Banda Sonora: Un año en la carrera de Alexandre Desplat

Comparte:

Foto: www.alexandredesplat.net

Por: Paolo Grassini

Este artículo estrenará la nueva columna en Puerto Rico Indie titulada Banda Sonora. Una vez al mes, nos dedicaremos a explorar temas del arte de componer música para cine. Antes de comenzar con el tema del artículo, me parece buena idea decirles qué pueden esperar de la columna.

Siempre he sido amante de la música, específicamente de melodías. No del género, no del artista, sino de buenas composiciones con ritmos y melodías interesantes. Mi herramienta principal para descubrir la música ha sido el arte cinematográfico. Es erróneo pensar que la música de películas es música clásica. La orquesta sinfónica es simplemente un instrumento que el compositor decide usar. Que al principio del cine era el primordial, seguramente. Pero como todas las artes, esta ha evolucionado. Por ejemplo, este año artistas como The Chemical Brothers, Jonsi, Trent Reznor, Atticus Ross y Johnny Greenwood (Radiohead) han compuesto música original para el cine. Los fanáticos del repertorio de música popular de estos artistas deben escuchar estos trabajos. Si no, se están perdiendo un paso de su evolución y de su aspecto creativo.

Otro ángulo importante a considerar dentro del mundo de la música de películas es que a veces contamos con directores muy talentosos, que por ser también amantes de la música, utilizan distintos géneros para sus proyectos. De esa forma, Martin Scorsese podría ser una buena herramienta para descubrir música popular americana. Terrence Malick podría llevarnos a descubrir música clásica. Un buen ejemplo reciente es el de la película Drive de este año, que mezcló para su banda sonora canciones de géneros populares y artistas independientes, junto a las composiciones originales de Cliff Martinez, para crear un ambiente estilizado memorable – y fue todo un éxito.

Básicamente se puede decir que la banda sonora en el cine es un mealting pot para la música. En esta columna comentaremos lo que está sucediendo en ese melting pot y espero que la misma funcione a su favor para que consideren, conozcan y disfruten de la música en sus próximas experiencias cinematográficas.

Comenzaremos hablando del compositor Alexandre Desplat, quien es una excelente combinación de talento, pasión y disciplina. Esta fórmula lo llevó a tener uno de los mejores años que un compositor de bandas sonoras ha tenido recientemente. En el 2011 hubo ocho películas que contenían música original de Desplat. Entre estas están: Extremely Loud & Incredibly Close, The Tree of Life, Harry Potter and The Deadly Hallows Part II, The Ides of March, A Better Life, Carnage y My Week with Marilyn (tema principal). Esta cantidad de trabajo es impresionante si consideramos que componer para tres o cuatro películas en un año hoy día de por sí es algo extraordinario. Pero lo que realmente impresiona es la calidad que mantiene Desplat en cada proyecto. Como resultado obtuvo el premio 2011 World Sountrack Composer of the Year por tercer año consecutivo.

En mi opinión, su rasgo más sobresaliente proviene de la diversidad de películas que ha hecho. Tenemos por un lado a Harry Potter, la película que más dinero hizo en el 2011; una película independiente como A Better Life; un trabajo totalmente artístico e innovador como The Tree of Life; la trama de suspenso y película en The Ides of March y la comedia teatral de Carnage (en las cuales continúa su colaboración artística con George Clooney y Roman Polanski respectivamente). La razón principal por la cual Desplat puede componer para tantas películas – cada una tan distinta a la otra – en un año es la pasión que siente por este arte. ¿Cómo decirle “no” a un proyecto cuando cada uno representa una nueva oportunidad única para él?

Desplat ha expresado que las razones por la cuales decide trabajar en una película varían y van desde el director a la historia, los personajes o algunas veces el elenco propio de la película. Él explica que cada proyecto puede representarle un promedio de 18 horas al día de trabajo en un mes – para ver y relacionarse con los actores y así adentrarse en la trama. Tienen que ser actores y personajes que le gusten. En el caso de la película Extremely Loud & Incredibly Close fue el director. Con siete bandas sonoras en lo que llevaba del año, Desplat decidió hacer la música para esta película sabiendo que solamente tenía tres semanas para escribir más de una hora de música y grabarla. Él entró tarde en el proyecto reemplazando a otro compositor, una de las tareas más difíciles en la industria. Desplat mencionó que la única razón por la cual pudo hacerlo fue por la oportunidad de trabajar con el director Stephen Daldry y por lo mucho que le impactó la historia de la película.

Esta pasión por la composición se fue desarrollando desde temprana edad – cuando niño su pasatiempo favorito era el ver películas. Desplat se convirtió en uno de los compositores de cine francés más exitosos antes de llegarle su gran oportunidad en Hollywood con la película The Girl with a Pearl Earing. Desplat logró capturar la magia y atmósfera del filme con un estilo impresionante y único. La mejor forma de explicarlo es escuchando la pista de su trabajo para esta película.

Desplat explica que para él es muy importante la primera música que uno escucha durante la película. Ésta tiene la difícil tarea de colocarnos en tiempo y espacio para crear la atmósfera del mundo en el que vamos a entrar. En este detalle, Desplat es un maestro. Aquí tienen unos ejemplos de su efectividad (y unos de mis preferidos):

Otro aspecto difícil que a Desplat le llama la atención al momento de componer, es la entrada y la salida de la música. Desplat explica que a él le gusta que la música vaya preparando a la audiencia emocionalmente para lo que la película va a presentar. También indica que es importante jugar con las intensidades de la música – si la música es siempre intensa después es difícil acentuar esos momentos cuando la película visualmente también está intensa, pero si la intensidad ocurre espontáneamente por los dos medios, entonces es mucho más efectivo. Uno de mis ejemplos preferidos en el que Desplat ejecuta esta técnica es una escena de la película The Curious Case of Benjamin Button.

