Reseña: The Ghetto Brothers – “Power Fuerza”

Comparte:

Por: NaturalBornCritic, Editor en Jefe, malavidabuenamusica.com
Especial para Puerto Rico Indie

Ser un fanático empedernido del rock n’ roll, en mi experiencia particular, tiene un gran sinnúmero de paralelos con el sexo. Tanto en el sexo como en la música, hay ocasiones en las cuales participas sólo por luego tener una historia que contar. Hay veces en las cuales el experimento vale la pena y tu sentido de aventura rinde frutos valiosos. Sin embargo, en otras ocasiones, tirarse la misión te sale caro y terminas vacío, con un sentido de arrepentimiento inescapable. ¿Pero no por eso vas a dejar de hacerlo, verdad? Exacto.

Hace varias semanas se me asignó la faena de escribir un review sobre el reissue del LP Power Fuerza de los Ghetto Brothers. Quizás para muchos de ustedes ese nombre no les diga nada ni les cause emoción. Admito que yo, un nerd hardcoroso del rock subterráneo de los 70’s, no había escuchado la música de Ghetto Brothers. De hecho, mi conocimiento sobre ellos se limitaba a lo que me habían dicho varias amistades coleccionistas de discos: “si ves el LP de esa gente en una tienda de discos usados, cómpralo sin pensar”. Ese disco, originalmente publicado de forma independiente en 1972 y considerado una valiosa rareza en el mundo de los coleccionistas ha sido recientemente rescatado de las bóvedas del ólvido por el sello Truth and Soul Records, basado en Brooklyn, NY.

La historia de la banda es el mejor anzuelo para captar tu atención. De hecho, no sería dificil imaginar una película basada en Ghetto Brothers y, particularmente, en su lider, Benjy “Yellow Benjy” Meléndez. Pero en lo que escriben la película y la filman, les voy a contar – de forma condensada, para que no se me aburran:

Ghetto Brothers, en origen, no era una banda de rock n’ roll, si no una ganga callejera del Bronx de finales de los sesentas y principios de los setentas. Pero contrario a otras gangas de la época, la razón de ser de esta gente no era aterrorizar a los residentes de la ciudad de Nueva York en las aceras y estaciones del subway. Aunque sí tuvieron algún historial delictivo, los Ghetto Brothers, cuya membresía se componía de puertorriqueños de primera y segunda generación residentes de NYC, eran principalmente motivados por sus inclinaciones políticas y humanistas, particularmente por sus ataduras al movimiento pro-independencia en Puerto Rico. Además, promovían mantener sus vecindarios en paz, intentando erradicar la droga y la pobreza de las comunidades de puertorriqueños y negros residentes del Bronx. Su proceder no favorecía la violencia callejera ni el crimen común, y las inclinaciones artísticas de su co-presidente, “Yellow Benjy” Meléndez y varios de sus hermanos, los hacían una anomalía en el mundo de las gangas.

El asesinato de uno de los miembros de la ganga, Cornell “Black Benjy” Benjamin, a mano de otras gangas de la época, abrió la posibilidad de una ola de violencia motivada por la venganza. Contrario a lo usual, Ghetto Brothers no buscó venganza alguna, asi propiciando algo nunca antes visto en la ciudad de Nueva York, una tregua entre gangas. Para celebrar, los Ghetto Brothers comenzaron a tocar en vivo en las aceras del Bronx, invitando a todos los integrantes de gangas rivales, y así dando vida a los block partys que luego vieron el hip-hop nacer. De hecho, entre los asistentes a esos shows callejeros de Ghetto Brothers estaba un joven miembro de la ganga The Black Spades, conocido posteriormente como Afrikaa Bambataa. ¿Qué cojones, verdad?

Anyways, durante esas tocadas callejeras, la agrupación captó la atención de un puertorriqueño llamado Ismael Maisonave, quien era propietario de una tienda de discos. Este caballero también operaba un pequeño sello disquero, Salsa Records, y ofreció a los integrantes de la banda, quienes ya sumaban ocho en total, a grabar un LP. Luego de practicar intensamente por espacio de casi un año, la banda grabó todo el material que forma parte del disco en una sola sesión. Ese disco, el cual fue editado de forma limitada, rápidamente se convirtió en una pieza de colección. Este reissue ahora nos da a todos la oportunidad de finalmente escuchar la música detrás de la historia.

Al igual que te sucede con esa chica o chico con quien te vas de la barra una noche loca, Power Fuerza suena mejor en teoría vis a vis a cómo se siente una vez lo pruebas. La música no es necesariamente el tipo de rock n’ roll que yo más disfruto; las letras son poco originales y las melodías poco inventivas. No hay un sólo coro que, a mi juicio, valga la pena cantar – de hecho, las mejores canciones son todas instrumentales. En general esta banda, quien suena como una especie de latin funk rock Santanoso (pero con menos habilidad técnica) con melodías doo-wop, no es algo que a mí me interesaría si fuesen una banda local contemporánea. Pero ese, queridos niños, no es el enfoque adecuado. Un disco como éste es una radiografía sónica de un momento específico en el tiempo y, particularmente, en la vida de las personas que lo vivieron. It’s not about you, it’s about them.

Enteramente a su crédito, los Ghetto Brothers tocaban de corazón. Y como muchos ya saben, la sinceridad, en cualquier expresión artística, es aún más importante que la habilidad técnica. El parecido a Santana aparenta no haber sido intencional, ya que los integrantes sobrevivientes de la banda han dicho que, cuando escribieron estas canciones, no habían aún escuchado la música del ídolo hippie. Le creas o no, los muchachos estaban siguiendo un propósito mayor, uno mucho más noble y admirable que un deseo vano de ser un rock star. Al crear y tocar esta música, los Ghetto Brothers llevaban un mensaje de paz en las calles del Bronx, de liberación nacional para nuestra isla, de igualdad de derechos para clases minoritarias y, más que cualquier otra cosa, de amor.

Y el rock n’ roll, al igual que el sexo, siempre es mejor cuando hay sentimientos envueltos…

Rubén mantiene el blog Mala Vida Buena Música y es uno de los organizadores detrás de la serie de eventos El Independiente. En algún momento escribirá su propia bio, pero por ahora esto es suficiente.