Reseña: Deerhunter – Monomania

Comparte:

Por: Rubén González
Especial para Puerto Rico Indie

Monomania es la quinta producción de larga duración de la banda de rock n’ roll de Atlanta, Georgia, Deerhunter. Bueno, quinto o sexto, depende de si contamos a Weird Era Cont. (2008), lanzado concurridamente con la versión limitada de Microcastle (2008), tercer disco de la agrupación (con este no hay dudas). De todas formas, lo importante es que ésta es una banda con trayectoria – varios álbumes y dos EP’s – de gran calidad.

A lo largo de su carrera, Deerhunter han experimentado con rock n’ roll, krautrock, punk rock, doo-wop, pop y mucho ruido. Integrantes de la banda han mencionado en varias ocasiones que la misma ha sido influenciada por Stereolab, Bo Diddley, Ramones, Roxy Music, Wipers, The Breeders, My Bloody Valentine, Neil Young, The Fall y otras más. El grupo ha podido canalizar todos esos sonidos e influencias en piezas pegajosas con interacciones divertidas entre dos y tres guitarras, lineas de bajo memorables y ritmos de batería sencillos.

La banda siempre nos ha mostrado un lado diferente con cada esfuerzo. En esta ocasión, Monomania expone a Deerhunter en un contexto más directo, rock n’ roll y maduro.

El disco cuenta con 12 temas que son los siguientes (se disfrutarán mejor lo siguiente si consiguen una copia del álbum o stream para escuchar, como éste, cortesía de NPR):

Neon Junkyard
La pieza de apertura es una midtempo que es rock n’ roll puro con bastante distorsión y una guitarra acústica. La voz de Bradford Cox (voz y guitarra) va acompañada con otro “track” en el fondo con efectos fantasmagóricos. En un momento dado la batería (Moses Archuleta) y el bajo (Josh McKay) se quedan marcando un ritmo constante, y sin irse muy caóticos, las guitarras (Lockett Pundt y Frankie Broyles) y la voz con efectos crean una breve pared de ruido. “Neon Junkyard” culmina con el bombo de la batería marcando el tiempo, mientras una guitarra en “backwards” rellena los espacios.

Leather Jacket II
Probablemente ésta es la canción más ruidosa del disco, y una de las más roqueras de la banda. La misma empieza con un riff de guitarra mugroso, chillón y punzante. Esta pieza es puro caos y la voz de Bradford está cubierta de efectos. “Leather Jacket II” es una constante explosión de ruido diseñada para rajar bocinas.

The Missing
Este tema es lo opuesto al anterior. “The Missing” es una bonita y delicada canción pop, con mucha melodía, arpegios y sintetizadores elegantes en los coros. La misma la canta el guitarrista principal, Locket Pundt, que en los últimos dos discos siempre canta dos canciones. En este caso, esta es la única en la que escuchamos su voz.

Pensacola
Deerhunter se convierte en una banda de country por los cuatro minutos que dura “Pensacola”. La misma tiene hasta slide guitars.

Dream Captain
“Dream Captain take me on your ship” y “I’m a poor boy from a poor family” son de las dos lineas más pegajosas de todo el disco, y ambas están en esta canción. “Dream Captain” es un tema rock n’ roll y uno de los más accesibles. Seguramente esta se convierte en un “singalong” cuando la toquen en sus conciertos.

Blue Agent
Si existe alguna canción en la que Bradford parezca odiar a alguien, es en esta. Letras como “If you ever need to talk, I won’t be around”, “If you ever need to fight for life, I’ll make no sound” y “If you ever need a friend, better look someplace else” son la prueba. Los versos son guiados por un groove quirky, pero aguantado entre bajo y batería, y una guitarra aguda. Luego, el coro se pone super melódico, con una guitarra principal que parece que está flotando. Entonces se juntan tres guitarras para llegar a uno de los mejores momentos de Monomania. Algo de esta pieza me recuerda a Pixies.

T.H.M.
¿Esto es Deerhunter o The Strokes? T.H.M. parece sacada directa de Is This It? (2001), y no hay absolutamente nada de malo con eso.

Sleepwalking
La letra de esta canción parece ser acerca de una relación en la que dos personas terminan creciendo en direcciones opuestas. Aquí es en donde caí en cuenta que este puede ser el disco en el que Bradford ha estado más emocionalmente abierto y directo con sus letras. Musicalmente, se parece bastante a lo que estaba haciendo la banda para Halcyon Digest (2010): rock n’ roll poppy y guitarras con mucha melodía.

Back to the Middle
Este tema sigue la misma linea de Sleepwalking. Sin embargo, “Back to the Middle” tiene más groove. El coro de la canción tiene un wurlitzer… eso nada más la convierte en una de las mejores del disco.

Monomania
La pieza empieza con feedback y cuando arranca queda claro que será una de las favoritas, no solo del disco, sino que de la colección completa de canciones. Aquí lo que hay es puro rock n’ roll con melodía y mucha distorsión por cinco minutos y veintiún segundos. El outro, que dura poco más de la mitad del tema, se queda con Bradford repitiendo “Mono-monomania, mono-monomania”, mientras las guitarras revientan en puro ruido y te agarran el estómago hasta que se acaba.

Nitebike
Bradford, el sutil delay en la voz y la guitarra acústica es lo único que hay aquí. “Nitebike” encaja muy bien luego de la pela que te da “Monomania”, y te prepara para el final del disco.

Punk (La Vie Antérieure)
“For a month I was a punk, for a month I had no luck”, “For a week I was weak…”, “For a year, I was a queer”, son líneas recurrentes en el tema de clausura del disco. El ritmo de esta es midtempo, constante y cuadrado, las guitarras eléctricas tienen poca o nada de distorsión, y la guitarra acústica es la que lleva a todo el mundo de la mano. “Punk” es un poco hipnótica porque el ritmo y la intensidad de la misma no cambian mucho. Lo que te patea al final es un ataque de ruido sobre la instrumentación fija.

Monomania definitivamente es el disco en el que Deerhunter suenan más seguros de sí mismos. Parece como si hubiese sido grabado en un sótano oscuro, en el que los integrantes dejaron todo ir en confianza y sin filtro. Aunque tiene momentos de locura, la banda está en total control de todo lo que está haciendo. Por otra parte Bradford y Lockett se escuchan muchos más sueltos en la voz. Antes cantaban un poco tímidos. En Monomania no tienen miedo a lanzarse por caminos más dinámicos. Hagan la prueba. Escuchen como cantan en Halcyon Digest y Microcastle, y luego vuelvan a Monomania.

Este es un disco de rock n’ roll divertido, profundo y variado. En mi opinión, esa es la clave para que un álbum siempre esté en rotación.

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.