Banda Sonora: Michael Giacchino, siguiendo los pasos de sus ídolos

Comparte:

Foto: www.michaelgiacchinomusic.com

Por: Paolo Grassini

Al igual que sucede en otros medios artísticos, cada generación da paso a un nuevo grupo de compositores de música para el cine. Ya va un tiempo que los nombres más reconocidos en la industria de música de cine han sido John Williams, James Horner, Hans Zimmer, Danny Elfman, Alan Silvestri, Howard Shore y James Newton Howard, entre otros. Pero hoy día la cantidad de películas para las cuales trabajan estos compositores ha ido disminuyendo (entre los más activos aún se encuentran Elfman, Shore y Zimmer).

Los avances tecnológicos han tenido un impacto grande en la industria. La calidad de la música digital e instrumentos virtuales ha avanzado muchísimo durante los últimos años – pero como todo avance tecnológico, esto ha traído sus consecuencias positivas y negativas. Mientras que estos avances permiten que compositores tengan orquestas sinfónicas e instrumentos exóticos al alcance de un teclado y una computadora – dándole así la oportunidad a películas y compositores independientes que no tienen el presupuesto de Hollywood a aprovechar sus ventajas – por otro lado han contribuido a crear una noción falsa de que cualquiera podría hacer música para el cine.

El arte de componer música es uno que se tiene que estudiar y desarrollar. Sin embargo, el acceso a la tecnología ha permitido que algunos compositores dejen de aprender técnicas de orquestación, instrumentos individuales e historia del arte. Lo mismo ha sucedido con otras destrezas cinematográficas – saber usar Final Draft no te hace un guionista y una cámara SLR no te enseña a ser director de fotografía. Esa falta de preparación es evidente cuando comparamos el estilo de los compositores de hoy día a los trabajos de compositores establecidos como Jerry Goldsmith, John Barry y John Williams, entre otros. Aunque no necesariamente signifique que la música de la nueva generación sea de menor calidad que la de estos, la diferencia está en que antes la mayoría de los compositores poseían la habilidad y la técnica, algo que ahora no se escucha hoy al mismo nivel que antes.

Dentro de todo este contexto sobresale el trabajo de Michael Giacchino, compositor que se desarrolló escuchando la música de John Williams, Jerry Goldsmith (y muchos más); influencias que se reflejan claramente en sus composiciones. Habiendo escuchado la música de Giacchino, uno fácilmente podría esperar encontrarse con un compositor de pelo blanco, batuta en mano – pero Michael no es si no totalmente lo opuesto.

Giacchio estudió música, pero su entrada a la industria de música de cine fue muy distinta a la de sus ídolos: los vídeos juegos. Giacchino comenzó con su trabajo para el vídeo juego Lost World, pero realmente se dio a conocer por su increíble trabajo para la franquicia de juegos de guerra Medal of Honor.

Giacchino estaba en el lugar y el momento correcto. A diferencia del mundo de las películas, la calidad de la música compuesta para videojuegos ha ido aumentando a tal nivel que ahora se incorpora la orquesta sinfónica de igual manera en que lo hacen películas con el presupuesto de Hollywood. Este cambio va a la par con la complejidad y el enfoque en historia y personajes de algunos juegos de hoy día.

La razón principal por la cual Giacchino utiliza la orquesta sinfónica es por los músicos. Giacchino considera a cada integrante como un colaborador y está consciente del aporte creativo de los músicos, por eso graba con los mismos músicos en cada trabajo que hace. Esta apreciación por la técnica del músico es evidente en su primera película, The Incredibles. El uso de los vientos metales en la banda sonora demuestra a un compositor que claramente sabe cómo utilizar el instrumento. En The Incredibles, Giacchino logró una banda sonora que canaliza el estilo de la música del género de espía de las películas de la década de los ’60 y ’70.

Mi elemento preferido dentro de la técnica de composición de Giacchino es que base su música en la reacción emocional hacia la película que esté trabajando, dándole a ésta una dimensión única y personal. Giacchino dice que su música refleja lo que él siente al ver la película. El compositor da el ejemplo de un personaje durante una batalla – en la que quizás la primera opción sería tener una música cuyo ritmo refleje la acción, pero opta por escoger lo que él está sintiendo, aunque sea esto tristeza por lo que están pasando los personajes en el momento. Un excelente ejemplo de esto ocurre durante el comienzo de Star Trek, en donde Giacchino aporta con su música un nuevo elemento a la historia de la película.

Otro buen ejemplo se puede escuchar en Up, que le ganó a Michael un Oscar por mejor banda sonora. En la famosa secuencia de Up que puso a llorar a todos los adultos en el cine, Giacchino hizo un excelente trabajo guiando a la audiencia a través de las emociones trasmitidas por cada una de las escenas.

La técnica del leitmotif está muy presente también en el trabajo de Giacchino, a través de la cual se crea música que identifique a personajes, lugares o emociones particulares dentro de la historia. Quizás sea esta técnica la que atrae más comparaciones con el trabajo de John Williams. Giacchino ha dicho que una de las cosas que más le gustaba de la música de sus ídolos es que podía ver la película nuevamente con tan sólo escuchar su música, algo que el compositor también logra con su música. Y también al igual que John Williams colaboraba con Steven Spielberg, Giacchino ha creado la mayoría de su música con algunos colaboradores quienes también se han convertido en sus amistades y parte de su familia extendida. Entre estos se encuentran J.J Abrams (Lost, Alias, Star Tek, Super 8) y algunos directores de Pixar como Brad Bird (Mission Impossible: Ghost Protocol, The Incredibles), Pete Docter (Up) y Andrew Stanton (John Carter).

No podemos terminar de hablar de Giacchino sin antes mencionar su trabajo para la serie de televisión LOST. El carácter cinematográfico de la música en esta serie quizás fue la mayor aportación para que LOST lograra esa calidad cinematográfica que tanto buscaba transmitir. Este trabajo elevó a Giacchino al estatus de uno de los compositores más cotizados en la industria.

Es evidente entonces que Giacchino ha absorbido algunas de las técnicas de composición implementadas por sus ídolos, pero lejos de ser un simple imitador de la música que admiró a temprana edad, ha sabido desarrollar su propia voz y estilo a lo largo de su variada carrera.

BANDAS SONORAS RECOMENDADAS:
• Super 8
• John Carter
• Let Me In
• Earth Days
• Lost
• Star Trek
• The Incredibles
• Up
• Mission Impossible: Ghost Protocol
.
PARA INFORMACIÓN ADICIONAL HAGA CLICK AQUÍ

.

Comparte:

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.