En el cine: Taken 2

Comparte:

Que bueno es cuando una película aparece de la nada y resulta ser una agradable sorpresa. Eso fue lo que le sucedió a muchos en el 2008 cuando salió Taken, un filme super sencillo que apeló a las masas, dio lo que prometió, y dejó a todos satisfechos. La historia debió haber terminado ahí. Pero recaudó $200 millones más de lo que costó, así que una secuela era inevitable.

En cambio Taken 2 no es agradable. Taken 2 es el resultado de saciar una necesidad en la audiencia sin preocuparse por la calidad; un esfuerzo sumamente vago de parte de los involucrados. Esta indiferencia es evidente durante toda la cinta que termina siendo aburrida, tediosa y monótona.

Bryan Mills (Liam Neeson) sigue retirado de la CIA pero trabajando en la empresa privada como seguridad para gente adinerada. Al acabar una misión en Turquía, invita a su hija Kim (Maggie Grace) y su ex-esposa Lenore (Famke Janssen) a pasar unas vacaciones allí con él. Mientras tanto los demás miembros y familiares de la ganga que raptó a Kim en la primera película buscan vengarse de Mills y planean la captura de toda la familia. Una premisa sencilla y obvia pero aceptable.

El gran problema de esta película es que no ofrece lo que uno está buscando: Liam Neeson pateando traseros. La original estableció a sus personajes en los primeros 30 minutos y después nos dio una hora de acción dinámica, sin pausa para coger un respiro y con un pacing excelente. Esta secuela carece de todo eso. Las secuencias de acción son aburridas y mal hechas, la tensión completamente ausente, y el ritmo del filme desciende a un letargo abrumador.

La dirección de Olivier Megaton (¿en serio?) es chapucera, ni hablar de la edición que no permite que una toma dure más de cinco segundos. El guión, como es de esperarse, parece que lo escribieron en el vuelo de camino a Istanbul. Las actuaciones son tan desinteresadas que a uno no le importa si se salvan o no. Pareciera como si todo el elenco y el crew grabaron la película mientras disfrutaban de unas vacaciones pagadas por el estudio. [¿No es así que funciona la industria? -ed]

Lo único bueno que se le puede atribuir a Taken 2 es que, en sus mejores (¿peores?) momentos, podemos considerarla cómica. No creo que fuese la intención del director, pero no hay otra manera de apreciarla positivamente. Así que verla a lo Mystery Science Theater 3000 quizás valga la pena, aunque no recomiendo que lo haga en el cine por respeto a los demás.

En una cinta de acción que falla en brindar acción, hay muy poco que se pueda elogiar. Al colgarse en su único cometido, lo que permanece son 90 minutos de Liam Neeson cobrando $10 millones, de Famke Janssen luciendo atractiva, de Maggie Grace siendo insoportable y de Rade Serbedzija haciendo de villano por vez número 3000. O sea, 90 minutos de nada. Si usted vio Taken y le gustó, no espere ver lo mismo en esta cinta; es un copia de una copia de una copia mal tomada. A menos que esté preparado a reírse, le recomiendo que evite la secuela y vea la original de nuevo.

una estrella y media

.

Taken 2
91 min | Acción, Drama

Liam Neeson, Famke Janssen y Maggie Grace
Director: Olivier Megaton

• Véanla • Si Liam Neeson te obliga (qué remedio…), o si tienen ganas de reírse.

• Evítenla • Si buscan una experiencia similar a la primera; si quieren ver una película de acción buena.

Exhibiéndose ya en las salas de Puerto Rico.
.