Entrevista: Juanluis Ramos, director de programación para Reyerta TV

Comparte:

El Internet – y en particular Twitter – tienen una manera peculiar de introducirte a nuevas distracciones, algunas más vitales que otras. En su constante estado de actualización, el acto de leer la cadena de mensajes creada por personas a quien sigues en el servicio hace eco a la experiencia de cambiar canales de televisión. Demasiada información, muy poco de ésta de carácter importante. Y entonces, entre todo ese ruido se filtra un “tweet”, como el LP que salta a la vista en una tienda de discos usados. En este caso era una recomendación de un libro, Reyerta TV, ganador de varios premios de literatura y de portada seductora para el diseñador gráfico en mí.

Y de esa manera curiosa en qué suelen conectarse varios puntos de referencia, resultó ser que Reyerta TV había sido escrito por Juanluis Ramos. Seguidores de Puerto Rico Indie reconocerán a Juanluis como parte del equipo de El Cassette Grabao y uno de nuestros colaboradores. En unos días tenía mi propia copia y en unos más ya estaba leída – sus adictivas mini-narrativas de luchadores profesionales, detectives corruptos, grotescos experimentos, sueños rotos, hijos de actores porno, asaltos a mano armada y demás debidamente consumidos. Altamente recomendado todo.

Entonces surgieron algunas preguntas, que Juanluis amablemente contestó.

PRI: Acabo de leer Reyerta TV hace unos días. Entonces… ¿Dónde uno se subscribe a esto? ¿Es como el Cable TV o más tipo Netflix? Cuéntanos un poco de lo que es y cómo funciona.

Juanluis Ramos: A veces uno se levantaba un sábado por la mañana, en la casa había un sólo televisor, así que  prender el Nintendo no era una opción. Pa’ colmo, afuera estaba cayendo un “sendo” aguacero, so’ tampoco podías salir a correr bicicleta. La única opción que tenías era sentarte frente al televisor y ver lo que tu pai estuviese viendo.

Él se bregaba el caso y te ponía los Ninja Turtles y los veía contigo, pero se acababan y empezaba la novela (porque no sé cuál es el issue de los canales locales en transmitir siempre novelas) y era tu mai la que se sentaba entonces a verla. Tú te quedabas allí al lao de ella porque a escondidas te sentías indignado con el maltrato que la madre del galán le propinaba a Thalia en alguna de sus novelas y querías que se hiciera justicia de una vez y por todas, querías que María la del Barrio fuera la dueña de la casa. Pero también se acababa la novela y empezaban las super estrellas de la Lucha Libre y toda la familia se sentaba a verlas y tú, en silencio, queriendo que El Invader perdiera.

Y justo después empezaba la película del cuatro y te pompiabas bien brutal, porque era una de karate o de pistolas y las patás y los disparos te encantaban. Después llegaban las noticias y ni modo, las veías aunque no entendieras muchas de las cosas que estaban pasando. Tu mamá te llamaba, ibas a comer y al terminar te decía, ahora, ya puedes prender el Nintendo. Por ahí más o menos va Reyerta TV. Pero a fin de cuentas, es sólo un libro.

PRI: La colección fue publicada primero en el 2010 y ahora está en su segunda edición. Y esta segunda edición de Reyerta TV que tengo en mis manos, no sólo es sorprendente porque existe – si no que goza de un diseño y cuidado de edición que nos transmite de inmediato que se trata de una labor de amor. ¿Cuándo y cómo surge la idea de publicarla? ¿Cuántas personas están involucradas en el proceso?

JR: Mira, la idea de publicar el libro surge luego de que una versión preliminar de éste participara y llegara en segundo lugar en un certamen de literatura interuniversitario auspiciado por la Universidad de Puerto Rico. Varias editoriales se interesaron por publicar el texto, pero todo se quedó en conversaciones. Entonces, una nueva editorial, Libros AC (Agentes Catalíticos para ese entonces) nace teniendo a Reyerta TV entre sus primeros dos títulos.

Y sí, es un libro hecho con amor. Es así ya que es un libro hecho entre amigos. El diseño y la diagramación estuvieron a cargo de Samuel Medina y los dibujos de portada y solapas por Cristian Guzmán Cardona.

PRI: Aparte del Premio Nacional de Cuento del PEN Club Puerto Rico… ¿Qué nos cuentas de la reacción a Reyerta TV? ¿Fue reseñada local o internacionalmente? ¿Algún Eugenio Encarnación Hernández – el diablo y terror de todo escritor?

JR: Pues mano, la crítica en términos generales ha sido buena. Me reseñaron en un par de periódicos locales, en varios blogs, otro par de programas de radio con enfoque cultural y hasta salió los otros días en televisión nacional venezolana. También varios profesores de la UPR, en Cayey y Río Piedras, han asignado el libro en las clases y me dicen que a los estudiantes les gusta y me envían las monografías o trabajos que hacen basado en éste. A veces esos profesores me invitan a sus clases para conversar con los estudiantes y la reacción de ellos siempre ha sido muy positiva, demuestran mucho interés.

