Reseña: Chente en el Miami Improv

Comparte:

Foto: Eddie Vega

Por: @RauliuxRaulix | Especial para Puerto Rico Indie

He tenido el placer apestoso de conocer a Nerdote (Vicente “Chente” Ydrach, mitad del dúo de comedia ESOEZ) desde hace ya varios años. Nos conocimos intentando correr patineta cuando estábamos en la escuela superior, fuimos pareja consensual detrás de los toca discos por un tiempo y nos consagramos como dupla creativa en una agencia de publicidad. Si hay algo que te puedo decir de este chamaco chabacano es que, el tipo tiene cojones. Se atreve a lo que sea. La vergüenza la deja en la gaveta entre los calzoncillos chillaos‘ y las medias “especiales”. Hablemos entonces de su primer standup en inglés, ocurrido el pasado 19 de febrero en la ciudad condal de Miami.

Tan pronto se monta en mi carro, comienza el calentamiento comédico. Aparentemente su nuevo gimmick es añadir una “L” al final de las palabras. Es algo bien locol y sin sentidol pero comicol cuando él lo hace – no cuando yo lo escribo. El destino final de la noche era el Miami Improv, un club de comedia hecho y derecho que ha visto desde Andrew Dice Clay hasta Pablo Francisco. Cada martes el Miami Improv abre sus puertas a comediantes amateur, con la condición de que al menos 10 personas te vengan a ver a ti específicamente. ¿Entienden el plan?

Eran las 7:45 de la noche cuando llegamos. En las afueras del club habían al menos 20 comediantes amateur (o desempleados como les dice mi mamá) que se le pegaban a todo el que se acercara a la boletería para tratar de reclutarlos como invitados y así cumplir con su couta de 10. Se nos acercaron varios y mi respuesta era un simple: “I come to see this guy right here.” Mi esposa y yo nos registramos, cogimos los boletos y nos sentamos afuera con Nerdote un rato. Él sacó el cementerio de chistes que tiene por libreta y empezó a practicar en su mente. Era como ver a Don Omar haciendo el papel de Eminem en 8 Mile. Era algo fantasticol. Pero decidimos entrar y dejarlo que siguiera con su aparente ritual pre-show.

Comenzó el show y con la poca señal que como acto de magia entró a mi celular, me llegó un mensaje de texto: No go. Los 10 cabrones que le prometieron venir a ver su debut de dama de Caparra no llegaron. Fue un bajón pero se lo sacudió de encima y como nene chiquito que no lo dejaron salir a jugar, se sentó a ver a los demás actos. El primero fue una reverenda mierda. Inmediatamente le volvió la carita de cabrón que estamos acostumbrados a verle. Vengol ahora, me susurró un poco muy cerca al oído.

Seguían saliendo comediantes, muchos de ellos con más de 30 invitados en el público – algunos más graciosos que otros. Pero ya yo me quería ir… después de todo, yo fucking vine a ver a Nerdote hacer su debut como comediante de standup en ingrish. Es entonces que sale el anfitrión de la noche y dice: “This next guy is from Puerto Rico and it’s his first time doing standup in English. Give a round of applause for Chente!” El cabrón lo consiguió. Le dieron el espacio. Ahora le tocaba soltar todos sus cartuchos y poner ese inglés de escuela privada en acción. Este era su momento de los pies en la tierra y sus zapatos en La Gloria.

Se paró en el stage y se presentó. Ya el anfitrión le había hecho la mitad del trabajo al decir que el inglés no era su primer idioma y que era su primera vez en el stage. Arrancó con un chiste bien corto – ni una carcajada. Estoy seguro que entró en una histeria interna como la que le entraría a Lou Briel si en Pitusa dejaran de vender chancletas. Pero por fuera lo que se veía era un tipo con tres veces la fortaleza emocional de Peter Hans. Continuó su rutina con un chiste sobre San Valentín y tan pronto lanzó el primer punchline: BOOM! Risitas colectivas.

Le siguieron cinco minutos sólidos, sacando risitas aquí y allá con su peculiar acento de boricua hablando inglés. En un momento se le olvidó dónde estaba e intentó decir “a menos que seas una tremenda fucking puta”, y pues, en inglés no suena tan bonito… Pero se rescató de inmediato con un bit sobre lo pendejo que te hacen ver a veces los sorbetos. Terminó su rutina y se fue aplaudido por el público.

Ya terminado el show y fuera del Improv, se le acercaron otros de los comediantes y gente del público a decirle lo mucho que disfrutaron su rutina. El muchachito estaba flotando en una nube de melaza. ¿Y yo? Pues igual. Orgulloso de los cojones que acababa de mostrar el pana, los cojones de pararse frente a un grupo de gente que no conoce, en otro país que no es el suyo y a hacernos reír en un idioma que tampoco lo es.

Chente, eso fue un Triunfol™.

¿El único que se está riendo es @RauliuxRaulix? Foto: @nonamepatsy

Sobre el autor: Rauliux Raulix es un tipo lindo, talentoso y humilde. Dejó de ver baloncesto cuando se retiró Jordan, orina sentado y se pasa los días escribiendo cositas en una agencia de publicidad. No seas maceta y síguelo en Twitter: @RauliuxRaulix.

No se pierdan a Chente en “Comedia porque sí” el 1ro de marzo.

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.