto estaba adelantado a la fecha de entrega.

Semanas antes de lanzar nos enteramos de por lo menos 2 compañías con muchos más recursos que nosotros acababan de lanzar proyectos con ese nombre. Ahí empezamos una carrera contra el reloj para encontrar un nombre que hablara de las cosas que “lift” hablaba. Me encontré con una imagen de un blimp en Wikipedia que me puso a pensar y me hizo sentido. Un Blimp es una aeronave que vuela de forma delicada y placentera. Además está asociado a eventos y situaciones de ocio y me hace pensar en uno de nuestro principios que es encontrar un balance entre la vida y el trabajo. Luego busqué domain y encontré getblimp.com y blimp.io así que eso selló el futuro de nuestra compañía.

La objeción mayor a usar este nombre fué la imagen del zepelin Hindenburg en llamas pero ya tenemos suficientes chistes para combatir cualquier ataque. Nos encanta la idea de trabajar en un blimp. La primera versión del logo era súper cruda. Mi novia, Jomarie Alvelo, no se pudo resistir e hizo un sketch mucho mejor que el logo original que yo luego convertí en vectores y de ahí salió el logo que tenemos hoy.

PRI: ¿Cómo definirían su mercado principal y cómo llegan a éste?

GC: Nuestro mercado inicial son personas como nosotros. Equipos de trabajo de 3 a 20 personas en los que hay trabajadores remotos. Es muy común encontrar este tipo de configuración en estudios de diseño, equipos de programación, agencias de publicidad pequeñas y agencias de relaciones públicas. Para nuestra sorpresa también hemos tenido mucha acogida con equipos de investigación científica que aparentemente se organizan de forma similar. Admito que tenemos que aprender más de esto para ver cómo ayudarlos mejor.

Como nuestro “target” es gente como nosotros hemos usado nuestras redes de contactos y nuestro karma online para promovernos en los sitios que pasamos tiempo. Hacker News, Reddit y Twitter entre otros. Hemos estado experimentando con diferentes acercamientos de online ads pero hasta ahora no le hemos puesto énfasis. También hacemos muchos esfuerzos de SEO para mejorar nuestro ranking en las búsquedas que nos interesan.

Hace poco empezamos una nueva estrategia para generar más contenido relevante en el blog y en los demás canales sociales. Aunque llevamos poco tiempo con esto implementado ya estamos viendo algunos resultados.

PRI: ¿Cuáles son los mayores retos para su producto y su compañía en los próximos meses?

GC: En los próximos 8 a 10 meses Blimp la compañía (que hace trabajo freelance) está haciendo una transición de generar ingresos principalmente de trabajos de clientes por contrato a generar ingresos principalmente “del producto Blimp”. Esperamos que en menos de 12 meses podamos haber “botado” a todos nuestros clientes de freelance y generar ingresos suficientes exclusivamente del producto. Esta es nuestra meta más importante y estamos encaminados a lograrlo.

PRI: Han mencionado que evitaron la búsqueda de financiamiento externo para el desarrollo de Blimp por no comprometer su visión. ¿Y qué tal el crowdfunding – lo considerarían para crecer su producto o desarrollar alguno nuevo, como por ejemplo está haciendo el equipo detrás de Ghost?

GC: Más que comprometer una visión, lo que no estamos dispuestos a hacer es pedir permiso. Somos hackers y no nos gusta pedir permiso. Quizás no tenemos la mejores ideas, pero nuestras ideas se hacen porque no esperamos por nada ni por nadie y esto es algo que no estamos dispuestos a negociar. Para nosotros, crear una dependencia económica en elementos externos es una forma de pedir permiso y por eso la descartamos desde el principio. Si queremos hacer algo tenemos que conseguir lo que necesitamos directamente sin intermediarios.

Para mí, el crowdfunding es una forma de no pedir permiso para poder hacer lo que quieres. La idea es ir directo a quien le importa y se beneficia de tu proyecto para que te adelante dinero y de esa forma te ayude a hacerlo realidad. Son clientes para lo que estas creando, no son inversionistas.

La idea de Ghost es buenisima y conocemos de otros proyectos de “free software” (free as in free speech not free beer) que la han usado con mucho éxito. Esto es mejor que ir a inversionistas y ya hemos hablado de cosas que nos interesa hacer en esa dirección.

PRI: Desde el gobierno siempre se ha hablado – quizás no lo suficiente ni con la seriedad que lo amerita – sobre la importancia del desarrollo tecnológico y empresarial para el futuro de nuestra isla. Próximamente se celebrará el primer Tech Summit auspiciado por el gobierno en el Centro de Convenciones de Puerto Rico. ¿Cuál debe ser el rol del gobierno en el desarrollo del sector empresarial? ¿Entienden que iniciativas como el “Tech Summit” son acertadas para lograr una diferencia?

GC: No creo estar cualificado para opinar en cuanto a cuál debe ser el rol del gobierno en esto, pero si te puedo decir algo: Nosotros, la comunidad en general, no tenemos nada que nos impida fomentar la creación de startups de tecnología, ni la creación de empleos, y de esa forma impactar directamente a la economía de todo el país. De nuevo, no nos gusta pedir permiso, así que ya estamos trabajando en eso.

Como sabes, somos parte de una comunidad que se llama Startups of Puerto Rico y próximamente estaremos anunciando un plan que no cuenta con el aval de partido, administración o grupo político alguno y que plantea hacer lo que sabemos que hay que hacer para fomentar este sector de la economía. Si el gobierno o alguna agrupación política le interesa y quiere aportar, será bajo los términos y condiciones de la comunidad y estos grupos no tendrán ningún protagonismo. Creo que eso es lo que hace falta. El cambio debe nacer de la comunidad y no del gobierno, y en eso es lo que estamos trabajando.

La idea del Tech Summit me parece buenísima y me encantaría que pasara con más frecuencia. Hay que felicitar a todos los involucrados porque están trayendo al mainstream el tema “gobierno abierto”, y hacking y startups, entre otras cosas. Un elemento importante es que este evento de cierta forma sale de la comunidad ya que hay varias personas de la comunidad colaborando con iniciativas de “free software” y “open government” desde hace mucho y ahora finalmente se les ha escuchado. Como dije, el gobierno tiene un papel que jugar pero no puede ser el protagonista porque esos esfuerzos mueren con cada cambio de gobierno.

PRI: ¿Android o iPhone? Embuste. ¿Piensan llevar Blimp a las plataformas móviles?

GC: Sí, pero es un tema de tiempo y recursos. Va a tomar como poco algunos meses. Sabemos que hay developers usando nuestro API para crear aplicaciones móviles pero no tenemos detalles.

PRI: Facebook, Twitter, Instagram, etc. ¿Nos hacen más o menos productivos?

GC: Todo depende. Usamos una técnica que se llama Pomodoro y nos ayuda a manejar las distracciones. Muy recomendado.

PRI: ¿Cuál es la mejor música para escuchar en la oficina mientras trabajas contra el reloj?

GC: Ultimamente yo escucho mucho Lana del Rey, Alex Anwandter y The Black Keys. También pongo la emisora de James Brown y la de Ramito en Pandora.

PRI: ¿Por qué no hay más personas en Puerto Rico siguiendo sus pasos? Convénzanlos.

GC: Creo que hay más gente de la que pensamos y estamos trabajando (en Startups of Puerto Rico) para hacernos más efectivos en el proceso de producir startups de tecnología. Creo que podemos “hackiar” la economía del país.

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.