Para su trabajo en The Curious Case of Benjamin Button, Desplat explica que compuso melodías que pudieran funcionar en reversa, paralelo a la vida del personaje principal. En esta pista pueden escuchar como las melodías presentadas en el tiempo 0:51 a 1:05 son las mismas que la de 1:06 a 1:20, pero la segunda vez esta en reversa.

El talento de Desplat es increíble, pero igualmente lo es su disciplina. El compositor describe su vida cotidiana como si fuera la de un monje. Trabaja un promedio de 18 horas diarias y siempre está aislado en su estudio/cueva solo, trabajando en un nuevo proyecto. Es una rutina bastante sacrificada que según el propio compositor encaja con su personalidad, además que le permite hacer muchos trabajos en un año – siempre y cuando no tenga que trabajar dos películas a la vez. Él se entrega a la película del momento y una vez termina su composición, se retira completamente del proyecto – incluso admite que aunque es un fanático de las bandas sonoras y las colecciona, nunca ha escuchado su música luego de terminar de componerla.

Un trabajo que definitivamente no cayó en su rutina fue la colaboración con el director Terrence Malick para la película The Tree of Life. Trabajó el proyecto de una forma poco convencional ya que nunca vio la película antes de componer su música. Durante un proceso – que tomó alrededor de tres años – las herramientas que tuvo para componer la música fueron largas conversaciones con el director sobre varios temas filosóficos de la película y la vida en general. Desplat explica que Malick básicamente le dio completa libertad para que compusiera lo que reflejara su interpretación sobre los temas de la película. Después de componer toda la música, se la entregó a Malick para que éste la utilizara como entendiera necesario en la película. El resultado final es una banda sonora que logra existir fuera del universo de The Tree of Life y sirve como medio para reflexionar sobre temas similares a los que presenta la película.

Otro reto grande en el año para Desplat fue trabajar en Harry Potter and the Deadly Hollows Part II. Los retos dentro de este proyecto fueron dos: las expectativas de finalizar una de las franquicias más exitosas de todo los tiempos y la cantidad de música que tuvo que componer. Desplat no decepcionó, aún con la presión de trabajar una franquicia cuya identidad musical fue creada por John Williams, uno de sus ídolos. Desplat logró encontrar momentos en los cuales pudo establecer su propia marca musical como este:

Otro de sus momentos favoritos dentro del proyecto fue a favor del tema de la madre de Harry Potter, Lily, en el cual trabajó con la vocalista Mia Fujisawa.

Y por último, resaltamos el trabajo de Desplat en The Ides of March, en la cual colaboró nuevamente con el actor/director George Clooney. Anteriormente había trabajado con el popular actor en Syriana, uno de los trabajos más aclamados de Desplat. Desplat describe a Clooney como el perfecto director con quien colaborar – siempre sabe lo que quiere y cuenta con una influencia musical muy fuerte. Desplat dice que su función principal es servirle al director, ayudar al director para mejorar la película: “Quien esté en desacuerdo con eso, entonces debe componer música para concierto, donde el compositor es quien manda”.

En el caso de The Ides of March, Desplat tuvo el reto de componer música para el género político. Aunque no lo crean, la música para películas de tema político tienen su estilo y clichés que si uno no los maneja bien, pueden resultar en un trabajo sin personalidad y aburrido. Desplat explica que aunque es difícil, un compositor de bandas sonoras también tiene que encontrar y establecer su voz. Para el compositor, aunque la función principal de la música es servirle a la película, igualmente tiene que tener la habilidad de existir fuera de la película. En The Ides of March, Desplat utiliza ciertas características del political thriller, mas aún logra crear un trabajo único que se siente de él a la vez que sirve a los personajes y trama de la película.

El futuro para Alexandre Desplat es muy prometedor. La pasión que siente por el arte de su profesión, y la disciplina y compromiso que mantiene ante la misma, le han permitido trabajar con frecuencia en proyectos de distintas índoles. De igual manera, ha ganado el respeto y la confianza de directores que lo retan, pero con su talento ha sabido responder exitosamente. El prolífico Desplat es un compositor quien amerita estemos pendientes a su trabajo. A este ritmo, seguramente logrará convertirse en uno de los compositores de música del arte cinematográfico más destacados.

REFERENCIAS:
• DP/30: Composer Alexandre Desplat 2012 – VER VÍDEO
• Alexandre Desplat adroitly finds the proper musical key – LA TIMES
• The ubiquitous Alexandre Desplat on living his dream – HIT FIX
• Interview: Composer Alexandre Desplat – BELIEFNET
• Interview: Alexandre Desplat – FILM SCHOOL REJECTS
• Alexandre Desplat Talks TWILIGHT & More – BROADWAY WORLD
• Alexandre Desplat Is Music To Oscar’s Ears Again – DEADLINE
• Interview: Alexandre Desplat – MUSIQUE DE FILM
• Alexandre Desplat: The Ides of March – ONE MOVIE FIVE REVIEWS
• Alexandre Desplat: Creating Color For Harry Potter – NPR
Comparte:

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.