Reseña: The Rum Diary

Comparte:

¿Una película de Johnny Depp, basada en un libro de Hunter S. Thompson, grabada en Puerto Rico? En papel suena como excelente idea: Depp es una megaestrella del cine, Thompson era un escritor influyente con muchos admiradores, y los paisajes tropicales de la isla son aptos para ser plasmados en celuloide. De ahí sale The Rum Diary, dirigida y adaptada para el cine por Bruce Robinson. Desafortunadamente nada bueno (o muy poco) sale de esa mezcla.

Pensemos primero en la trama, algo que el director parece no haber hecho. En teoría la película trata sobre Paul Kemp (Johnny Depp), un periodista luchando para encontrar su voz como escritor y en búsqueda de cualquier trabajo que le permita lograrlo. Llega a la isla para trabajar en un periódico al punto de la bancarrota y poblado por borrachones. O sea, estamos en Puerto Rico, por supuesto que todo el mundo bebe ron con cojones. Las próximas dos horas pasan de aventura en aventura sin ir en ninguna dirección en particular.

Entre querer hacer una precuela a Fear and Loathing in Las Vegas (1998) – lo cual no es – y enseñar el paraíso imperfecto que es Puerto Rico, Robinson no presta atención a que la cinta haga sentido o que los personajes se desarrollen. Esto quizás se explique en parte con todas las dificultades que pasó el proyecto por tanto tiempo antes de concretarse. Pasó años de mano en mano, esperando a que le dedicaran tiempo y cariño. Benicio Del Toro trató y no pudo, después estuvo esperando a que Depp se desocupara de vestirse de Halloween para Disney. Al fin logra rodarse en la isla – con gran fanfarria por parte de la prensa local – pero quedó engavetado por dos años lo que no demostró mucha confianza en el resultado.

Y no es por menos. Además de la trama descalabrada no ofrece mucho para querer ir al cine a verla. El mercadeo la vende como una comedia pero eso demuestra lo confuso que resulta categorizar la cinta; es como llamar a Jaws un documental sobre pescadores. Johnny Depp toma unas vacaciones de actuar y sigue con su ‘shtick’ de borrachón, Amber Heard (Chenault) no aporta mucho excepto un par de labios bien rojos, Giovani Ribisi (Moeberg) y Michael Rispoli (Sala) son más irritantes que graciosos, y hasta los usualmente sólidos Aaron Eckhart (Sanderson) y Richard Jenkins (Lotterman) son meros arquetipos unidimensionales.

La fotografía hace buen trabajo de capturar la naturaleza de la isla, así que los fetichistas de ver a Puerto Rico en pantalla van a quedar satisfechos. La caracterización de Puerto Rico no la encuentro ofensiva, inclusive es bastante certera para final de los años 50 (época de la obra) y para hoy en día: la isla como paraiso explotable por parte de los empresarios estadounidenses y con ciudadanos descontentos por su situación socio-económica.

El cine como escapismo es una necesidad, mas no vale la pena escapar si el tiempo se hace eterno. Con todo y lo bueno que ofrece uno sale de The Rum Diary pensando que desperdició 2 horas de su vida en algo menos memorable que tu último hangover. Si te quieres divertir con una película que tenga escenas grabadas en Puerto Rico mejor vuelve a ver Fast Five. O Captain Ron.

una estrella y media

.

El Cuba Libre siempre con limón. / Foto: mrpattersonsir via Flickr

The Rum Diary | 120 min | Drama, Misterio, Suspenso
Director: Bruce Robinson | Johnny Depp, Giovanni Ribisi y Aaron Eckhart
Exhibiéndose desde el 3 de noviembre en los cines de Puerto Rico.

• Véanla • si estás obsesionado con Johnny Depp; si el ver pietaje de El Yunque, Piñones y el Viejo San Juan en la pantalla grande te llena de sentido patrio; y si quieres sentarte en aire acondicionado por dos horas.

• Evítala • si te gustan las películas entretenidas y buscas una buena adaptación de lo que escribió Hunter S. Thompson.

Comparte: