Reseña: La piel que habito

Comparte:

A Pedro Almodóvar no se le reconoce como cineasta de horror pero en su más reciente largometraje, La piel que habito, el legendario director nos obsequia con un thriller psicológico empapado de Hitchcock (o De Palma) y una de las obras más oscuras dentro de su filmografía. La destreza del director en tomar el genero y apropiarse del mismo, a su manera, con su propio lenguaje, es el mayor logro de la cinta.

Deja de ser un thriller y se convierte en una película de Almodovar, con todos los elementos característicos. ¿Flashbacks que narran la mayoría de la historia? Los hay. ¿Asuntos de identidad sexual? Sí. ¿Encuadres perfectos de los pechos voluptuosos de la protagonista? Por supuesto. Todo dentro de una trama que comienza muy incierta pero que se logra resolver a un paso metódico, claro y resoluto.

Antonio Banderas protagoniza a Robert Legrand, un cirujano plástico obsesionado con crear un tipo de piel resistente a cualquier quemadura o picada. El brillante doctor tiene una paciente misteriosa llamada Vera (Elena Ayana) que mantiene aislada en un cuarto de su mansión/oficina y sobre quien practica sus métodos para perfeccionar la piel experimental. Ahora, ¿de dónde viene Vera? ¿Qué circunstancias la trajeron a la vida del Dr. Legrand y qué circunstancias la mantienen ahí? Incógnitas que con el tiempo aprenderemos.

El guión, escrito por el propio director pero basado en una novela francesa, comienza como un menjunje de fragmentos sobre la vida de Robert que al momento no entendemos. Tragedias en su pasado le han concedido una desconexión a su entorno y lo han vaciado emocionalmente. Ese vacío lo llena con tenacidad y disciplina para continuar su trabajo, dirigido especificamente hacia la figura de Vera. Y aunque al principio podemos como espectadores estar un tanto abarrotados con información disyuntiva, el libreto hace gran trabajo en ir recogiendo poco a poco cada fragmento hasta completar el rompecabezas. Lo que primero parecía iba en una dirección de repente cambia su rumbo por completo.

Banderas brilla por su caracterización como el evil scientist/genius,  uno de los mejores papeles de su carrera y tremenda manera de volver con Almodóvar. Evoca terror con su mirada y sus fuertes palabras. Pocas veces lo vemos sonreir, su frío exterior sugiriéndonos el caracter vengativo de su personaje. Por su parte Ayana, más alla de su belleza evidente, maneja la sutileza entre desesperada a sumisa de una forma admirable, en un rol muy retante. De igual manera se destaca la música y la fotografía, creando un ambiente de tensión y una sensación de film noir.

No cabe duda que los fanáticos de Almodóvar saldrán muy complacidos de la cinta. A los principiantes y los indiferentes se les hará más difícil apreciar ciertos elementos, especialmente los asuntos sexuales, porque no es la película más accesible del director. De todos modos, no tiene que gustarle algo a uno para darse cuenta que está bien hecho. Independientemente de si la audiencia puede bregar con los temas expuestos, la calidad del filme sobresale en los demás aspectos.

cuatro estrellas

.

¡Hazle caso al Bieber y cuida tu piel!

La piel que habito | 117 min | Drama, Suspenso
Director: Pedro Almodóvar | Antonio Banderas, Elena Anaya y Jan Cornet
Exhibiéndose desde el 27 de octubre en Fine Arts Café de Puerto Rico.

• Véanla • si les gusta el cine de Almodóvar y los temas que usualmente trata; si estás dispuesto a satisfacer tu deseo de ver un thriller con este drama inusual o si simplemente buscas una experiencia diferente en el cine.

• Evítala • si te consideras una persona muy conservadora, si sueles evitar los temas sexuales y te incomoda la desnudez en pantalla.