Reseña: El Independiente vol. 1

Comparte:

Por: Juanluis Ramos de El Cassette Grabao

El pasado jueves 12 de abril, en La Respuesta en Santurce, se llevó a cabo uno de los shows que más estaba dando de qué hablar durante las últimas semanas: El Independiente vol. 1, show que marcaría el inicio de una serie de presentaciones de bandas relevantes dentro de la escena musical independiente internacional. Los amigos de Puerto Rico Indie, Mala Vida Buena Música y Frecuencias Alternas se juntaron para organizar esta “pelota” de evento.

Bueno, se sabe que el hecho de que un flyer diga que el show empieza a las 9 en punto, no significa que realmente vaya a empezar a esa hora. Es sabiduría popular que eso casi nunca sucede, pero ese día en particular, no sé muy bien por qué, pensé que así sería. Llegué como a las 8:30 y la entrada principal estaba cerrada. La parte de atrás, por donde tienen la “galería”, estaba abierta. Entré por ahí medio atribulao y en una mesita, cobrando la entrada, estaban Ezequiel, Alfredo y Rubén. Me dijeron que ya mismo empezaban, que el sonidista había llegado tarde y qué se yo. Nice. Entonces no me queda de otra más que pararme en una esquina a refunfuñar y a saludar a los amigos y conocidos que poco a poco iban llegando.

Desde adentro, donde está la tarima, se escuchaba el soundcheck de Las Robertas y yo acá en la mía queriendo entrar para comprobar lo que un pana me había dicho unos minutos antes: que Las Robertas estaban bien buenas, especialmente la bajista y que incluso el baterista estaba chulísimo. La cosa es que no pude comprobarlo en ese momento ya que cuando nos dejaron entrar Las Robertas ya no estaban. Eran Las Ardillas las que empezaban con su soundcheck; tocaron “Nancy” y se escuchaba súper. Las Ardillas probablemente es mi banda local favorita, pero eso no viene al tema ahora.

Sexyvltrs | Foto: @redod

Nada, que cuando terminaron la canción, subieron los corillos de Similar y YVLTRS a la tarima. Ahí me confundí un poco, pues no sabía si era que iban a hacer el soundcheck, si iban a empezar a tocar o si simplemente estaban janguiando encima de la tarima. Así confundido como estaba, vi el mueble que estaba a la izquierda de la tarima, sí ese mismo que está en lo que se supone sea un VIP ROOM o algo parecido, y me tiré allí a ver qué pasaba. Similar hizo el soundcheck, YVLTRS hizo el suyo y Ezequiel y Pepe Pesante de Frecuencias Alternas, a las 10 en punto, se treparon a la tarima. Nos dieron la bienvenida, hablaron un poco de El Independiente y nos anunciaron la rifa para asistir a la grabación del Archipiélago de Las Robertas.

Los primeros en tocar fueron Similar. Nunca los había visto en vivo y tremenda sorpresa que me llevé: Me gustaron un montón. Crearon una atmósfera y un ambiente bien interesante que me hizo recordar por momentos a bandas como Explosions in the Sky y Mogwai, pero manteniendo una originalidad impecable. El hecho de que se tratara de una banda instrumental no le restó nada para que la gente se entregara y respondiera positivamente. Un buen comienzo, de eso no hay duda. Uno de los mejores performances de la noche, definitivo.

Cuando YVLTRS subió a tarima, todavía la guitarra y el sintetizador de Similar sonaban y así se mantuvieron hasta que ya estuvieron listos para tocar. Como siempre YVLTRS nos deleitó con un estruendoso y muy pompioso set de bajo y batería, el cual le provoca a cualquiera un headbanging intenso (tengas o no, cabeza).

