Banda Sonora: La música en los documentales

Comparte:

Imagen del documental “Indie Game: The Movie”

Por: Paolo Grassini

Después de una larga ausencia, regresamos con una nueva edición de Banda Sonora, la serie de posts en donde apuntamos la lupa al arte de componer música cinematográfica. En el caso de este artículo en realidad necesitamos una lupa y que sea GRANDE, porque exploraremos quizás uno de los aspectos más ignorados de la música cinematográfica: las bandas sonoras de documentales.

El deseo de explorar este tema nació durante un intercambio sobre la banda sonora para Indie Game: The Movie, compuesta por Jim Guthrie. Luego de esta conversación me di cuenta de algo: Aunque llevo años escuchando cuanta banda sonora puedo – devorándome la filmografía de grandes compositores del cine (a nivel de escuchar trabajos que fueron rechazados para algunas películas) – es increíble que podría contar con los dedos de mi mano las bandas sonoras de documentales que conocía.

Con esto en mente, surgió el artículo. No es un “expert guide” de las bandas sonoras de documentales sino una reflexión sobre este tipo de música, con la esperanza de que funcione como chispa para destacar el género cinematográfico y tener un espacio para compartir y aprender más sobre el mismo.

La primera clave para entender por qué este género no es más popular: el presupuesto. Casi siempre el mismo es muy limitado para toda la producción. Cuando finalmente se llega a la etapa de musicalizar el filme, por razones de presupuesto, directores y productores optan por usar Royalty Free Music. Aunque es una forma de lograr las funciones básicas del acompañamiento musical, esta música muchas veces no tiene la capacidad para existir como una experiencia sonora aparte del filme.

El segundo y tercer factor a tener en mento son el “voice over” (narración) y las entrevistas – dos elementos frecuentemente utilizados en el género del documental. Estos dos elementos disminuyen las oportunidades musicales y/o limitan sus funciones, a diferencia de las películas de ficción, que son una experiencia mayormente visual.

Lo interesante del documental es que por más diferente que sea en relación a las películas de ficción, el papel de la música sigue siendo el mismo: ayudar a la historia. Esto permite a los compositores utilizar las mismas técnicas de composición que se utilizan para crear música para personajes y eventos de un filme. Un buen ejemplo lo encontramos en la banda sonora de March of the Penguins, compuesta por Alex Wurman. Wurman hace un excelente trabajo musical para colocarnos en tiempo y espacio mientras nos guía emocionalmente a través de la película. La música tiene la habilidad de existir por sí sola – algo admirable en cualquier banda sonora. Otra similar, la banda sonara de Les Ailes Pourpres.

El género de documental está abierto a un sinnúmero de estructuras y formatos, lo que permite una amplia variación que depende tanto del sujeto como de la visión del director. Existen documentales, por ejemplo, que son una experiencia totalmente visual y no utilizan el diálogo. Entre estos se encuentran filmes como Koyaanisqatsi (parte de la trilogía Qatsi) y Baraka. En Koyaanisqatsi la música de Phillip Glass es lo único que acompaña el poema visual sobre la relación entre el ser humano, la tecnología y la naturaleza. De igual forma el trabajo de Michael Stearns para la película Baraka, filme sobre la diversidad de vida en la tierra, funciona como una experiencia sonora similar al documental. Ambos trabajos altamente recomendados.

Quizás una de las mayores funciones de la música en los documentales es establecer el tono y ritmo para la película. Diría que la mayoría de bandas sonoras originales de documentales que he escuchado caen bajo esta “categoría” de función. Aquí comparto algunas de mis favoritas:


Standard Operating Procedure por Danny Elfman
.


Earth Days por Michael Giacchino
.


The Cove por J. Ralph
.

Como pueden apreciar, la posibilidad de música en el género de documental es igualmente amplia que la selección de temas. Con esto los invito a que descubran estas excelentes bandas sonoras y compartan sus preferidas. ¡Yo también quiero descubrir!

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.