La mejor crítica, o al menos la más que valoro, fue una vez que me invitaron a Cayey a una actividad donde, después de una entrega de premios relacionados a trabajos literarios creativos, tuve una conversación con los estudiantes sobre publicar siendo joven y qué se yo. Cuando se terminó la actividad, fui a la cafetería con algunos de los profesores que me habían invitado y viene este chamaco, que también estaba en la actividad, a decirme que a él no le gusta leer, pero que Reyerta TV se lo leyó de un sentá’ y que si los demás libros fueran como ése, se convertiría en un lector. Eso me dejó casi boquiabierto. Qué iba yo a pensar que algo que yo escribiese, teniendo como 23 años, iba a marcar tanto a alguien. En verdad, después de algo así, no hay Eugenio Encarnación Hernández o crítica alguna que valga.

PRI: Los músicos, cuando salen a promover algún disco, suelen odiar que les pregunten cuál es su canción preferida del mismo y dicen algo como: “es difícil escoger” o “las quiero a todas por igual”. Pero yo sé que tú vas a saber decirme cuál es tu cuento favorito dentro de Reyerta TV. Lo presiento.

JR: Pues, te digo la verdad, no leo el libro en su totalidad desde que se publicó. A veces voy a alguna actividad y me piden que lea algo y pues, escojo alguno al azar y ya. Hay veces, y te soy sincero, que me despierto con un odio tan brutal hacia el libro que lo que me dan ganas es de recuperar todos los que se han vendidos y quemarlos en el patio de mi casa. Pero bueno, mi cuento favorito no sé cuál es, pero al más cariño que le tengo es a la crónica que da cierre al libro, “Ficción Aparte: Boletín de Última Hora”.

¿Por qué? Pues porque cada uno de los sucesos que son narrados en el texto me sucedieron de verdad. Coño, está cabrón que frente a tu casa te asalten, te peguen una pistola en la cabeza y se roben tu computadora, teniendo el manuscrito del libro en ella. Se robaron el libro semanas antes de llevarlo a la imprenta. Entonces, volver a hacerlo todo.

PRI: Es verdad – eso está cabrón. Puerto Rico no nos para de sorprender… Ahora me toca a mí (y voy a ser trampa, escogiendo dos). Mis favoritos son “Domingo” y “Un chin de sal” – en parte porque parecen cuentos hermanos en los que se preservan momentos que parecerán a simple vista muy insignificantes, pero calan hondo en la vida de sus protagonistas. ¿Viviste esas experiencias – o alguna similar que sirvieran de inspiración?

JR: Yo era un niño, estaba con mis padres en un restaurante, no me acuerdo cuál era. En una mesa estaba nada más y nada menos que Juan Manuel Lebrón. Yo me alegré mucho pues nunca me perdía su programa. Me alejé de mis padres y fui donde Juanma, que de seguro estaría con su esposa Wiwi. Quería abrazarlos a los dos, saludarlos y decirle que yo quería tener unos papás como ellos. Pero al llegar a la mesa, me encontré con una escena que no era para nada la que me esperaba.

Juanma no estaba con Wiwi. Estaba con otra mujer. Yo le pregunté, con los ojos llenos de lágrimas, por Wiwi. Juanma me dijo, con un tono bien condescendiente, la verdad. Wiwi (Awilda Carbia) y él no estaban casados en la vida real, que todo era parte del programa, de un libreto, de la televisión. A mí se me partió el corazón. Fui corriendo donde mami, la abracé y le pedí que por favor nos fuéramos. Ella no me hizo caso, se rió de mí y me pasó la mano por la cabeza. Ella sabía de esas cosas que yo aún ignoraba.

PRI: La última vez que supe de Juanma había ingresado en el ejército. Bueno, seguimos… También me disfruté mucho la idea de un pueblo cuyo balance descansa en la identidad secreta de una súper estrella de la lucha libre – ese espectáculo que una vez capturó la imaginación de muchos puertorriqueños, pero parece haberse engavetado, quizás por la dominancia total del boxeo. Y aunque el mundo del boxeo parezca hasta menos real que el de los luchadores, las historias que ofrecen no son tan imaginativas. En fin, ¿qué crees de lo que dijo Fortuño sobre el boxeo? ¿Hay chance para el regreso de la lucha libre puertorriqueña? 

JR: Realmente no le presté mucha atención a lo que dijo Fortuño sobre el boxeo y la incidencia de violencia doméstica. Es que uno no le puede dar casco a cuanto comentario necio dicen los políticos. Si uno le pichea a estas cosas, evita el malhumor.

