Amanda Palmer, Kickstarter y el futuro del arte (en Puerto Rico)

Comparte:

No recuerdo exactamente la primera vez que escuché de Amanda Palmer, sí que fue dentro del contexto de su banda, el duo de “punk cabaret” conocido como los Dresden Dolls. Sería para el lanzamiento de su segundo disco Yes, Virginia (2006, RoadRunner Records, 2006) y los temas “Backstabber” y “My Alcoholic Friends” aseguraron su permanencia en mi radar musical. Hoy día se le conoce colectivamente no sólo por su música, si no por su pericia en el manejo de las redes sociales y en la promoción de su música a través del Internet. La misma ha quedado evidenciada en su reciente y masivamente efectiva campaña de recaudación de fondos para su nuevo álbum solista a través de Kickstarter.com.

¿Qué es Kickstarter.com? Para empresarios y creativos, Kickstarter representa una nueva manera de financiar sus proyectos. Digamos que tengo la receta para un pique diabólico que quisiera vender a las masas, pero no cuento con el dinero para producirlo en grandes cantidades. Tradicionalmente tendría que hacer una inversión inicial de dinero (en este caso de terceros) para producir y luego vender el producto – sin garantías de recobrar la inversión. La plataforma de Kickstarter me permite ofrecer una especie de pre-venta en vez – la idea siendo que a través del Internet podría convencer a suficientes amantes del pique a que me ayudaran a hacer mi sueño realidad.

Las reglas de esta pre-venta son simples: (1) escoges una meta de financiamiento, y las hay de mil dólares como de medio millón; (2) ofreces una serie de “recompensas” a distintos precios como incentivo para atraer “contribuciones” (ventas); y (3) sólo recibes los fondos si logras tu meta de recaudación antes del tiempo limitado.

[soundcloud url="http://api.soundcloud.com/tracks/46644027" width="100%" iframe="true" /]
.

Faltando apenas tres días para el final de su campaña, “Amanda Palmer: The new RECORD, ART BOOK, and TOUR”, la artista ha recolectado en menos de un mes sobre $935,000 (de una meta de $100,000) y cuenta con más de 19,500 “backers” o contribuyentes. Entre estos, la gran mayoría ha optado por las “recompensas” más económicas y tradicionales (la descarga digital del álbum o una versión especial en CD) como es de esperarse; pero cabe destacar las más limitadas e innovadoras, como una serie de sencillos 7″ exclusivos para la campaña, tocadiscos pintados a mano por Amanda y hasta conciertos privados de la artista, quien promete viajar a (casi) cualquier parte del mundo.

UPDATE: Según los números finales de la campaña, concluída el 31 de mayo, unas 24,883 personas contribuyeron un total de $1,192,793 para el lanzamiento del nuevo disco, gira y libro de Amanda Palmer. Pasa a la historia como la primera campaña de Kickstarter dentro de la categoría de música que sobrepasa el millón de dólares en recaudaciones y la séptima que más fondos ha recibido utilizando la plataforma hasta la fecha.

El Kickstarter de Amanda, además de ser un ejemplo de una campaña masivamente efectiva dentro de la plataforma, representa una victoria para el artista independiente y potencialmente el futuro de la música (y del arte) – uno aún más distanciado de intermediarios. El dinero recaudado es una cantidad mayor a la que Amanda hubiera recibido de su antigua disquera – dinero que hubiese tenido que devolver – y con éste podrá pagar la producción de todas las recompensas, financiar su gira y lanzar el nuevo disco al mercado. Dado el resultado histórico no hay duda alguna de que otros músicos han estado tomado notas sobre como ejecutar una campaña similar, al igual que lo hicieron unos años atrás cuando Radiohead decidió vender In Rainbows al precio que uno quisiera pagar y Trent Reznor se puso a regalar música de Nine Inch Nails (y a hacer más dinero en el proceso). El control en las manos del artista.

Pero en Puerto Rico son los cineastas quienes parecen haber descubierto primero a Kickstarter y otras plataformas similares, y ya experimentan con este tipo de financiamiento. En el caso de la comedia I Am A Director de Javier Colón, los creadores buscan financiar parte de la pos-producción y mercadeo de su filme, el cual esperan poder exhibir en certámenes alrededor del mundo. El precio elevado de sus recompensas ($50 por un DVD de una película que no has visto y está hecha por desconocidos me parece un poco excesivo) y seguramente le ha costado fondos al esfuerzo – pero parece que a pesar de esto la producción alcanzará su meta de $9,800 antes del final de la campaña. De igual forma de benefició el documental Ejkei, recientemente exhibido en las salas de cine boricuas.

Si artistas locales como Campo-Formio, Mima o la Orquesta El Macabeo deciden irse por esta ruta sin duda contarían con mi dinero y apoyo – ya están aprobados por mis oídos. La próxima ola de artistas independientes que produzca nuestro país – además de escribir buena música – hará bien en estudiar las interacciones que ocurren entren artistas vanguardistas como Amanda Palmer y sus seguidores a través del Internet. Hoy en día van de la mano: música e Internet; artista y seguidores. Y en unos días pondrán un millón de dólares en la mano de Amanda Palmer.

Para conocer más sobre Amanda Palmer, visita su website o síguela en Twitter.

Para revisar los detalles finales de su campaña, visita Kickstarter.

¡FELICIDADES AMANDA, DE PARTE DE PUERTO RICO INDIE!

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.