Los Niños Estelares y Mima | Foto: @redod

Hubo un pequeño receso y Los Niños Estelares subieron a tarima. El público como siempre, bien receptivo con ellos: cantaban sus canciones, se reían con sus chistes y la pasaban súper bien. Fernando nos contó sobre cómo hizo su primera venta por Ebay y de cómo quería vender adoquines del Viejo San Juan; la gente se quería morir de la risa. Justo al lado mío había un tipo que por poco se tira al piso de la pavera que tenía, yo me asusté un poco y me moví pa’ otro lado. Y hablando de eso, de cosas que se caen al piso, comenzando el set de los Estelares hubo inoportuno accidente, el teclado que usualmente usa Fernando se cayó de la tarima y nunca más volvió a funcionar. Tuvieron que recurrir a un set más acústico de lo usual. Pero lo hicieron tan bien que la gente se olvidó del accidente.

Entonces Fernando empezó a hablar sobre la artista sorpresa de la noche, y tal como esperábamos todos, salió Mima. La gente gritó. Mima habló sobre Roy Brown y sobre el disco Yo protesto (1970) y los Estelares también hablaron sobre lo mismo y dijeron que ese disco había sido fundamental en sus vidas y que iban a tocar y a cantar juntos una canción del mismo: “Mujer de Sociedad”. Y lo hicieron, pero no sé muy bien que pasó porque antes de la canción en cuestión se tiraron la siempre bien recibida “Every Rose Has Its Thorn.” Busqué en mis bolsillos el lighter para alzarlo en ese momento, pero una nena ahí con una cámara tatuada en el brazo me lo tumbó. Nada. Después tocaron la sobreavisada “Mujer de Sociedad” y “Monón”, también de Roy Brown; esta última quedó muy chévere. Pero antes, lo que a mi entender fue el mejor momento de la noche, habrían tocado “Soldado Obligao (con mi M16)”, de Los Niños Estelares. La gente se la vaciló mucho y quedó muy complacida con este junte. Después de eso, los Estelares se fueron y Mima tocó un par de canciones más, entre ellas una versión acústica y más lenta de “Oigo Voces”. Muy chévere y bonita la participación de Mima en el show.

Cerraron las cortinas, Las Robertas son las próximas. Ezequiel y Pepe sacaron los ganadores de la rifa. No sé quien ganó o si tan siquiera alguien reclamó el premio, sólo sé que yo no gané un carajo. Pero eso no importa, Las Robertas ya estaban en tarima.

Las Robertas | Foto: @redod

Y lo que me dijeron cuando llegué a La Respuesta era una pura verdad, Las Robertas están buenas. Y no sólo eso, sino que también tocan bien. Tocan tan bien que la gente rápidamente conectó con ellas y se dio un show de siete pares de cojones. Riffs distorsionados de guitarras, un bajo limpio y sencillo, sus dulces voces y una potente batería bastaron para que el público que se dio cita en La Respuesta gozara y saliera más que complacido con la banda de Costa Rica. Al terminar su set, nos quedamos con ganas de más y Las Robertas regresaron a tarima para tocar otra canción.

Rápido, ni 10 minutos pasaron desde que Las Robertas bajaron del escenario, cuando Las Ardillas ya estaban metiéndole. Y te digo que el show de Las Ardillas le mete, nunca decepciona, así como tampoco decepcionaron esa noche. El público todavía estaba eufórico por Las Robertas. Los que comenzaron a salir por la puerta, al escuchar las primeras notas de Las Ardillas, tuvieron que virar corriendo y quedarse hasta que se terminó el show. Porque Las Ardillas tienen ese “plus” que pocas bandas tienen, y es que una vez los empiezas a ver, no puedes dejar de hacerlo.

Después de la cuestión esa de que el show empezó una hora más tarde de lo que estaba anunciado, el show corrió a un buenísimo tiempo. Sin lugar a dudas, El Independiente vol. 1 ha sido uno de los mejores shows en lo que va de año. Esperamos que los próximos, sean de quienes sean, presenten la misma calidad o incluso una superior.

¡Bravo! ¡Un aplauso, por- fa- vor!

Otras reseñas de El Independiente vol.1

LaserEater: Qué bien la pasamos ayer
Diálogo Digital: Conspiración ‘indie’ en Puerto Rico

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.