La Mesa Redonda: El fin del mundo

Comparte:

Foto: Kim-bodia via Flickr.com

Cada dos semanas el equipo editorial de PuertoRicoIndie.com se “reúne” (gracias a la magia de la Internet) para discutir un tema en particular a través del cual podamos compartir nuestras experiencias, preferencias, recuerdos y sugerencias con ustedes, ya sean musicales, fílmicas o de algún otro renglón de la cultura popular. Bienvenidos a la Mesa Redonda.

Bienvenidos a la primera Mesa Redonda del 2012, un año destinado a ser recordado (más que otros) por toda la mierda que se hablará acerca del fin del mundo. “Reporteros”, “académicos”, “escritores” y “cineastas” se han encargado de recordarnos que ciertas ediciones del calendario Maya (y, supuestamente, nuestras vidas) sólo llegan a este número. El problema es que no podemos simplemente comprar un calendario nuevo porque ya no los hacen. ¿Y la solución? Una buena selección musical para reflexionar sobre la condición humana, burlarnos del asunto – o irnos con estilo.

Ray Barreto – “Love Beads”

Gabriel | @reed_rothchild (Escritor, PuertoRicoIndie.com)

Los imbéciles están diciendo que el mundo se acabará en el 2012 (y hechándole la culpa a los mayas pa’ colmo). Otros papanatas afirmaron que el mundo se iba a acabar en el 2011 (dos veces). Algunos ingenuos se creían que el nuevo milenio traería el fin. Según expertos, la guerra nuclear entre los EEUU y la URSS iba a destruir al planeta Tierra. Sigan para atrás en el tiempo y descubrirán otros y más ridículos ejemplos de invenciones histéricas para anunciar el juicio final o apocalipsis o ragnarok o como quieran llamarle.

En el ambiente actual de crisis mundial (económica, política y social), de creciente miseria y mezquindad, en estos tiempos de incertidumbre y falta de confianza en las instituciones, es fácil pensar que el mundo se ha de acabar. Pero probablemente se pudiése decir lo mismo durante la mayoría de la existencia humana.

De todos modos, la narrativa del fin del mundo que nos están tratando de vender los medios masivos es que en el 2012 se acaba todo, así, en par de minutos. Nada de cambio climático, ni un futuro como Mad Max peleándose por gasolina ni como The Road o Fallout 3. Así, la tierra tiembla un rato, viene una ola grande, llueven meteoros y pa’ fuera. Pues coño que mejor manera de ver el fin del mundo que sentado en una sillita en su balcón o en la playa, con fuegos y sirenas a la distancia, y Ray Barreto tocando esta delicia de canción. Si nos vamos, vámonos con estilo por favor.

.
.

Joanna Newsom – “Does Not Suffice”

Ricardo Maldonado (Poeta, 2011 NYFA Fellow)

El mundo acabó ocho veces en desde los setenta – mi primera vez fue para eso del 87, mientras mis padres conducían por la Ramírez de Arellano – lo que me hace pensar que Czeslaw Milosz, poeta polaco ganador del Nobel, acertó al escribir, “There will be no other end of the world. / There will be no other end of the World.” Esto fue en Varsovia en la década de los cuarenta.

La narrativa apocalíptica, como gran parte de lo que hemos heredado de nuestros padres (lo que aprendimos en los libros, etcétera) requiere algo más de nosotros. Para ilustrar, regreso al ’87 – pensar, yo niño, en la advertencia de un compañero de elemental: nuestro vecindario en puro rapto bíblico, hecho museo curio por la atmósfera efervescente y la resurrección de los muertos – ellos de huesos y camisetas carcomidas, andando como elefantes pálidos por el reguero de Buicks y autobuses en calles desgastas por el fuego.

Cuando hablamos del fin del mundo, hablamos de lo personal: cuando niño, mis padres conducían un Buick blanco enorme; de la resurrección de los muertos pensaba aterrado cada domingo y en los primeros viernes del mes. Para esta discusión, les ofrezco “Does Not Suffice” de Joanna Newsom, pensando en nuestro cargamento, del cual nos despojamos cuando consideramos un fin que nos espera, cuando vemos todo como memoria.

.
.

Pixies – “Where Is My Mind?”

@redod (Editor, PuertoRicoIndie.com)

Oh, stop.

La madre de las distracciones – la preocupación por el fin del mundo – tiene a un sector grande de la población global más ansiosa de lo normal: leyendo los caracoles, buscando entre briscas y barajas, soñando con una señal que confirme la peor de sus preocupaciones. Todo mientras el mundo realmente se nos acaba, lo que no hace más que confirmar nuestra hipocresía.

Entonces… Where is my mind? En qué pasa si NO se acaba. Y la imagen que más me consuela sobre hacia dónde nos dirigimos – como vecinos, como país, como especie – es el final que Fincher le dio a su adaptación de la novela Fight Club. Con Marla de la mano y los Pixies tocando, “with my feet in the air and my head on the ground” – listo para construir algo nuevo.

.
.

Pulp – “Do You Remember The First Time?”

@sire_damiano (Escritor, PuertoRicoIndie.com)

El final del mundo es inminente, en cualquier momento todo lo que llamamos Planeta Tierra o Gaia dejará de existir. Todavía no sabemos sin los Mayas nos fallarán, o le fallarán a Roland Emmerich después de embolsillarse mucho dinero con su épica muestra en el cine. Tanto es así que se lleva tiempo discutiendo semejante evento. La pregunta que les hago por si llega a pasar algo: ¿te recuerdas de la primera vez?. La primera vez que descubristes la razón de reirte o sentiste verdaderamente porque lágrimas bajaban por tu rostro. La primera vez que triunfastes en un juego o sentiste la amarga decepción del fracaso. La primera vez que probaste tu helado favorito o simplemente rechazaste por vida el brocoli.

Jarvis Cocker, el energético vocalista de Pulp, lo dice todo sin tapujos en este corte del disco “His N’ Her”, “Do you remember the first time? I can’t remember a worse time.” De seguro muchos pensarán lo mismo cuando llegue la extinción de la raza humana. Esa primera vez que se reconoció el otro uso de los que nos diferencia sexualmente y que se intercambia más allá de toda emoción o sentimiento. Recuerden, no sabemos todavía si nos vamos de aquí, pero recordar la primera vez de todo puede ayudarte a viajar de nuevo el camino recorrido.

.
.

Radiohead – “Faust Arp”

Miguel | @oniricvonnegut (Escritor, PuertoRicoIndie.com)

El tema “Faust Arp” de la banda británica Radiohead es corto y sincopado… como los últimos latidos de un corazón. Tiene líneas que invitan a pelear, cíclicamente, contra el sueño: “Wakey, wakey, rise and shine/it’s on again, off again, on again…” Estos versos, cantados desde mi teléfono, pudieran ser la mejor alarma ever. La encontré haciendo un breve research wikipédico para esta Mesa Redonda — me puse a buscar textos que salgan al poner «escatología» en Google; porque #soycalle. Descubrí que «escatología» se refiere a lo último: “That branch of theology concerned with the ‘last things’ — death, what follows it for each individual, and the final fate of the universe.”[1] ¿Habla Faust Arp de lo escatológico? ¿Del[fin]? No sé; lo escatológico está bien de moda en todo, pudiera ser que sí. Por algún devenir algorítmico, Google me conectó con Yorke.

Al tropezarme con esta pieza – vía un accidente hipertextual e informático—pude notar, a grandes rasgos, que las tendencias escatológicas en el arte se llevan dando durante gran parte de la historia, en muchas culturas distintas (hay escatologías budistas,  islámicas, judías, etc.). El fin del mundo es preocupación antigua y  global. Origen, San Agustín y las culturas culturas mesoamericanas—específicamente, y durante el 2012 lo escucharemos ad nauseum, los mayas—son tan solo una muestra de dicha ansiedad. Desafortunadamente, para maestros comprometidos a luchar contra la pseudo ciencia, la escatología cristiana se encontró con la maya, creando la mitología contemporánea que se relata en aberraciones como 2012 (Emmerich, 2009). Puedo ponerme a explicar toda la genealogía de ideas que llevó a tener que aguantar películas como estas; sin embargo, tendría que ponerme a esbozar demasiado contenido. Este enlace puede arrojar luz a la posibilidad de que nuestra obsesión  con el fin difícilmente desaparecerá.

En este contexto no es raro encontrar vínculos interdisciplinarios – arte, filosofía, teología, etc – con ideas de la muerte, la resurrección, el ciclo, el origen, alpha, omega, etc. “Faust Arp” – cuyo título es exquisito – juega con estas imágenes, pero desde el plano individual. La pieza remite a lo absurdo-existencial en líneas como “You got a head full of feathers/You got melted to butter”; una bella metáfora que usa la caída de Ícaro en referencia a la condición humana: pasar por el tedio que provoca el mero hecho de existir – que a veces nos sorprende con «lo bello» – para después morir: “(…) the fucking panic of realising you’re going to die! And that at any time soon [I could] possibly [have] a heart attack when I go for the next run.” [2] Y ese es, precisamente, el germen de nuestras obsesiones – contemporáneas, antiguas, individuales o colectivas – con el fin, con lo escatológico… el miedo al ineludible hecho de la muerte.

Notas:
[1] The Oxford Guide to Philosophy: (eschatology)
[2] Entrevista a Yorke. Se refiere a In Rainbows.

.
.

Delfin Quishpe – “¿Qué pasará en este mundo?”

Mercedes | @PurpleMixTape (Escritora, PuertoRicoIndie.com)

Siendo un experto ya en cantar sobre desastres y tragedias, el gran artista del nuevo milenio, Delfin Quishpe, nos regala un tema y video que son una copia de influenciados por “Earth Song”, de Michael Jackson. Y es que el cuestionamiento existencial que titula la canción de Quishpe es exactamente lo que muchos se preguntan con la llegada del 2012.

La letra de esta majestuosa canción trata sobre la destrucción de la naturaleza por obra del ser humano, a la vez que nos ofrece un panorama post-apocalíptico. El video (que debió haber ganado todos los premios del universo) lo captura mediante modernísimos efectos especiales. Tanto así, que no escatimaron en esfuerzos para quemar plantas de verdad y demostrar el daño a la naturaleza. Pero donde mejor se representa esa destrucción es en la metáfora sexual que nos ofrece el propio Delfin. En el segundo 0:52, el cantante se lanza encima de un matojo y comete actos lascivos contra él. ¡Qué fascinante es cuando un artista pierde su pudor y se sacrifica para dar un mensaje positivo!

Entonces, el video nos deja con más preguntas que respuestas, y más cuando lo relacionamos con el fin del mundo: ¿Habrá un afterlife cuando se acabe el mundo, en donde Delfin pueda seguir deleitándonos con su arte? Si Michael Jackson hubiera podido ver el video en cuestión, ¿le hubiera gustado? ¿Cuántas plantas quemaron en el video? ¿Volverá a juntarse Delfin con la Tigresa de Oriente y Wendy Sulca? ¿Cómo se habrá sentido el matojo durante la filmación de esa escena tan fuerte? ¿Se reunirá la familia Katraska antes del fin? Sólo los seres del Chuchin lo saben.

.
.

¿Cuál sería el tema perfecto para el fin del mundo? Participa en la Mesa Redonda compartiendo tu selección en los comentarios.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.