Entrevista: El Medio y El fin del sueño del helicóptero personal

Comparte:


Nadie sabe la historia del que nunca dijo nada canta Leonardo Balasques en “El fenómeno del niño” de su más reciente producción como El Medio, El fin del sueño del helicóptero personal. Así que le enviamos unas preguntas a Leo, quien recide actualmente en Nueva York desde donde también contribuye musicalmente con Balún. Inspirados en parte por esa línea, le preguntamos sobre su trayectoria musical y el proceso que culminó con las grabaciones que componen el “helicóptero personal”.

Lanzado a principios de año, el proyecto ha recibido una buena acogida alrededor del mundo gracias a la magia de la Internet y fue reseñado por el influyente blog Club Fonograma como uno de los grupos a velar en el 2011. Su ambiciosa mezcla de instrumentos grabados en un espacio casero crea un puente entre la producción pop pegajosa que soñamos en escuchar a través de nuestros radios y el trabajo auto-gestionado de un artista experimentando en su habitación – combinación que hace mucha justicia al nombre de “El Medio”. Los invitamos a disfrutar a continuación de nuestra conversación con el artista y a descargar El fin del sueño del helicóptero personal.

PRI: Siendo el segundo de tres hermanos, el nombre de tu proyecto me acuerda a cómo mis padres y abuelos solían presentarme a terceros… “Él es “el del medio”. ¿Cómo surge El Medio y a qué haces referencia con el nombre del proyecto?

Leo: ¡Qué difícil el ponerle un nombre a las cosas que uno hace! Es como tan arbitrario a veces. ”El medio” creo que llamó la atención inicialmente porque amarraba cosas sencillas donde me encontraba: clase media, el del medio entre mis hermanas, talla media… También en el medio musical vs. el de publicidad, el medias res en la épica… Por ahí me atraen mucho las palabras que guardan múltiples significados, siempre son únicas y especiales de idioma a idioma, y juego mucho con eso también en mis letras.

Me decidí finalmente por “el medio” porque sentía que aunque no cautivara tanto la atención inicialmente, tenía esa cualidad latente y como desapercibida, de algo que se formaría a largo plazo, como que podía ir creciendo en significado naturalmente según los temas que hiciera, a donde yo llevara el proyecto. Y pues así se quedó, y bueno como un amigo me decía, si miras a ver la banda que más marcó la cultura popular no podría tener un nombre más tonto que The Beatles, así que al final podría ser cualquier cosa.

PRI: El sonido de El Medio tiene raíz en la producción más lo-fi del pop-casero, pero en el nuevo material has logrado un sonido más lleno y expansivo. “El primer azul borroso” de tu más reciente producción “El fin del sueño del helicóptero personal” se siente como un nuevo comienzo musical. ¿Te parece así?

Leo: Fue algo de trabajo la cuestión de mejorar el sonido, de repente me siento como que un gran fail cuando me dicen que les suena lo-fi jaja, creo que sobretodo comparado con otros trabajos anteriores suena mucho más claro y se puede distinguir más cada instrumento, sobre todo la voz. Aunque esa primera canción tal vez quedo muchos hiss y buzz en las guitarras, bueno siempre hay algo de eso… Después en el estudio de masterización uno escucha realmente lo que uno graba en la casa, que hice distinto ésta vez.

 

[wp_bandcamp_player type=”track” id=”1400266036″ size=”venti” bg_color=”#FFFFFF” link_color=”#000000″]

 

PRI: Sí, precisamente eso notaba – que el sonido de los discos anteriores es más lo-fi, como más de habitación y en este nuevo trabajo se escuchan los elementos con mayor claridad y definición. ¿Cómo fue el proceso de grabación del disco? ¿Qué lo hizo diferente?

Leo: El sonido en general de éste disco tiene mucho que ver tanto con el concepto como con el entorno nuyorquino en donde fue realizado: acá por un lado es muy fácil conseguir equipo barato pero el tema del espacio es todo lo contrario – es muy difícil tener espacio donde tocar y hacer ruido pues la renta es tan cara y todos vivimos tan apiñados unos a otros.

Por mucho tiempo estuve sin grabar porque no tenía el espacio. En Puerto Rico en un momento podía tocar batería o guitarras a todo volumen y a nadie le importaba (o a casi nadie), por eso mis primeras grabaciones tienen más ruidos, distorsión, baterías disparatadas… En conclusión: si yo tuviera el espacio, estaría haciendo heavy metal.

