La Chamana: Un tributo a Chavela Vargas

Comparte:

“Los mariachis callaron…” leía el mensaje colgado en la página oficial de Chavela Vargas el pasado 5 de agosto, cuando a sus 93 años, murió en un hospital de Cuernavaca. “A partir de hoy, las amarguras volverán a ser amargas”. Oriunda de Costa Rica, su voz se dio a conocer por todo rincón del mundo comenzando en la década de los 50’s. No fue hasta el 1961 que edita su primera producción discográfica Noche de Bohemia, de la mano de la leyenda mexicana, José Alfredo Jiménez. De ahí participaría en sobre 80 producciones a través de las décadas – ganando a fieles seguidores de su voz, trazando caminos que seguirían otros cantantes.

Es ese legado el que celebran las decenas de artistas que forman parte de La Chamana: Tributo a Chavela Vargas, proyecto digital para descarga gratuita que reúne algunos de los temas más conocidos de Chavela, interpretados por artistas de la escena musical independiente. Participan del proyecto algunos de nuestros favoritos, como Las Acevedo de República Dominicana, con una hermosa versión del “Lamento Borincano”, y la mexicana Carla Morrison.

Escucha a Las Acevedo interpretar “Lamento Borincano” y descarga el resto de La Chamana: Tributo a Chavela Vargas a continuación.

A continuación publicamos el mensaje de introducción al compilado, por parte del escritor mexicano Rafael Saavedra, según aparece en la página oficial de LA CHAMANA.

Chavela Vargas es una intermediaria entre nuestro no-saber-sentir y el no-poder-decir, un espíritu libre entre tanto ser homogeneizado por el exceso de información y “el que dirán” que persiste en la (hiper) modernidad de la sociedad espectáculo. Valiente toda su vida, ha sido capaz de destruirse al enfrentar sus temores y debilidades en una época por demás dura para personajes tan enigmáticos y atrabancados como ella para luego renacer con toda la calma y tranquilidad que dan los años vividos sin miedo al fracaso más estrepitoso. Una mujer muy mujer que canta con un feeling bronco y casi de destierro esas cosas simples que nos quedan doliendo en el corazón. Alguien que, como remarcaba José Alfredo Jiménez, siempre ha estado afuera.

Chavela Vargas ha sido considerada por muchos la voz de la melancolía y el tierno desamparo más genuino. Sí, por supuesto. Pero también es la del atrevimiento andrógino radical y provocador en su costumbrismo de avanzada tan poco habitual en y para las masas, menos enfocado en el sexo y más centrado en el poder simbólico de su presencia y el valor del personaje editado a su máximo grado de sencillez. Ella nunca ha necesitado algo más que su voz para comunicar toda la sabiduría acumulada por el sentir popular y amplificar esos himnos para seres destruidos por el desamor y el abandono. Así, el dolor ha sido/es su única bandera; el canto, su verdad atraviesa-almas en temporada de asesinos.

Chavela Vargas ha sobrevivido a despechos y decepciones con una fuerza desgarradora y ese carácter combustible de la estirpe de artistas que tanto maravillan a figuras como Pedro Almodóvar o Joaquín Sabina. Pasión y folclor renovado, magia y sentimiento en pos de la deconstrucción de la canción ranchera para reconfigurarla en otra cosa, más minimal e íntima, desnuda de artificios y de ese colorido kitsch que ayudaba a ocultar un poco su esencia desoladora. Así, en un quiebre de su voz se traduce nuestro más auténtico sufrimiento; en una pausa para respirar, la emoción contenida del goce pasajero de lo que vendrá: el desencanto o la verdad. Chavela es, entonces, la gran liberadora sentimental, una pre-riot grrrl enfundada en un tradicional jorongo rojo que escucha, observa y cuenta.

Chavela Vargas ha dicho que la música no tiene fronteras, pero sí un final común: el amor y la rebeldía. Aquí y ahora podemos escuchar en “La Chamana” a un grupo de artistas de diferentes latitudes y de distintas intensidades musicales interpretando a su aire temas del repertorio más emblemático de Chavela Vargas. Al hacerlo suyo con el amor y la rebeldía necesarios para tal proyecto, las posibilidades son diversas: canciones para piano bar o el aderezo de los ritmos jamaiquinos, la tonada acústica de bedroom pop o el feeling folk casi susurro, el acercamiento fronterizo o el desenfoque emotivo que roza la perfección. Sé, como Family, que todas las canciones que hemos cantado, todas se dibujan en el corazón. Sí, puedo aceptarlo: yo, como ustedes, soy tan sentimental.

Larga vida a Chavela Vargas, la última chamana. Nuestra Cupaima eterna.

Rafa Saavedra, julio 2012.

Descarga LA CHAMANA

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.