Entrevista: Eduardo Alegría, en la Esquina Periferia

Comparte:

UPDATE: DISFRUTA DE ALEGRÍA RAMPANTE EN SESIÓN DE ESTUDIO EXCLUSIVA PARA ARCHIPIÉLAGO DE PUERTO RICO INDIE.

Alegría Rampante. El nombre del nuevo proyecto musical de Eduardo Alegría fue el primer indicio de que, evidentemente, había superado aquello – “aquello” siendo la ruptura del grupo que le dio a conocer a nivel internacional (incluyendo algunos rincones de Puerto Rico). “Yo no he estado en ninguna otra banda o proyecto musical que no sea Superaquello… La mancha de plátano de “Aquello” es bien fuerte”, nos cuenta Eduardo, más sin embargo, su nueva colección de canciones – Se nos fue la mano – nos invita a explorar un mundo distinto, muy personal, y creado con nuevos colaboradores.

A principios de mes tuvimos el honor de presentar la primera grabación de este ciclo de canciones, la hipnotizante “Esquina Periferia” – donde el perro sato duerme / bajo la sombra escondido (descárgala aquí). Ahora aproximándonos al lanzamiento del segundo tema de Se nos fue la mano – y como preámbulo a su participación en la serie de vídeos de Puerto Rico Indie, Archipiélago – aprovechamos para conversar con Eduardo acerca de su prometedor proyecto.

PRI: Eduardo, hablemos sobre Se nos fue la mano. ¿En qué consiste el proyecto? ¿A qué corresponde su creación? ¿Quienes participan en él?

Eduardo Alegría: El proyecto consiste de seis canciones que, por sus temáticas, me sugerían una narrativa… Yo soy muy cuentero y no me pude resistir a enfatizar una relación entre ellas. Las canciones se sostienen bien por sí solas, pero me pareció que juntas se convertían en algo más poderoso.

Claro, no será hasta la culminación del proyecto en un producto físico que se verá cómo funcionan en su totalidad, pues cada canción será lanzada sola en secuencia, durante los próximos meses… Cada una acompañada de una imagen diseñada por Omar Banuchi. El EP incluirá las seis canciones – quizás algunos bonos – y todo el arte desarrollado por Omar.

En las grabaciones tienes a Kristian (Harry Rag) Prieto en las guitarras; a Juan Antonio Arroyo (Fantasmes) en los bajos; a Jose David Pérez (Manjar De Los Dioses y Circo) en las baterías; y a mí en voces y teclados. Par de tracks tienen a otros músicos invitados, pero eso lo revelaré más adelante.

PRI: ¿Por qué lanzar el trabajo de esta manera – una canción al mes – para luego compilarlas? ¿Qué ventajas le ves? ¿Trabajaste todas las canciones al mismo tiempo o estarás desarrollando el material de mes a mes?

EA: Pensé que sacar las canciones así, revelando la narrativa del EP poco a poco, podía ser algo interesante para el que esté en las de escuchar de esa manera… A mí me encanta este tipo de cosa, “concept albumish”.

A la vez, lo veo como una manera de ir manufacturando una historia del proyecto Alegría Rampante, a través de este proyecto extendido… de esta seducción extendida. Esto no es un polvito ahí de una noche. ¡Si quieres venirte conmigo vas a tener que esperar! Jajaaa…

Todas las canciones son bien diferentes, una de la otra, y hay un desarrollo… Las últimas canciones son enormes. Hubiera sido quizás más astuto escoger esas canciones más masacote, y soltarlas alante. ¡Pero coño, me encanta complicarme la vida y hacer las cosas al revés de los cristianos! Soy un romántico empedernido.

PRI: ¿Qué nos puedes adelantar sobre el hilo temático que corre a través de Se nos fue la mano?

EA: Siento que estamos despertando colectivamente de un hang over épico, después de la debacle económica del 2008. Estamos horrorizados viendo el saldo de tantos años de exceso, y enajenación.

Me veo a mí, y a tantos de mis amigos, ajustándonos a una realidad muy distinta… Ajustándonos a vivir en un ambiente de mucha precariedad, e incertidumbre… Bueno, nosotros los artistas ya conocemos esta precariedad, pero ahora es algo muchísimo más generalizado… El riesgo, la apuesta, es mayor.

