En el cine: Un cuento chino

Comparte:

Ricardo Darín, el niño mimado de Argentina, protagoniza el tercer esfuerzo para la pantalla grande del director Sebastián Borensztein – y ganadora del premio Goya a la mejor película iberoamericana en el 2011 – Un cuento chino. Como Roberto, Darín juega el papel de un dueño de ferretería y veterano de las Malvinas con características muy peculiares. Después de la pérdida de sus padres, Roberto se dedica a coleccionar historias absurdas e insólitas de los diarios del mundo – historias sin explicación como mucho de lo que ocurre a diario en nuestro querido país. Roberto es un genio volátil y las experiencias que la ha dado la vida no lo han ayudado a relacionarse mejor con la gente que lo rodea.

Mari, protagonizada por Muriel Santa Ana, es una mujer que vive enamorada de Roberto. Siempre le presta visitas al hombre mientras él trabaja y se consume en su soledad. La coraza y el encierre emocional que tiene Roberto le impide crear algún sentimiento bonito hacia esta mujer pero es evidente que él quiere tratar de relacionarse mejor con ella. Y entonces queda por introducir a Jun, protagonizado por Ignacio Huang. Jun es un chino que llega a Argentina por barco y se extravía en Buenos Aires en búsqueda de su “tapo” (tío). Es cuando el taxista de Jun decide expulsarlo de su taxi que se topa con Roberto y comienza la aventura compartida.

El filme es una comedia llevadera, una historia divertida que la familia se puede disfrutar. Sebastían Borensztein logra exponer con su dirección y guión original parte de la cultura argentina y el carácter de Baires. La estética visual de la cinta le permite recorrer las calles más bellas de la ciudad con gran gusto e incluso mostrar la presencia de la cultura oriental en el país. Por su parte, Ricardo Darín es un actor de primera que nunca decepciona – se puede disfrutar su trabajo en filmes como Luna de Avellanedas (2004), El secreto de sus ojos (2009) y Kamchatka (2002), entre otras. Su actuación se queda con la película. Darín junto a su director logra que el lenguaje físico sea la clave para entender la relación entre Roberto y Jun.

Y aunque el segundo acto de la película me pareció muy largo en lo que se busca la resolución de la situación del chino y me hubiese gustado ver cómo se desarrollaba un poco más la historia entre Mari y Roberto, la cinta logró provocarme varias carcajadas por las ocurrencias de Roberto y Jun. ¿Si es Goya, tiene que ser bueno?

tres estrellas

.

Otro cuento chino: Infernal Affairs (2002) fue adaptada por Scorsese como The Departed (2006)

Un cuento chino | 93 min | Drama
Director: Sebastián Borensztein | Ricardo Darín, Muriel Santa Ana e Ignacio Huang
Exhibiéndose desde el 7 de junio en Fine Arts Café de Puerto Rico.

• Véala • si disfrutas del trabajo de Ricardo Darín y buscas una comedia divertida, llevadera y amena que toda la familia puede disfrutar.

• Evítala • Esa hora y media pasa un poco más lenta a la mitad del filme y no se desarrolla a profundidad la relación entre Mari y Roberto, aunque esto no resulta gran impedimento para disfrutar el resto del filme.

Damián es ingeniero graduado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez; programador de día y cineasta de noche. Actualmente recide en los Estados Unidos, por lo que va a mejores conciertos que el resto del equipo de Puerto Rico Indie con frecuencia.