Pero bueno… la lucha libre. Puerto Rico fue en los ’80, una de las plazas más importantes de Lucha Libre a nivel mundial. Estaba al mismo nivel que Japón, México, Estados Unidos. Todo luchador que quería probarse, que quería hacerse de un nombre, tenía que pasar por Puerto Rico. Y no porque Puerto Rico tuviera a los mejores luchadores del mundo, sino porque era el punto de encuentro. También el estilo de pelea que se daba aquí, el hardcore, hacía de Puerto Rico una plaza más que importante. Entonces cuando todo estaba en su mejor momento, El Invader número uno mata a puñaladas al Bruiser Brody en los camerinos del Loubriel de Bayamón, y se jodio to’.

Poco a poco dejaron de venir los luchadores, y Puerto Rico – de plaza internacional de Lucha Libre – empezó a convertirse en un territorio local. Pero bueno, después se formó un grupo llamado Los Boricuas en la WWF y la lucha libre local tomó auge. Luego, a principios del 2000 llegó una compañía nueva a Puerto Rico, la IWA y hubo un renacer de la lucha libre en Puerto Rico. Duró menos de 10 años y desde entonces, yace moribunda. ¿Por qué? Por la baja calidad de la producción, por el poco desempeño de los luchadores, por el ego entre compañías, por querer imitar el producto de afuera sin tener los recursos para hacerlo y sobre todo, por la falta de creatividad en las historias. Y no es que en Puerto Rico no se vea lucha libre, basta con ir a uno de los eventos de la WWE cuando vienen, lleno total. Es que el público puertorriqueño es exigente para algunas cosas y para las peleas lo es.

PRI: En la colección visitas una y otra (y otra) vez al mundo de Gin & Tonic – del bajo mundo y los detectives corruptos. ¿Cuáles son tus héroes del género policiaco/detectivesco, si alguno? 

JR: El agente secreto 007, James Bond, sin duda encabezaría esa lista. También añadiría al maestro de la deducción, el siempre eterno Hercule Poirot, protagonista de 33 novelas y más de 50 cuentos, todos de la mano de Agatha Christie. Qué buen tipo ese, ¿ah?. Y otro que debería estar en mi lista, es nada más y nada menos que el inspector Gadget. Recuerdo sus aventuras y se me forma una sonrisa en la cara.

PRI: Sé que te mantienes escribiendo en la blogósfera boricua para El Cassette Grabao y varios otros blogs, al igual que estás activo en las redes sociales – pero, ¿hay planes para un nueva colección de cuentos – una secuela a Reyerta TV?

JR: Pues en lo que estoy trabajando es en una novelita corta y en otra colección de cuentos. No tienen que ver nada con Reyerta TV. Pero sí, eso de una secuela de Reyerta TV lo he pensado mucho. Así que quizás, quién sabe, en el futuro salga un Reyerta TV 3D.

PRI: Excelente – que venga con gafitas. Y ya que estoy hablando sobre tecnología con un autor publicado, me parece obligatorio preguntar: ¿Y eso de los e-books, te causa apoplejías? Aunque fueron parte de las profecías de Douglas Adams, es posible que a Maurice Sendak le hayan causado la muerte.

JR: Los e-book son buenos y no le hacen daño a nadie. Bueno, a casi nadie. Pueden convivir en armonía con nosotros y con los viejos libros. Es el paso necesario en la evolución. A mí los e-books no me molestan en lo absoluto, me gustan, pero prefiero el libro “tradicional”. Me gusta escribir en los márgenes de las páginas y me gusta usar bookmarks, cosa que es imposible con los e-books. Pero entonces, si te contesto partiendo de que ya tengo un libro publicado te digo que en verdad no me importa. Si el fin es que te lean, ¿por qué te va a molestar el medio por el cual lo hacen?

PRI: Por último… y cómo ejercicio entre “music geeks” – ¿Qué música le iría bien al lector para complementar su experiencia de leer Reyerta TV?

JR: ¡Qué difícil esta pregunta! Es algo que llevo pensando desde que salió el libro y nunca he dado con una respuesta que me convenza. Pero bueno, vamos a ver. 

Black Flag – TV Party
The Minutemen – This Ain’t No Picnic
Mima – Como en un anuncio
Alexander Ebert – Truth
Pedro Piedra – Vacaciones en el más allá

¿Qué crees? ¿Cuál añadirías?

PRI: Excelente. Yo añadiría a tu listado “De mí enamórate”, escrita por Juan Gabriel e interpretada por Daniela Romo, y “Watching the Detectives” de Elvis Costello & The Attractions.

Gracias por sacar de tu tiempo para las preguntas y esperamos poder leerte pronto.

Adquiere tu copia de Reyerta TV a través de la tienda de Libros AC.

.

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.