PRI: ¿Y qué nos puedes decir sobre el tema que compartiste con nuestros lectores, “Esquina Periferia”? ¿Alguna historia que puedas compartir sobre su creación, ya sea de cuando lo escribiste o cómo se produjo?

EA: Los versos, y una versión primitiva del coro, existen desde hace muchísimos años – pero la melodía y fraseo eran bien distintas… Bastante pendeja, jeje… Por eso nunca entró a Superaquello. La melodía final también existía independientemente desde hace muchísimo tiempo.

Es una melodía que improvisé una noche, silvando en la escalera “reverb heavy” del desaparecido Teatro Estudio Yerbabruja… Fue un “download” fulminante que me sorprendió, y a través de los años me mantuve silbándola para nunca olvidarla, esperando el momento en que le tocara convertirse en algo más completo.

En el 2011, cuando comencé a desarrollar mi espectáculo teatral Esquina Periferia, vi la posibilidad de casar aquella letra con esta melodía… Termino convirtiéndola en el “title track” del espectáculo, y aquí la tienen ahora sosteniéndose por sí sola.

Otro detalle interesante es que la canción es una especie de respuesta, o mejor dicho, la canción conversa con una canción de Future Bible Heroes que se llama “Death Opened A Boutique”.

PRI: Muy ligado a las canciones que componen el proyecto, van una serie de imágenes creadas en colaboración al artista Omar Banuchi – un aspecto del consumo de música que se ha perdido un poco en el ámbito digital, sin embargo aquí está nuevamente reforzado. ¿Por qué reforzar esa relación entre música e imagen? ¿Qué te atrajo al trabajo de Omar? ¿Qué le añade a tus canciones?

EA: Fue precisamente lo de que cada canción estuviera acompañada por su propia imagen, lo que me convenció de hacer el proyecto. Era bien importante que todo el proyecto tuviera la misma estética visual, por eso de apoyar a la narrativa del EP. La idea es ir adentrándote poco a poco a este mundito que estamos creando, donde se desarrolla Se nos fue la mano.

Tambien tengo que admitir que soy muy, muy afrenta’o – ¡y me encantaba la idea de tener seis portadas en vez de una! Tuve la suerte de que a Banuchi le encantó la idea también. Ésta fue mi manera “fucked up” de acceder a esta cultura fragmentada de los sencillos que ha traído el Internet, y a la que yo me resistí hasta los otros días. Pero, como hay una finalidad conceptual, espero que a través de las canciones y sus imágenes pueda ir dirigiendo al escucha a tener la experiencia de apreciar el arte perdido del disco como obra final.

De Banuchi me atrajo mucho lo sugestivo de sus imágenes. Las mejores imágenes de Omar son estos trozos de cotidianidad aislados… Uno no sabe exactamente lo que está sucediendo en ese momento capturado, y eso pone a tu imaginación a correr. Ese aspecto tan sugestivo, y su sentido del humor, son cosas con las que me identifico mucho.

PRI: ¿Y cómo se llevó a cabo la colaboración? ¿Trabajaron las imágenes juntos o fue un proceso de reacción a tus composiciones?


EA: Comencé enviándole a Omar las letras en secuencia de las canciones, acompañadas de demos de ensayo y caseros, para que fuera percibiendo esa narativa que yo intuía. Omar es bien apasionado de los comics, y vio la posibilidad de manifestarse.

Nos reunimos bien de vez en cuando, para tocar base… Yo hablo hasta por los codos, siempre hemorrágico y dramático, pero Omar tiene un temple bien chillin’ y no se asusta. Ja ja. Me escucha, y cuando yo termino con mi huracán, él expone su punto – ¡y tan tan!

PRI: Hace un tiempo conversábamos a través de Facebook sobre la falta de “freakiness” en la música local. ¿Es “freaky” Se nos fue la mano, y cómo?

EA: En una fiesta, después del estreno de Esquina Periferia (el espectáculo, no la canción) hace un año, estaba hablando con un reconocido profesor de la Universidad, y con él me quejaba muy dramáticamente de mi frustración con que mi producción cultural no era muy acogida por la comunidad LGBTT del país.