Para éste proyecto uso mucho a mi favor las ventajas prácticas del formato digital: combinando instrumentos acústicos y sintetizadores análogos como fuentes que suavizan y redondean ese formato. El año pasado fui formando una colección de teclados análogos y vintage de los ochentas, a veces los usaba en un tema y luego lo revendía, y creo que con ese elemento quería por un lado resaltar tanto el aspecto “sintético” del recuerdo – tienen siempre como un color de fantasía que concordaba, a su vez capturan bien el sonido de la época de mi infancia.

PRI: Me encantaría escuchar “En el patio” más en la radio… Recoge bien esa mezcla entre la nostalgia, la inocencia y soledad que exploras en otros de tus temas, con una melodía pegajosa y amena. Se siente una canción acogedora con todo y sus referencias a la violencia. ¿Qué nos puedes decir de la inspiración del tema y su creación?

Leo: “En el patio” es tal vez es el tema más anecdótico y personal del disco. Yo crecí en Santa Rita en los 80s, justo al principio de la (Avenida) Ponce de León, en una casa que ya no existe. Tengo muchos recuerdos del patio interior donde yo y mi hermana jugamos… Como el mundo consistía en estar en ese patio cerrado de paredes cubiertas de musgo verde y negro que por un lado te protegía de la realidad afuera, (pues en aquel momento, como aún todavía es, era un área muy deprimida tanto por la represión del gobierno y la policía como por la droga y el crimen), y por otro, a falta de distracciones, era un lugar idóneo para imaginar.

Quise capturar algo de eso en ese tema, pues la memoria me falla cada vez más y son cosas que uno no debe olvidar. Es importante recordar y entender de donde uno viene, sobre la marcha hacia donde uno va, y ese es un tema que permea mucho sobre este disco. Muchas imágenes y elementos de esa vivencia están en la canción… Por ejemplo, cuando salía de la casa con mis padres veía jeringuillas tiradas por los alrededores. Recuerdo que de niño me llamaban la atención pues no entendía como podían tirar un objeto así que se veía tan nuevo, y tan científico, y las quería coleccionar pero mi mamá en seguida me gritaba: ¡Mira muchacho no coja eso!

Creo que es importante conservar ese niño que agarra cosas sin preguntar y las rompe – a pesar de que el tiempo lo maltrate y aunque a veces haya que regañarlo, hay que mantenerlo vivo en uno pues es el espíritu creativo que te mueve a explorar y mirar hacía delante y alrededor en todo.

 

[wp_bandcamp_player type=”track” id=”1651758148″ size=”venti” bg_color=”#FFFFFF” link_color=”#000000″]

 

PRI: Desde joven has estado en agrupaciones dentro de la escena local… Si bien recuerdo llegaste a tocar con Crisálida, también recuerdo que llegaste a tocar teclados a dúo con Enrique (de Guateke Music Ensemble) y ahora eres miembro de Balún. Cuéntanos un poco de tu trayectoria como músico. ¿Qué te atrajo a la música en un principio y cómo es que acabas haciendo música con Balún y El Medio?

Nunca he tomado una clase formal de música pero he tenido muy buena fortuna en la calidad de los músicos con quienes he compartirdo. Aprendí a tocar guitarra temprano por mi cuenta y eso fue como muy natural, además estuve en el coro en el colegio varios años que me ayudaron a soltar la garganta un poco. Aunque no empecé a escribir canciones hasta tiempo después, siempre tenía muchas ideas para temas, a veces los dibujaba, pero se me dificultaba mucho hacer letras que me gustaran.

¡Qué bueno que te acuerdes de Crisálida! Esa fue la primera banda de verdad como a los 15-16 años, aunque mi rol era bastante mínimo pues todavía era muy tímido con todo, pero trabajar con Danny, Arnaldo, los muchachos en arreglos y canciones fue toda una escuela para mí. También de ese corillo surgió Dávila 666 que ahora están en todas. Logramos grabar un disco después de mucho esfuerzo que nunca publicamos pues los master tapes se quemaron en un incendio…

Es inmenso el contraste de lo difícil que era hacer música en aquel momento comparado con ahora, ir a un estudio y todo ese rollo… Haber pasado por todo eso creo que fue integral para ver la importancia de impulsarnos a todos a apostar sobre la auto-gestión. En la universidad toqué en muchísimas bandas de gente de la vanguardia espontánea de todas las escenas: psicodelicos, ska, punk, trova, post-loquefuera… La principal fue Oscilador 4 como en el 2001 (¡ya 10 años!). El lineup era parte de lo que ahora es Balún y Los Nervios – fue una época muy importante para todos.

