En el cine: 42

Comparte:

Durante las últimas décadas, la imagen de Jackie Robinson se ha convertido en una de héroe mitológico, no sólo dentro del béisbol, sino en todo aspecto de la cultura estadounidense. Major League Baseball (MLB) se ha dado a la tarea de enaltecer los logros de quién fue un excelente pelotero y un valiente pionero; un tipo de semi-dios que logró adentrarse a un mundo exclusivamente blanco y sobresalir en él. La figura de Robinson es digna de admirarse y su historia, esperanzadora e interesante por demás, debe contarse para que todos las conozcan.

Lamentablemente 42 no le hace justicia a tan importante suceso. En su enfoque por resaltar los momentos más memorables dentro de la misión de Robinson, la cinta no le pone el ojo a la figura de él, con sus fallas y sus particularidades. Lo que 42 nos brinda es una mirada superficial a los acontecimientos más importantes de sus primeros años en el béisbol profesional. Una biografía del montón que no sobresale en ningún aspecto particular, ni siquiera en darnos a conocer al propio Jackie.

La dirección de Brian Helgeland es ingrávida, sin resonancia ni urgencia. Si bien es cierto que la cinta pone en contexto la entrada de Robinson a las grandes ligas, igual peca en frivolizar esa tarea. Aun siendo históricamente correcta en muchos aspectos, 42 los plasma en pantalla de manera azucarada, apta para PG-13. Con todo y que se escucha constantemente el peyorativo “nigger” y hay varias escenas de amenazas físicas y abuso verbal, la cinta no se siente directa ni real. Nunca se siente el peligro inminente que Jackie tenía que sentir todos los días. “El racismo es malo” parece ser todo lo que nos quiere decir el cineasta. Helgeland se recuesta sobre la idea de que el tema es suficiente para cargar la película y hacerla importante. Por el contrario 42 se siente muy liviana, sin miradas profundas al sufrimiento que debió haber sentido Robinson y su familia, sin explorar como ese acto valeroso cambió la sociedad de esa época ni sus repercusiones en el futuro. 42 se encuentra en un entre medio que la hace totalmente inefectiva. La cinta no hace lo suficiente para transmitir la idea de Robinson como leyenda, pero tampoco comunica la realidad humana del mismo.

Chadwick Boseman como Jackie trabaja lo que le dieron en el libreto de manera respetable. Tiene carisma y buen sentido del humor, mas no sobresale en los pocos momentos donde se necesita pesadez emocional. Lo único que se puede mencionar sobre la actuación de Harrison Ford es que protagoniza a Branch Rickey, gerente general de los Dodgers quien contrata a Robinson y lo lleva a las grandes ligas.

Las escenas dentro del terreno de juego están bien hechas, inclusive son lo único que mantienen la atención de la audiencia. Pero con duración de 2 horas y 8 minutos, la película sufre de momentos pausados que no mueven la trama hacia adelante. La banda sonora es la misma banda sonora que hemos escuchado miles de veces: repetitiva, predecible e insoportable. 42 es un ‘biopic’ estándar. No nos da trasfondo, no nos profundiza en el personaje principal, no nos ofrece nada que no podamos obtener leyendo un libro o viendo un documental. Entretiene un poco, pero no lo suficiente para recomendarla.

dos estrellas

.

42
128 min | Drama, Biografía, Deportes

Director: Brian Helgeland
Chadwick Boseman, Harrison Ford, Nicole Beharie

• Véanla • Si no conoces nada sobre la historia de Jackie Robinson; por las escenas dentro del parque de pelota.

• Evítela • Si buscas algo más sustancial en torno a la figura de Robisnon; para no ver otro ‘biopic’ del montón.

Exhibiéndose ya en las salas de Fine Arts Café Miramar y Popular Center.
.

Comparte: