La Mesa Redonda 15: We Are Not Gonna Take It

Comparte:

Cada dos semanas el equipo editorial de PuertoRicoIndie.com se “reúne” (gracias a la magia de la Internet) para discutir un tema en particular a través del cual podamos compartir nuestras experiencias, preferencias, recuerdos y sugerencias con ustedes, ya sean musicales, fílmicas o de algún otro renglón de la cultura popular. Bienvenidos a la Mesa Redonda.

Dos meses luego de su formación, el movimiento de Occupy Wall Street (OWS) se ha esparcido por cientos de ciudades en los Estados Unidos y el resto del mundo (nuestro periódico El Nuevo Día probablemente les llamaría “decenas”). Inspirados por las manifestaciones que se han estado llevando acabo alrededor del planeta (principalmente las del Arab Spring), un grupo nutrido de estadounidenses ha tomado la iniciativa de denunciar desde espacios públicos la absurda desigualdad que atenta contra su democracia.

Para contribuir a nuestra discusión del OWS a través de la música nos acompañan dos figuras muy conocidas dentro de la escena local, ambas admiradas por sus contribuciones y dedicación para con ésta: el señor Ezequiel Rodríguez Andino (@eldifusor) del programa radial Frecuencias Alternas, espacio que por más de una década se ha preocupado por compartir la música independiente de Puerto Rico con el mundo; y José E. Román (@MoeRituri), conocido principalmente por sus proyectos musicales O.P.A.L. y Descojón Urbano – una de las bandas locales más críticas de nuestra sociedad.

Let’s fuck it up, boys – make some noise!

Queen junto a David Bowie – Under Pressure

Ezequiel Rodríguez Andino (Frecuencias Alternas, @eldifusor)

Para muchos el legado musical de Queen se limita a dos canciones que han sido secuestradas por el mundo deportivo y el mundo especial de los mafuteros. “We Will Rock You” y “Bohemian Rhaposdy” son para muchos la totalidad del legado musical de este grupo. Para esos muchos, desde la distancia, el grupo puede parecer uno superficial, vacuo y simplemente banal. Música de jodedores no muy sofisticados y de fanáticos del deporte que disfrutan de beber y cantar a toda boca sobre la destrucción de sus rivales. Sin embargo, dentro del catálogo de Queen hay mucha riqueza. Desde los juegos con música clásica dentro de la propia “Bohemian Rhaposdy” hasta las deliciosas armonías en “Bicyle Race”, Queen es mucho más que aquellas dos canciones.

Así mismo, dentro de la vorágine de información que recibimos en todo momento, el movimiento de Occupy Wall Street se ha manifestado para muchos como una rabieta de niños malcriados que han tomados las peores decisiones y que, en medio de la crisis, no han sabido hacer otra cosa que generar ruido. Sin embargo, dentro de ese ruido se han ido hilvanando ciertas preocupaciones sobre cómo el sistema económico estadounidense está dejando atrás a un sector considerable de la población. En medio del ruido y todas las posibles consignas que muy bien pueden ser ridiculizadas, cada cierto tiempo se escuchan reclamos justos o preguntas que hay que responder.
Al igual que Queen, OWS desde lejos parece una cosa pero ante el escrutinio más sosegado devela complejidad, y es eso lo que ha logrado que los esfuerzos se repitan en otros estados.

OWS se parece cada vez más a “Under Pressure” de Queen: una canción que se escucha muy diferente a lo que dice; una canción que pide escucharse más de una vez; una canción que se nutre de una colaboración entre artistas importantes, pero que no alardean de la misma, una canción que habla sobre la presión de enfrentarse a un mundo injusto; una canción que no necesariamente ofrece una solución al problema pero lo nombra; una canción que suena optimista pero realmente brinda un pesimismo refrescante; una canción que se te queda en la mente y no puedes dejar de tararear…es una comienzo, una invitación a darse cuenta de cómo estamos…bajo presion (¿bajo opresión?)…¿qué hacemos después de enterarnos? Ni la canción ni OWS nos han dicho qué hacer…quizás nos toca a nosotros hacer una canción nueva.

.
.

Slavoj Žižek – The Dusty Balls of Capitalism

@oniricvonnegut (Escritor, PuertoRicoIndie.com)

OWS – y todas sus gemaciones – son un alarido de Burroughs. Cientos de miles de abyectos educados — Ph. D’s desempleados — levantan pancartas con el mismo valor de la toma del Tahir Square. Desde los balcones de Wall Street, los fucking banqueros beben champaña. Éstos vacilan con toda la tolta – puñeta – que pueda relacionarse a un ‘guaynabito’, o un trust fund baby.

“¿Por qué tanto coraje?” se pregunta quien pueda ver en Fortuño un líder. Deberían estar cagao’s, pues 99% > %1 – un axioma, producto de la avaricia de unos pocos, hace posible que nos podamos sacar la bota del cuello. Deberíamos poder hacer algo; pero estamos intoxicados con el olor que despide un Benjamin — acaba’o de salir de la imprenta…

Es más importante alardear de país por que podemos ganar medallas de oro; aunque la clase media, cada día, esté más estrangulada; aunque el fundamentalismo religioso heche feos tentáculos, con la piel de Wanda Rolón; aunque el hecho de que vivimos como un narcoestado pueda cegar a Ray Charles; aunque Santini sea un grotesco Berlusconi, un fantoche drug fiend, que se siente orgulloso de ser parte del 1%. #EstoLoArreglaEugeneIonesco.

Me cuesta entender por qué el boricua aún no sabe que existe Occupy Wall Street. Después pienso en La Comay, El Nuevo Día y los Fonalledas. Entonces no me sorprende que bien poca gente sepa lo que está pasando. Puede ser irónico; pero esta gran rabieta del s. XXI, remite a lo que pasó en el Templo de Jerusalén – hace 20 siglos: Chuíto se metió en chancletas al templo – a un Wall Street de la antigüedad – y regañó a todos los tráfalas que estaban vendiendo palomas para sacrificar; palomas porque no todos podían matar corderos – #estádepapitodios. Si podías sacrificar corderos, estabas en las papas; hoy serías alguien que consume irracionalmente en Best Buy.

Battlefield 3 se oye, a tó cojón, en muchas casas – los tiros están puñeteros, súper realísticos; la cifra de los asesinatos se acerca a 1,000; La Burbu parió; en Oakland pasan también resisten…
Acá el boricua celebra triunfos; el nacionalismo bizarro todavía aletea demasiado… El boricua se va a perder la revolución. Coño. Despierta. Boricua. De verdad, cabrón, despierta que ya me estoy cansando de que nos coman el culo.

.
.

Mecano – No pintamos nada

@PurpleMixTape (Escritora, PuertoRicoIndie.com)

El hecho de que los pueblos sean olvidados por los gobiernos y otros poderes no es cosa nueva. Tampoco lo era en los 80’s durante la Guerra Fría, la cual sirvió de inspiración para la letra de “No pintamos nada”. Mecano va al grano y abre la canción con letras de indignación: No pintamos nada / No opinamos nada / Todos lo deciden / Y sin preguntarnos nada. Ese es el pan nuestro de cada día, ya que hemos sido testigos de cómo se hace y se deshace sin tomar en consideración las repercusiones negativas.

En la canción también se critica la ridiculez y la inutilidad de las guerras, las cuales sólo tienen como base intereses creados y de carácter egocéntrico: Como juegan a ser hombres / Con los tanques, las batallas / Las conquistas y poner medallas. Al final, Mecano nos deja como asignación dos interrogantes que nos hacen cavilar: ¿Qué puedes hacer si quieres salir de aquí? / ¿Qué puedes hacer si quieres sobrevivir? En lo que todos nos decidimos, me temo que seguiremos pintando nada.

.
.

Rubén Blades – Decisiones

@sire_damiano (Escritor, PuertoRicoIndie.com)

“Sí” o “No” – lo binario está tan impregnado en nuestras vidas que no podemos escapar de ello. Nuestras decisiones son la forma más sencilla de escoger a dónde queremos que nuestras vidas se dirijan. Mucho de lo que está pasando en nuestro alrededor se debe a las decisiones que tomamos como ciudadanos. ¿Y qué tiene que ver esto con #OccupyWallStreet? Creo que mucho. Nuestras decisiones permitieron el que compañías y empresas inescrupulosas alcanzaran un poder que les permite actuar como lo están haciendo – pero a veces se nos olvida que es nuestra decisión también si ellas deben existir o no.

El poder de decisión es más fuerte de lo que nos imaginamos y entre una y otra cosa nuestras vidas se van afectando para bien o para mal. Esta canción refleja lo cotidiano que es el acto de tomar decisiones y cómo nos encaminan hacia el futuro. Los movimientos sociales como #OccupyWallStreet han sido históricamente importantes porque a través de estos se tomaron decisiones firmes y en unidad. En cuanto a este movimiento en particular, entiendo que se debe organizar hacia tomar decisiones concretas y decisivas – en específico dentro del área del consumo. Qué, cómo y de dónde debemos consumir – ya sean productos de instituciones bancarias, comida y hasta entretenimiento. Si el pueblo es quien realmente manda, nuestras decisiones como pueblo podrán ser lo suficientemente fuertes como para dejarse sentir.

.
.

Skinny Puppy – Tin Omen

.

Ministry – Reload

.

Slayer con Ice-T – Disorder

José E. Román (Descojón Urbano, O.P.A.L.)

Saludos.

Hoy les tengo un especial de odio para ustedes. Son varios cortos provenientes de los maravillosos años ochenta y noventa. El primero, “Tin Omen”, del grupo electro industrial canadiense Skinny Puppy, trata sobre las protestas ocurridas tanto en Kent State, Estados Uniods, en los sesenta y luego en la Plaza de Tianamén en China en el ’89. El segundo clip es de Ministry y su tema “Reload” de su disco Filth Pig. En el vídeo, Tío Al Jourgensen sale haciendo de Charlie Manson y Jackie Onassis recreando varios momentos claves de los 60’s con un trasfondo musical de guitarras ruidosas y tempos extraños y descontrolados. Y por último, Slayer y Ice-T unieron fuerzas para hacer un lindo tema de amor y comprensión a la humanidad titulado “Disorder” que originalmente salió en la banda sonora de la película Judgement Night.

Besitos besitos,

P!

.
.

The Who – Won’t Get Fooled Again

@reed_rothchild (Escritor, PuertoRicoIndie.com)

En el 1848, a través de decenas de países, millones de personas hastiadas con sus respectivas situaciones socio-económicas y políticas se lanzaron a las calles en demostraciones masivas en contra del status quo. Ciudadanos de diversos trasfondos, con ideas a veces encontradas, protestaban por cambios en las estructuras de poder a la vez que exigían más participación democrática y una repartición más justa de las riquezas. Suena familiar.

En el 1968, estudiantes en EEUU y Europa ocuparon universidades para demostrar su descontento con la política pública de sus gobiernos y las instituciones de educación superior a las que pertenecían. Obreros en París paralizaron la ciudad, en Irlanda del Norte comenzaba el período de conflicto conocido como The Troubles, y tropas del ejercito mexicano masacraron a inocentes en la Plaza de las Tres Culturas. Todo esto parece mucho más reciente.

En el 2011 han habido inmensas protestas alrededor del mundo, desde norteamerica hasta la mayoría de los países árabes, consituidas por gente desilusionada y cansada de la misma mierda. Han logrado cambiar gobiernos, han logrado acaparar atención para difundir ideas novedosas y necesarias. El descontento se ha convertido en la fuerza dominante de las movilizaciones; they’re not gonna take it anymore. Pero nada de esto es nuevo.

Las revoluciones/revueltas del ‘48 y del ‘68 lograron ciertas metas, fallaron en muchas otras y tuvieron consecuencias inesperadas o indeseables. La sociedad siempre está en crisis, no importa cuán atrás vayas en la historia. La lucha es necesaria mas no asegura ningún cambio positivo. Si algo cambiara sabemos que probablemente se reflejaría dentro de varias generaciones. El valor de la lucha se mide en el sacrificio de los de ahora por una recompensa que nunca verán. Se paga un harto precio por un desenlace desconocido; poniendo fe en ideas de progreso o en la inevitabilidad de la conversión. Cosas del eterno retorno.

Anyways, The Who tocando “Won’t Get Fooled Again”. Aquí http://www.sing365.com/music/lyric.nsf/won%27t-get-fooled-again-lyrics-the-who/761ef79aab42fa9c48256977002e72f9 la letra. Al parecer, Townshend se dió cuenta que los cambios superficiales son sólo eso, alterar lo cosmético deja lo de adentro intacto. Se podrá cambiar el chofer de la guagua pero sigue siendo la misma maquina. A la misma vez el cambio es inevitable: “The change it had to come / We knew it all along”.

De todos modos, esta versión de la canción es de The Kids Are Alright y es muy buena. Escúchenla por eso.

.
.

Amanda Palmer – Ukulele Anthem

@redod (Editor, PuertoRicoIndie.com)

Amanda Palmer se para frente a un grupo de extraños del OWS en Boston, ukulele en mano, y regala al público un himno a su instrumento predilecto en estos días. La semana siguiente lo vuelve a cantar para en el campamento en Nueva York. La canción resuena con el público porque es cómica y pegajosa y porque Amanda es una artista experta en este tipo de intervención callejera – sabe venderla bien aunque se equivoque una y otra vez en medio de la canción. Pero por encima de esto, resuena porque el Ukelele Anthem es un manifiesto de vida que invita a imaginarnos un mejor mundo y a soltar el miedo que nos impide crearlo.

La magia del ukulele, dice la canción, podría haber impedido las muertes trágicas de Sid Vicious y John Lennon. Nos invita entonces a agarrar un ukulele y a “play your favorite cover song, especially if the words are wrong / ‘cos even if your grades are bad, it doesn’t mean you’re failing.” El punto es perderle el miedo a sonar distinto, a romper las reglas, a mejorar con la práctica – a crear una nueva canción.

.
.

¿Qué canciones les hacen pensar en el OWS? Los invitamos a que se unan a la discusión y compartan sus opiniones y/o recomendaciones a través del sistema de comentarios.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.