Después de escucharme, me contesta bien informalmente” “Eduardo, es que tu estás jodido. Tu trabajo no es gay. Tu trabajo es queer“.

Ya de paquete mi trabajo trae unos elementos que me colocan fuera del marco… fuera de la norma… ¡Incluso la norma gay! Toda mi producción a través de los años se caracteriza por darle voz a “los otros”… a los marginados… los “freaks”… y también por una irreverencia muy grande hacia los elementos formales del arte. Claro, entonces siempre estoy buscando identificar eso en el arte que se produce a mi alrededor – y lo encuentro muy poco en la escena de la música local.

A veces me preocupa que veo una especie de conservadurismo en la escena. Como que ahora hay un afán por hacer las cosas “bien”… “correctas”… “Si vamos a hacer X tipo de música, de X espacio y X tiempo, pues tenemos que honrar como es que ellos lo hacen, o lo hacían… Tenemos que ser auténticos”, pareciera ser lo que está sucediendo ahora. Una autentisidad cuestionable, para mí.

Pero bueno, eso es una opinión bien personal y tiene que ver también con venir de un trasfondo multidisciplinario. Siempre estoy buscando ruptura y voces artísticas bien idiosincráticas. En la escena musical aquí, encuentro eso que busco en lo aventurero del espíritu musical de Yarimir Caban (Mima), en lo confrontativo del trabajo de Gisela Rosario (Macha Colón), y en las letras dementes de algunas canciones de Fofé (Circo, Fofé y Los Fetiches).

PRI: ¿Sientes la influencia de tus años en Superaquello en este material?

EA: Yo no he estado en ninguna otra banda o proyecto musical que no sea Superaquello… La mancha de plátano de “Aquello” es bien fuerte. En el estudio LittleBig Audio, cuando estoy trabajando con Nico Linares, se escucha mucho “más Superaquello” y “menos Superaquello”… Francamente facilita ciertas comunicaciones en el proceso. Esa mancha de plátano yo la llevo con muchísimo orgullo.

PRI: ¿Cuándo podremos escuchar el material en vivo próximamente?

EA: Lograr un line-up para en vivo que sea estable ha sido tan fokin retante, por tantas razones… He cogido bofetás “left and right”. Son tiempos bien distintos a cuando Superaquello se formó en el ’97. Está todo el mundo tratando de sobrevivir… de mantenerse a flote… Todos bien a la defensiva con el asunto de los chavos. Y encontrar un grupo de gente que se van hasta abajo contigo no a sido fácil. Especialmente considerando que esto es un proyecto nuevo y requiere de cierta inversión y sacrificio para que flote y comienze a generar.

Gracias a las Diosas, tengo a Kristian que se ha convertido en mi colaborador musical principal – y a Juanto, a Nico, y a Omar también. El line-up final de la banda completa está por verse. Espero tener ya algo formándose como para finales de octubre, porque estoy bien deseoso de comenzar a producir eventos, que es algo que me fascina.

PRI: ¿Compartes con nosotros cuál sería tu “dream line-up” para un próximo concierto de El Independiente?

EA: Quique y Tomas, que deben estar muertos los dos. Liliana Felipe. Diamanda Galás. Macha Colón y Los Okapi. Rescataría el trabajo de Ivette Román, una artista de performance y músico que fue bien importante aquí durante los noventa. Antony Hegarty y Alegría Rampante. Mas ná, cui cui… par de pasajes de avión ahí… Bien económico el evento.

PRI: ¿Cuándo esperamos el próximo sencillo en el ciclo de canciones?

EA: El próximo sencillo, que se llama “Un cuarto más pequeño”, debe de aparecer a mediados de octubre y “Hotel Puercoespín” en noviembre, si logro mantener la maquinaria bien engrasaíta.

PRI: No podemos esperar. Te deseamos mucho éxito con el proyecto y seguiremos muy atentos, escuchando.

EA: Gracias Alfredo, y a todo el crew de Puerto Rico Indie por tanto apoyo a mi trabajo – ¡y al de todos los artistas independientes del país! Abrazos.

En la foto (derecha a izquierda): Eduardo Alegría; Nicolas Linares, ingeniero y dueño de LittleBig Audio; y Juan Antonio Arroyo, bajista de Alegría Rampante.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.