Netlabels: El reino insólito de Mamushka Dogs

Comparte:

Por: Amaya García | Especial para Puerto Rico Indie

La personalidad de un netlabel depende muchísimo de las ideas y propósitos de sus creadores. Anteriormente presentamos un perfil del netlabel chileno Michita Rex: una suerte de respuesta a la estética pop que domina la escena musical chilena. Ahora les presentamos algo completamente diferente desde el país vecino, Argentina. Su nombre es Mamushka Dogs, el “love child” de Luciano Banchero y Leandro Pereiro; dos artistas de la escena bonaerense que, a “falta de plata para editar discos materiales,” como publican en un manifiesto en su página web, utilizaron el potencial del Internet para dar a conocer nuevos artistas de la escena local.

Mamushka Dogs comenzó en el 2005 como otro blog más de mp3, la novedad siendo que no sólo publicaban discos con enlaces para descarga gratuita, sino que también se daban a la tarea de hacer algún tipo de reseña/crítica sobre lo que estaban promocionando. Piensen: un trato tipo Pitchfork, pero con links. En el año 2007, Banchero y Pereiro convierten el blog en un sello discográfico virtual “dedicado a difundir, de manera libre y gratuita, obras de algunos de los artistas más interesantes y talentosos de la escena emergente argentina,” según los creadores. De ahí que Mamushka Dogs se ha vuelto la disquera “go-to” para fans de la buena música independiente, al igual que artistas establecidos y artistas nuevos de la escena citadina que quieren difundir producciones de calidad de manera gratuita.

A través del trabajo de curación de Mamushka Dogs, Banchero y Pereiro han demostrado, no sólo su impecable oído para la música independiente, sino también su habilidad de presentar un paquete completo que vale la pena explorar, no sólo para los fans de la música sino para los artistas también. Mamushka Dogs no sólo se dedica a tareas de producción de sonido, sino que también se enfocan en presentar trabajos de arte gráfico de excelencia para acompañar sus producciones. Si nos quejábamos de que el mp3 había masacrado el diseño de tapa de un disco, Banchero y Pereiro nos regresan el valor del producto artístico completo, ya que muchos de los discos editados por el sello vienen con un paquete digital con arte incluido.

El catálogo de este sello discográfico es bastante variado. Al contrario de la propuesta de Michita Rex, enfocada más en el pop oscuro y la música electrónica experimental, Mamushka Dogs trae un amplio espectro de sonidos de la escena bonaerense. El sello edita discos que van desde el indie pop y el rock, hasta propuestas de puro mashups y cumbia digital. En el roster de la disquera se encuentran Banda de Turistas, The Peronists, Go-Neko!, Javi Punga, Blittish Airways y Sobrenadar, entre otros.

No muchos sellos pueden decir que siempre editan discos de calidad y promocionan propuestas por las cuales pondrían su cabeza en un picador. Cabe destacar que esta disquera virtual forma parte del selecto grupo que puede decir que todos sus artistas producen música de calidad. Una de las mejores propuestas de la disquera la trae el músico Javi Punga, a quien la palabra polifacético le queda un poco corta. Comenzando su travesía con la banda de mashups Pungatroids, el artista se convirtió en un cantautor bonafide con el triple álbum, El Árbol de la Vida. Según información publicada en la página del sello, el disco fue grabado a lo largo de tres años y cada parte representa “un concepto y un ánimo diferente”.

La música de Punga es bastante difícil de categorizar, ya que su estilo oscila entre pop melódico hasta rock influenciado por la onda británica de los años 90, en específico el sonido de Blur. Aunque también su estilo puede caer dentro de la estética del rock nacional. Su última producción, El amor es todo, es una colección de canciones de amor bastante intensas disfrazadas con un sonido increíblemente dulce.

En el otro espectro musical encontramos a Blittish Airways: una propuesta experimental que vacila entre el industrial, el glitch, el glam y el electro. En su disco The Clonnation Lab Project, Blittish Airways hace uso de riffs distorsionados, samples de sonidos cotidianos -tales como perros, teléfonos, pistolas, etc.- para crear un ambiente sonoro oscuro y desconcertante, pero a la vez listo para cualquier pista de baile descabellada.

En una onda similar podemos encontrar a Sobrenadar, otro proyecto de electrónica experimental. Aunque Sobrenadar lleva varios años en la escena argentina, fue recientemente que Mamushka Dogs reeditó su disco 1859 en una edición especial. La música de la artista pudiera describirse como un cruce entre shoegaze y pop. 1859 es un disco bastante impredecible, que lleva al oyente por un viaje a través de diferentes atmósferas y “moods”. Sin mencionar el piano recurrente en la grabación, que le da una personalidad bastante única.

Pudiera seguir hablando de todo el roster de la disquera, ya que es altamente recomendable, pero el espacio traiciona. Además, el resto es de ustedes para descubrir. Cabe destacar que aparte de su labor digital, en el mundo real Mamushka Dogs se han encargado de crear un enlace con la escena local en Buenos Aires a través de los ciclos de música en vivo Mamushka Dogs Summer Showcase y otros espacios donde promueven la música de sus artistas. Banchero y Pereiro también hacen labor de prensa e incluyen constantemente propuestas de diseño gráfico en su página web (que, de veras, está bien chula). Próximamente, esperan romper fronteras internacionales.

Pueden descargar música de todos los artistas del catálogo de Mamushka Dogs en www.mamushkadogs.com.ar.

Amaya también colabora con las publicaciones Frecuencias Alternas y Sounds and Colours.

Escritora y periodista eternamente freelance, con un amor hacia la cultura de la música que raya en lo impropio. Siendo una persona terca y pasional, cuando me gusta un disco o una canción, los toco en repeat hasta que me harte y los re-descubra años después, de manera aleatoria, en mi carro a las 3am, probablemente sola o junto a gente bien extraña.