Al principio entré como guitarrista pero después de escuchar Galaxie 500 recuerdo que me dije: ¡Bah – si yo puedo hacer ésto! Empecé a cantar lo que me viniese a la mente y a tocar guitarra o teclado al mismo tiempo y así salen muchas de las canciones todavía. Con Oscilador también grabamos un disco que nunca pudimos publicar – ¡la historia se repitió! – y creo que cuando terminó la banda fue parte de esa frustración de donde salieron todos los proyectos que han durado hasta ahora, grabando de manera casera.

PRI: ¿Tú hiciste el dibujo del maravilloso pero poco práctico helicóptero personal? Me parece que recoge muy bien el sonido del EP entre sus líneas y colores vivos. ¿Dé dónde sale la imagen?

Leo: Sí, el dibujo lo hice yo. Es realmente un boceto pero la idea del mismo unifica el concepto del disco, y el título del disco viene de la imagen. Tengo un tío que es mecánico que construyó su propio helicóptero y su propio carro en su garage, lo cual me parece increíble… Me serví de la idea para ilustrar el corte social del disco, la ansiedad de escape de la isla – ¡o por lo menos del tapón! Así como una metáfora de lo auto-gestivo. Dentro de su intensión narrativa el disco también es un boceto pues se quedaron como 5 canciones que no pude terminar de grabar… Tal vez si sucede el momento re-tomaría el proyecto hacia su formato largo, o bueno tal vez se transforma en otra cosa como a veces sucede.

PRI: ¿Has tenido la oportunidad de tocar estas canciones en vivo? ¿Cómo se siente cantar material tan personal? ¿Cómo responde el público?

Leo: El año pasado en Puerto Rico hice un show pequeño en el cafecito 103 [que en paz descanse – ed] con varios amigos y gente que iba a los shows de antes. Hace mucho tiempo que no tocaba en vivo desde entonces y tenía muchos temas nuevos que nunca había mostrado. La experiencia fue muy buena, sobretodo la reacción de mis amigos más cercanos y mi familia.

Un amigo artista en particular, Javier Román, se pasaba hostigándome de que le enviara una grabación de un tema que estrené en esa presentación. Esa grabación terminó siendo “Qué bueno que nadie piensa en mí” que luego envié al Club Fonograma y pues de ahí terminó sonando en estaciones de radio en toda hispano-américa de Monterrey a Santiago lo cuál me resulta increíble…

 

[wp_bandcamp_player type=”track” id=”4048128796″ size=”venti” bg_color=”#FFFFFF” link_color=”#000000″]

 

Pero volviendo al tema la cuestión en vivo en éste trabajo en particular funciona más como un disco para escuchar en el cuarto y no se traduce en vivo completamente – tendría que tener una banda para tocar ciertas canciones. En vivo sólo toco las canciones que funcionan en ese contexto y hasta ahora el formato es acústico e inmediato, y así he tocado “En el patio” y “O futur O” en vivo por ejemplo, pero hay mucho más material nuevo en las presentaciones todavía por publicar.

Acá en Brooklyn no he tocado tanto en vivo porque me daba el complejo de que la audiencia me encontraría como algo exótico, que se perdiera el elemento de compartir historias y conectar con la música que para mí es lo más importante. Realmente me entusiasma mucho la idea de tocar en vivo este año tanto acá como afuera, pero todavía concentrado en grabar no he podido cuadrar ninguna fecha. Me encantaría ir a Mexico y a Suramérica sobre todo – ¡a ver si me invitan! Ahora mismo estoy planificando ir a tocar a España y/o Francia pues tengo amigos por allá pero mientras tanto sigo grabando pues todo tiene su momento. Estoy disfrutando lo que hago y no tengo necesidad de apresurarme a nada.

PRI: Ya se aproxima el verano y con él, el Indie Rock Fest en Aguadilla (no confundamos el evento con el Indie Music Festival de Radiohead). Tuviste la oportunidad de tocar el año pasado, al menos algunas canciones, con Balún. ¿Qué nos puedes contar de esa experiencia? ¿Volverías a tocar este año ya fuera con Balún o con El Medio?

Leo: Pues fue un bajón la cuestión de no poder terminar el set en Aguadilla como podrás recordar… Ensayamos un set especial para ese show con Andy (Los Nervios), y el viaje a allá se nos fue en ensayos para esa presentación. Yo estaba también todavía acoplándome a tocar con Balún en vivo pues principalmente lo que había ayudado hasta ese momento era en términos de mezcla y producción. ¡En fin tanto pre-ámbulo para aquel aguacero nefasto!

Yo no soy amante de festivales a nivel de audiencia, para mí son como el all-you-can-eat de la música… Hay ciertos matices que para mí son claves de las presentaciones en vivo que creo se diluyen en el embeleco de la tarima y las piñas coladas (aunque me encantan las últimas). Las bandas que quería ver ese día las he visto tocando mejor en lugares más pequeños, así que no, no creo que lo que estoy haciendo con “El Medio” ahora mismo pueda llegar a ese contexto, no es para eso.

Otra cosa es que recién empecé a trabajar tiempo completo y ya no tengo la misma flexibilidad con el tiempo que antes. Aunque tengo que ser un poco más organizado e incisivo para preparar las presentaciones, me sobran las ganas de hacer shows sencillos como solista o colaborando con Balún y otros músicos para eventos específicos en el futuro – todo esto está en los planes.

 

[wp_bandcamp_player type=”track” id=”895908622″ size=”venti” bg_color=”#FFFFFF” link_color=”#000000″]

 

PRI: El Medio ha recibido buena aceptación entre los blogs de música independiente latina. ¿Te ha traído esta atención nuevas oportunidades? ¿Cuáles son tus próximos paso con el proyecto?

Leo: La atención en los blogs, especialmente Club Fonograma, ha sido muy positiva y estimulante, sobretodo por la comunidad que se forma entre entusiastas, críticos de música y bandas – se difumina la división entre los artistas y la audiencia, y se está dando un intercambio bien interesante. Están saliendo muchas propuestas súper chévere en países como México, Venezuela, Chile, Argentina… Ya de todas partes de Hispanoamérica y España.

Además la prensa musical independiente hispana está mucho más organizada que antes, lo que facilita mucho el acceso e intercambio de toda esta información al público… Es un momento realmente emocionante para la música contemporánea en español pues es como una escena virtual internacional, y me emociona mucho más pensar como estos lazos se puedan materializar en un intercambio más directo entre los artistas y la audiencia, compartir en vivo y colaborar…

Aunque todavía estoy por ver “oportunidades” concretas, creo que el terreno como tal es uno de oportunidad, y para eso estoy trabajando mucho ahora, para poder auto-gestionar toda la cuestión antes de que lleguen los hombres de negro con el maletín de aluminio con dinero a dañarlo todo, jaja. Ahora en serio todavía creo que me estoy dando a conocer, y pues en ese ámbito todavía tengo mucho que hacer en lo que a escribir, componer y grabar concierne. Realmente me interesa usar el estar en Nueva York como plataforma para ayudar a otros artistas de Hispanoamérica a venir a tocar acá, y vice versa – generar ese tipo de intercambio pues acá hay mucha facilidad para tocar, y hay un vacío en éste tipo de música.

En planes futuros, ahora estoy en proceso de editar otro disquito de material nuevo a ver si sale hacia mayo. También estoy debatiendo entre consolidar mi casa disquera, Simplemente Records, con otras personas o buscar otro medio, pues es muchísimo trabajo para mí sólo ahora mismo – si quiero tocar y grabar más por ejemplo. De otro modo, en el sitio van a seguir apareciendo nuevas producciones durante este año – ¡y ya comenzaré a documentar el material en vinyl también! Ah y a hacer pines… no pueden faltar.

PRI: Jaja, suena excelente eso. Pronto te hacemos llegar algunos pines de PuertoRicoIndie.com entonces. Leo, muchas gracias por sacar de tu tiempo para contestar estas preguntas. Todo el equipo aquí te desea mucho éxito con El Medio y esperamos verte próximamente en la isla también junto a Balún.

.


Facebook / Twitter / Bandcamp

.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.