Reseña: The Beaver

Comparte:

The Beaver es la historia de una familia en ruinas: Mel Gibson es Walter Black, un padre alcohólico y deprimido que vive desconectado de su familia mientras echa a perder su carrera como presidente de una compañía de juguetes. Botado de la casa por su esposa Meredith (Jodie Foster), Walter termina borracho en un cuarto de hotel mirando películas de Kung Fu – una botella en su mano derecha y en la izquierda una marioneta en forma de castor (el titular “beaver”). Tras un intento infructuoso de suicidarse ahorcado, Walter se prepara para lanzarse a la calle desde el balcón – y es entonces cuando el castor a su izquierda cobra vida y le salva la suya. El “beaver” viene listo para ayudar a Walter, devolverlo a su familia y conseguirle éxito y fama en su trabajo. He aquí una historia de origen con la cual nos podemos identificar mejor, a diferencia de la de Thor.

Estos primeros minutos de la cinta encapsulan perfectamente uno de los retos a los que se enfrenta Jodie Foster como directora en The Beaver: cómo lograr un balance entre los elementos dramáticos (la depresión de Walter) y cómicos (el hecho de que decida comunicarse a través de una marioneta) de la historia. El principal obstáculo para lograr ese balance resulta ser un libreto empalagoso y superficial por el guionista Kyle Killen.

Mel Gibson muestra el mayor compromiso con el material, logrando una interpretación tan irreverente como precisa en sus movimientos – vulnerable y desalentado en momentos, destruido y desenfrenado en otros, a veces tierno, decidido, o todo un maníaco cuando le es requerido. Su actuación no hace más que apuntar hacia “lo que pudo haber sido”. Hay gran potencial cómico (y dramático) para explotar dentro de la situación que vive la familia de Walter Black – más que evidente en las ridículas escenas de sexo entre Gibson, Foster y el “beaver” – pero Killen y Foster (en su rol de directora) están más interesados por hacer una película sentimental y “seria”.

El resto del reparto principal es víctima de un libreto pobre. Anton Yelchin y Jennifer Lawrence son ambos jóvenes muy capaces (vean a Lawrence en Winter’s Bone), pero ni Anton (como el hijo mayor de Walter) ni Jennifer (como su interés romántico) pueden vendernos la relación – mucho menos la trama, que no hace más que competir contra el concepto central de la película.

Brevemente: Porter Black (Anton) es un estudiante brillante de secundaria (aceptado a una Ivy League, ve The Daily Show), pero con un lado oscuro: corre un lucrativo negocio de escribir asignaciones para otros estudiantes. Cuando las cosas le van mal, a Porter le gusta darse contra la pared de su cuarto, donde intenta abrir un hueco lentamente hasta llegar a mirar hacia afuera. Norah (Jennifer) es su cliente más reciente – la valedictorian de su clase, también “cheerleader” – que no sabe qué escribir para su mensaje de graduación. Porter le cobra $500 (ya saben cual es un buen “rate”) y luego la invita a ser su novia. Pero resulta que Norah guarda dos secretos… Permítanme contarle uno de ellos. SPOILER ALERT: Norah es graffitera.

Mientras los jóvenes resuelven su complicada (pero instantánea) relación, Meredith Black intenta descifrar a su esposo – principalmente teniendo mucho sexo con él y su castor. Además de mantenerlo ocupado en la cama, le da apoyo a su esposo creyéndole a ciegas que se está atendiendo con un médico. También hay un niño en la casa que martilla por las noches (el hijo menor, un rubito despeinado), quien resulta ser la inspiración que Walter – digo, el “beaver” – necesitaba para convertir su compañía en todo un éxito.

Les contaría lo demás… ¿Pero para qué? Ya deben haberse decidido si la van a ver o no y no les quiero arruinar los demás detalles que me mantuvieron preguntándome en la sala: ¿Será posible que el “beaver” haya escrito esto?

dos estrellas

.

The REAL Beaver

The Beaver | 91 min | Comedia, Drama
Director: Jodie Foster | Mel Gibson, Jodie Foster, Anton Yelchin, Jennifer Lawrence
Exhibiéndose en Fine Arts Café desde el jueves 26 de mayo de 2011.

• Véanla • por Mel Gibson (¡en serio!) y el threesome con la marioneta

• Evítala • si no soportas el sentimentalismo falso y las aspiraciones explícitas al “arte”

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.