En el cine: I Am A Director

Comparte:

Los estrenos de películas puertorriqueñas en pantalla grande siempre traen consigo un delicado ejercicio: balancear los deseos de que el mismo sea un éxito contra la (usualmente) inevitable realidad de que no va a ser muy buena la película… Son pocas las veces que he salido de la sala del cine realmente satisfecho con un trabajo cinematográfico hecho aquí – y no seré el único. Claro que hay cortos, videos musicales, documentales y otros proyectos audiovisuales que son espectaculares; una muestra auténtica del talento que existe en la isla. Pero en cuanto a largometrajes se refiere, pocas veces se ha traducido ese talento en un producto de calidad, por diversas razones.

La mayoría de las veces es debido a guiones mediocres que se tratan de arreglar mediante inyecciones de dinero. Es una mentalidad que razona que si la gente paga por ver películas malas de horror y acción de afuera harán lo mismo si están hechas aquí. Un pensamiento fallido que únicamente logra el despilfarro de fondos a beneficio de unos pocos y le quita oportunidades a otros proyectos. Además crea un malestar en la audiencia que espera algo de calidad (o por lo menos entretenido) por el dinero que van a gastar. Las cintas más populares de los últimos años (Talento de barrio, Que joyitas, Broche de oro) no serán ejemplos de cine perfecto, pero conocen a su audiencia, conocen sus expectativas, y brindan lo esperado. Una manera aburrida de hacer cine, quizás, pero tampoco intentan ser lo que no son. Hay algo admirable en eso.

Este mismo conflicto entre lo que uno es y lo que uno quiere ser (o igual, lo que uno cree que es) es central para I Am A Director, la más reciente cinta de Javier Colón Ríos, que logró parte de su financiamiento a través del popular sistema de “crowdfunding”, Kickstarter. La película, realizada al estilo “mockumentary” o de documental ficticio, le sigue los pasos a Carlos (Carlos Marchand), un cineasta primerizo que anhela hacer un filme al estilo Hollywood pero en Puerto Rico. Además de ser un comedia genuinamente graciosa, I am a Director triunfa en satirizar el proceso mental de muchos que se creen que hacer cine es cumplir con unos estándares artificiales basados en las inmensas producciones americanas. Ese deseo de hacer algo más allá de su alcance, de querer “cagar más arriba del culo”, es la ruina de muchos directores/guionistas y le trae serios problemas al protagonista.

En este caso Carlos tiene la suerte de tener como compinche a Joa (Joa Tous) productora quien lo ayuda a conseguir lo necesario para realizar su filme mientras lo intenta anclar a la realidad. Es la dinámica entre ellos, la ambigüedad de su relación que a la vez fluye tan natural y tan fácil, que empuja el filme. Tous hace un papel encomendable como el apoyo incondicional de Carlos; uno siente la felicidad de ella cuando logra darle buenas noticias, deseosa de complacerlo como buena amiga que es. Marchand por su parte se vive su papel a lo máximo. Hubiera sido facil exagerar todo lo que lo hace un personaje excéntrico: las inseguridades y las manías que lo caracterizan. Pero lejos de ser excesivo en sus arrebatos e histérias, es bastante restringido lo cual lo hace aún más gracioso. En una cinta con muchas cosas positivas, la actuación de Marchand es lo sobresaliente.

La búsqueda de financiamiento y ayuda para completar el filme lleva a Carlos y Joa a varias situaciones comiquísimas. Los “cameos” del músico Millo Torres, el queridísimo director Jacobo Morales y la actriz y comediante Lillian Hurst demuestran el nivel de ineptitud de Carlos, al punto de que nos cae bien por ser tan imbécil y obstinado. Marisé Álvarez, Efraín López Neris y Luis Gonzaga contribuyen personajes secundarios sólidos que añaden a la historia sin distraernos de lo principal.

Colón Ríos hace excelente labor como director y particularmente como guionista. El diálogo no es forzado ni artificial y cuaja perfectamente con la trama y el estilo de la cinta. Colón Ríos también explora las ansiedades que sufre un cineasta cuando decide tirarse de lleno a un proyecto y como los vaivenes de una producción pueden dañarle la mente a cualquiera. De igual manera demuestra que si es un proyecto genuino y de corazón, vale la pena sufrir los sinsabores.

I Am A Director no es la mítica “gran película puertorriqueña” que muchos cineastas intentan. Es una excelente comedia que es honesta sobre quienes somos, como industria y como país, y lo difícil que es sobresalir en una cultura donde se celebra lo mediocre. Anteriormente en este espacio he criticado la trillada y manipuladora frase de “Apoya lo de aquí” como estandarte de trabajos que buscan apelar a lo más bajo para lograr éxito. No se debe apoyar lo de aquí simplemente porque es de aquí, se debe apoyar si es bueno. Da gusto poder apoyar I Am A Director por las razones correctas.

tres estrellas y media

.

I Am A Director
86 min | Comedia

Director: Javier Colón Ríos
Carlos Marchand, Joa Tous, Marisé Álvarez

• Véanla • Si quieres reirte mucho; por las actuaciones, particularmente de Carlos Marchand; porque la tanda de Iron Man 3 seguro estará llena.

• Evítela • Si no te gustan los ‘mockumentaries’; o quizás no quieres pasarla bien en el cine… Pero… ¿Dónde está el Orgullo Boricua ahora?

Exhibiéndose desde el 9 de mayo en Caribbean Cinemas de Plaza Las Américas.

Comparte: