Reseña: The Twilight Saga: Breaking Dawn – Part 1

Comparte:


Breaking Dawn – Part 1, la cuarta película en la saga Twilight (Crepúsculo), llega a las salas de cine este fin de semana, cuando seguramente alargará las filas de aquellos buscando taquillas para otras películas. Los filmes, basados en la serie de libros de Stephanie Meyer, alcanzaron notoriedad desde la salida de su primera entrega en el 2008, destacándose por las risibles ejecutorias de sus actores principales; por los temas centrales expuestos, que entre otras cosas degradan el feminismo – exaltando la abstinencia e idealizando las relaciones amorosas enfermizas; y por haber castrado al tradicional rol del vampiro en la literatura de fantasía.

La saga Twilight, sin embargo, ha sido defendida apasionadamente por millones de personas que están ajenos a lo antes expuesto o sencillamente deciden ignorarlo “en nombre del amor”. Pero aún mas importante, han pagado miles de millones de dólares en el proceso, asegurando que todos los libros de la serie sean adaptados para la pantalla grande y creando toda una industria de productos “crepusculares”, entre estos joyería de fantasía y calcetines. Por más que quieran, no hay manera de escaparse de Twilight.

Para propósitos de esta reseña, decidimos contactar a una pareja de enamorados que entre sí hacen el equipo perfecto para comentar sobre el fenómeno de Twilight y su nueva capítulo fílmico:

Zuleyka (@dr_zu, colaboradora de VorticeOnline.com y PuertoRicoIndie.com) ha leído los cuatro libros que componen la serie y ha visto las demás películas, así que está más que cualificada para hacer una apreciación desde el punto de vista de conocimiento del material (noten como no dijimos “fanática”).

Por otro lado, José “Pepe” Pesante (@joeprog, editor de VórticeOnline.com, colaborador de PuertoRicoIndie.com y mitad del dúo de Frecuencias Alternas) ha visto algunas de las entregas anteriores de la saga y menciona que “aún cuando no logro entender cómo existen, encuentro el fenómeno fascinante, desde el punto de vista del pop culture“.

@dr_zu opina lo siguiente:

Este libro, al igual que el último de la serie de Harry Potter (Harry Potter y las Reliquias de la Muerte) no debió ser dividido en dos películas, y aunque es evidente que existen motivaciones financieras para esta decisión, jamás habíamos visto un sacrificio tan descarado de una historia para ganancia monetaria. No que Breaking Dawn Parte 1 se aleje del libro tanto (es la misma historia inverosímil), pero el material está estirado al punto de romper. Esto hace que el ritmo o “pacing” en esta primera parte sea DEMASIADO LENTO. ¿Cuán lento? El 90% del tiempo la película parece un montage gigante, donde los personajes necesitan música de fondo hasta para pensar. O, digamos mejor un vídeo musical para TODAS las canciones de la banda sonora (en realidad no sabemos si todas, pero con lo larga que se sitió la película, creo que le dieron espacio a todas).

El filme (y sus creadores) sólo sirven a su fanaticada, y están dispuestos a complacer desde la arrancada: antes de que el primer minuto de película acabe, ya Jacob Black (Taylor Lautner) se ha quitado la camisa, y los gritos en la sala del cine fueron casi instantáneos. De ahí, continúa su viaje hacia un mundo de fantasía masturbatoria para niñas preadolescentes (o señoras que tienen al pene “en un pedestal”, cual versión femenina del 40 Year-Old Virgin) que esperan a un hombre como Edward que les enamore con comentarios “románticos” como “he esperado un siglo para estar contigo”.

Entre los aciertos de Breaking Dawn están algunos de sus efectos especiales, como la transformación de Bella y la escena del brindis en la boda – un momento de comedia liviana que funciona. Otro momento memorable ocurre cuando Edward le confiesa a Bella que él no ha sido siempre una buena persona, al igual que el flashback que sirve de explicación. En contadas ocasiones la película verdaderamente funciona, pero lamentablemente no son las suficientes y están lejos de su totalidad. Comparada con el resto de la serie, desmerece un poco ante la tercera película (Eclipse), que es una mejor película sencillamente por tener más villanos y una trama más complicada. Sin estos otros personajes, la historia del triángulo amoroso de Bella con Edward y Jacob es monótona y unidimensional. Los valores personales que Meyer quiere inyectar en la historia (no tengas sexo antes del matrimonio, si quedas embarazada no puedes abortar, etc.) se anteponen al desarrollo de los villanos, ya sean los nómadas o los Volturi, que tenían el potencial de ser mucho más interesantes y sufrieron ante el capricho de contar esta historia de amor trillada.

@joeprog ofrece otra perspectiva:

Aunque no es una de las peores películas que he visto, es posiblemente una de las más malas que he visto este año. Creo que el “pacing” está horrible. Si las otras entregas de esta serie sufren de un diálogo malo, aquí sencillamente son víctima de “lazy writing” de parte de Melissa Rossenberg, la guionista de la serie. Los efectos especiales, específicamente cuando salen los lobos, son una atrocidad. Hay una pelea entre vampiros y lobos que prometía ser uno de los highlights del filme, y quedó opacado con efectos especiales mediocres, mala dirección, y HORRIBLE diseño de sonido.

Hablando de sonido y música, ¿Cómo se puede explicar que una película con TANTA música convirtió lo que pudo haber sido uno de los mejores momentos en un desastre total con una selección de banda sonora extremadamente sobria y casi inexistente? Desde la iluminación hasta la edición, hay decenas de cosas que conspiran para que la película falle. Es el tipo de película donde verdaderamente se pone a prueba el hecho de que está hecha para fanáticos, y para fanáticos solamente – gente que puede obviar cualquier falla en los elementos mas básicos de storytelling con tal de ver a sus personajes favoritos en pantalla. Es un mal del que siempre sufrirán las adaptaciones (en tiempos modernos, desde Harry Potter hasta Watchmen han tenido su grado de expectativa, y eventual decepción), pero amplificado por el fanatismo extremo.

una estrella y media

.

Como una estaca a un vampiro, es el condón a Stephenie Meyer. (OJO: Ninguno de estos es el director de la película)

The Twilight Saga: Breaking Dawn – Part 1 | 117 min | Aventura, Drama, Fantasía, Romance
Director: Bill Condon | Kristen Stewart, Robert Pattinson y Taylor Lautner
Exhibiéndose desde el 17 de noviembre en los cines de Puerto Rico.

• Véanla • si eres fanático de la serie, en cuyo caso no hay reseña que se interponga ante tu deseo de volver a ver a Edward, Bella y Jacob en pantalla. Para los masoquistas, no hay mejor película para el fin de semana, a menos que consigan una copia de la de Miguelito pirateá’.

• Evítala • si no perteneces a los dos grupos anteriores.

Puerto Rico Indie es una celebración de la expresión independiente y sus distintas manifestaciones en el mundo de la música, el cine, la tecnología y otros medios.