Entrevista: La poesía de Ricardo Maldonado

Comparte:

Foto: The Wandering Angel via Flickr

EL New York Foundation for the Arts (NYFA) es el proveedor más grande de fondos, información y servicios para artistas en los Estados Unidos. Este año la NYFA escogió a 121 becados (“Fellows”) y finalistas tras haber recibido sobre 3,600 solicitudes de escultores, artistas digitales, escritores, dibujantes y poetas. Entre los galardonados dentro de la categoría de Poesía se encuentra un joven escritor y poeta puertorriqueño (y gran amigo), Ricardo Alberto Maldonado, quien luego de haber concluido sus estudios graduados en Columbia University decidió hacer residencia en Nueva York. Allí trabaja para el reconocido programa de literatura del 92Y mientras recopila material para su primera antología.

Un premio como este representa más que nada una nueva etapa en la carrera de todo artista. Además de contar con un incentivo económico, el mismo es una validación del trabajo reciente por parte de la comunidad artística en Nueva York. Aprovechamos la oportunidad para conversar con Ricardo sobre el reconocimiento, su poesía y qué significa ser poeta hoy día.

PRI: Felicidades por el premio. Para nosotros acá en la isla un poco desconectados de lo que pueda significar para un escritor joven ese galardón… ¿Qué representa el haber sido reconocido por esta institución dentro de la comunidad de poetas y escritores a la que perteneces? ¿Y en lo personal – qué ha representado para ti?

Ricardo Maldonado: ¡Gracias! En el aspecto pecuniario, el galardón trae poco pero necesario descanso en éste nuestro período de austeridad – gracias a la fundación [NYFA] pude visitar a la isla en agosto; me regresé a Nueva York con dengue – sabrás que se conocía como fiebre “dandy” en el pasado por sus efectos en la postura y forma de andar.

El galardón representa un honor inconcebible pero bienvenido. Recuerdas ¡Adentro!, ese ensayo de Unamuno que todos leímos en secundaria: “Busca sociedad; pero ten en cuenta que sólo lo que de la sociedad recibas será la sociedad en ti y para ti?” Llevo ya 10 años considerando mi propia labor creativa, la de mis maestros. El ser reconocido como uno de ellos – el ser parte de una sociedad de escritores – implica un ejercicio de humildad y me regala la oportunidad de explorar mi responsabilidad como artista y como ser humano.

PRI: Aún recuerdo cuando hace años (¿ya una década?) me dijiste que te interesaba perseguir la poesía… Muchos habremos intentado alguna vez escribir algún poema, pero apuesto a que la mayoría de la gente no conoce a una sola persona que haya decidido dedicar sus estudios a ese arte literario en particular. ¿Qué es un poeta hoy en día? ¿Qué retos representa?

RM: Los retos son innumerables – pero, bueno, esto ocurre en todo tipo de vocación. Diría, con certeza, que ser poeta hoy en día requiere ver al mundo como extraño, pero nuestro. No creo que esto haya sido diferente en el pasado. Nuestro mundo parece incorporarse diariamente de fuentes discordantes: El Nuevo Día para unos, El Vocero para otros, Netflix, las Noticias a las 11, la cena de anoche, el comentario punzante de Calle 13, la melancolía de Adele, etc. He dicho que somos, todos, lo que llega a nuestros ojos. Al poeta lo veo más como un ordenador de lenguaje e información – contraria o complementaria – en el servicio de las musas o el duende, como diría García Lorca.

PRI: ¿Todavía te cuestionan “por qué eres poeta”? ¿Qué respondes? ¿Cuándo te diste cuenta que querías dedicarte a la poesía?

RM: A diario. Confieso que resultaba ser un poco vergonzoso, no por yo tener fe en el arte, sino por no verme preparado como poeta. Soy poeta porque no corro la bolsa, pero me interesa el lenguaje del comercio; porque no conozco el sonido del mazo judicial, pero me imagino que se asemeja al sonido de un árbol seco al caer. Quise ser poeta desde el día que leí “To An Athlete Dying Young” de A.E. Housman, en la clase de inglés del Padre Francis Golden y luego, meses mas tarde, con la muerte de mi padre.

PRI: ¿Cuál ha sido tu entrenamiento formal como escritor? ¿Qué recomiendas a jóvenes que quieran seguir un camino similar?

RM: Leer a Unamuno, a Vallejo, a Graham Greene y a Juan Rulfo. Llorar la muerte del Quijote. Recordar los misterios que aprendiste en la elemental mientras agarrabas un rosario de plástico. Dejar el whisky para los viernes. Escuchar a tus padres y a tus hermanos: ellos son tu literatura. A ellos les debes todo.

PRI: Siempre me han interesado los procesos – a veces más aún que los resultados (y con mi pobre conocimiento de la poesía, me viene a la mente el “Ode on a Grecian Urn” de Keats). ¿Cómo describirías tu proceso a la hora de escribir?

RM: La televisión es mi mayor fuente de inspiración, con frases o palabras provocando líneas. Mi proceso al escribir me parece indefendible – veces espero, a veces algo llama.

PRI: ¿Qué temas te espantan el sueño en las noches?

RM: Recientemente, la cobertura de la tormenta Irene por WKAQ en la Internet. Pero en general, la soledad. El mundo de los adultos, al cual pertenezco – probablemente habré querido leer su manual años atrás.

PRI: ¿Alguna inspiración musical se ha colado en tus poemas? ¿Qué estás escuchando en estos días?

RM: Crear una lista sería lo adecuado, ¿no? Como inspiración: “Al Lado del Camino,” de Fito Paez y “Tomorrow is a Long Time,” de Bob Dylan, Joanna Newsom, entre muchos otros. A quién escucho: Carla Morrison, Fleet Foxes, el cover the “Will You Still Love Me” de Lykke Li, etc.

PRI: ¿Qué te parecen el e-ink y los website de poesía?

RM: Todos somos escritores en la Internet, pero, a mi entender, la diferencia entre literatura y escritura es significativa. Cualquier persona puede codificar sus pensamientos entre píxeles, pero el trabajo literario no es pasatiempo novel, es una vocación que requiere un sentido editorial agudo y la capacidad de presentar experiencia en todo su carácter extraño y exigente.

PRI: Y volviendo a los que hemos intentado escribir algunas líneas en nuestras vidas – hay hasta quienes los cuelgan en blogs para que el mundo lea sus poemas… ¿Es poesía el resultado o va más allá de esa intención/intento? ¿Dónde se traza la línea entre el “poetry” y el “doggerel”?

RM: Nuestras palabras reseñan lo que sabemos con nuestros sentidos. Para el poeta, el amor es manos ásperas en la mañana – nada más – o un poco más.

PRI: ¿Y ahora qué? ¿Hacia donde vamos?

RM: Ahora, al futuro – parafraseando a Unamuno – a recorrer nuestro camino, un poco más adentro.

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.