Entrevista: Regresa el Descojón Urbano

Comparte:

Foto original: The National Guard via flickr

Descojón Urbano es una de las bandas sinónimo con la década de los 90′s dentro de la escena de música independiente en Puerto Rico. Su sonido busca la catarsis entre ritmos programados y mucha distorsión, tocando temas de corte social dentro de lo que han catalogado como el Absurdistán que es Puerto Rico hoy día. La banda regresa revitalizada a la escena a finales del 2010 luego de un período de inactividad que se extendió por 14 años con un compilado de temas reeditados y material nuevo en forma de dos EPs. Nos comunicamos con José E. Román (también del proyecto ambiental O.P.A.L.) para hablar un poco sobre la historia de la banda, el motivo de su regreso y hacia dónde se dirige el Descojón Urbano.

PRI: Cuéntanos un poco sobre los comienzos de Descojón Urbano. ¿Qué los impulsó a comenzar una banda y a tocar este estilo de música pesada?

José E. Román (voz/programación): La banda comenzó en el 1991 y fue producto del aburrimiento y ganas que tenía de formar una banda. Javier Valentín de Sham Pain tenía una grabadora de cassette de 8 canales disponible, una guitarra, un bajo y una caja de ritmo. Peter López de Hijos de Nadie escribió junto a mi algunas letras y cantaba. Yo quería tocar bajo pero en verdad suckeaba así que terminé cantando en la banda y escribiendo letras. Grabamos un demo en un cassette (Descojón Urbano, Asco, Podridos, Aquí No Pasa Ná, una canción que hizo Javier cuyo título no me acuerdo ahora y un cover de Bad Religion) y ahí quedó todo.

El demo se pasó de mano en mano y mucha gente de la escena lo escuchó. Javier Javier y David Castro de Trato Injusto lo escucharon y querían saber cuando la banda iba a salir. Apenas yo había comprado una caja de ritmo y tenía programadas las canciones y decidimos reunirnos a ensayar. Ahí también conocí a Joel, que en ese momento estaba en Trato Injusto y años más tarde formaría La Experiencia de Toñito Cabanillas, y a Marcelo, que luego sería el bajista de Nalgada de Oro. Ese mismo día del ensayo teníamos las cuatro canciones programadas y dos covers (1969 de los Stooges y Stigmata de Ministry) tocamos en La Tea abriéndole a Trato Injusto. Fue bastante divertido. De ahí grabamos en casa de Sammy Fisher varias canciones que añadimos al primer demo y titulamos Cinco Siglos de Miseria. Fernando Díaz, de Fobia Estatal y de Fuera de Orden Rekords sacó el cassette y así nos dimos a conocer en la escena local e internacional.

Luego pues la banda tuvo bastantes cambios de personal con músicos de la escena. Eventualmente varias canciones del demo más otras que grabamos terminaron en un CD titulado 1991-1994 por Fuera de Orden Rekords. Ahí nació también Rojo y Negro Records. El disco salió en España por la disquera vasca Basati Diskak, que luego se convertiría en Discos Suicidas. Luego de eso entramos al estudio que tenía Fernando en Miramar para grabar la primera parte de lo que sería el CD de Cristales Rotos con Luis Santiago, guitarrista de Los Inconformes y Rafi Arroyo de Fobia Estatal. Con Rafi, Luis y Rauli de Los Naborias en el bajo también grabamos un show en el Festival de Ruse de Guerre en el Longbranch de Aguadilla. Eventualmente dejamos de tocar juntos y decidí que Descojón Urbano había hecho todo lo que se podía hacer en esos momentos.

En cuanto al estilo, pues nos gustaban bandas como The Cramps, Ministry, Big Black, Head of David, Bad Religion, B-52′s, Unsane, Helmet, Sisters Of Mercy, Skinny Puppy, Nitzer Ebb, Godflesh y otras. Ritmo y distorción. Bailando con ruido. Ritmos bailables con guitarras haciendo ruidos extraños.

PRI: ¿Cómo era la escena en esos tiempos?

J.E.R.: La escena en esos tiempos era bastante diferente a la de ahora. Menos comemierdería, la gente tenía los oídos más abiertos o dispuestos a escuchar diferentes sonidos y estilos musicales. Los shows no se limitaban a un sólo género musical. Punk, ska, thrash, hardcore, metal, skapunk, punkfunk, de todo. No había tantos medios diciéndole o sugiriéndole a la gente lo que deberían escuchar o no. Mucho intercambio de música en cassettes, vinyl o cd’s. Todo sin Internet, ni blogs, etc. Todo era a nivel personal, de fanzines o de tus pares. Todo eso eventualmente cambió, pero nada dura para siempre y no todos los cambios fueron malos.

PRI: Descojón Urbano se reúne en el 2010, luego de 14 años sin grabar material nuevo, a petición de los integrantes de la banda local de punk Nalgada de Oro. ¿Qué los había separado? ¿Cómo fue esa reunión inicial y el tiempo en el estudio que le siguió?

J.E.R.: En verdad yo siempre he tenido una política de puertas abiertas en la banda. La gente puede entrar y marcharse cuando quieran. Habiendo dicho esto y mirando hacia atrás, por lo menos de mi parte, creo que Descojón Urbano había hecho todo lo que se había propuesto hacer en ese tiempo y no teníamos la voluntad de continuar. No había ninguna animosidad personal ni nada por el estilo. Simplemente cada uno decidió seguir su camino. Luis siguió con los Los Inconformes y su carrera profesional. Después que Fobia Estatal se rompió Rafi siguió con Coartado y también con sus estudios y su carrera. Yo hice el proyecto de Hijos de Caín con BB Justo y comencé a tocar música electrónica como Antártica, me fui a vivir a Estados Unidos e Inglaterra y comencé a hacer música experimental como O.P.A.L.

Hice varios intentos de reunir a DU con varias alineaciones pero nunca se realizaron hasta que los de Nalgada llamaron. Creo que esa fue la circunstancia o excusa perfecta para que la reunión se diera.

Jorge y Nando de Nalgada me dijeron que sacarían su disco y harían un show y querían que Descojón Urbano tocara y dije, ¿porqué no? En ese momento conseguí contactar a Rafy y le gustó la idea. Ahí conseguimos a Carlos Hernández Domenech, de Alfalfa y Los Kretinos en la guitarra, que había colaborado conmigo en Antártica, O.P.A.L., también corre algunos shows que hago como DJ y es tremendo diseñador gráfico y de páginas de Internet. Incluímos como bajista a Ariel Colón, tremendo personaje de la escena de punk local, fanático de la banda y bajista de la banda de doom Greenskin Goliah. Yo había programado varias canciones y nos reunimos en el estudio Monopolio Records de Josu Ibáñez para practicar. Empezamos desde cero y a aprendernos poco a poco las canciones. Fue bastante interesante porque siempre se programa de una manera pero Rafi le pone su input y se corrigen varias cosas, pero una vez todos caímos en tiempo, se hizo llevadero. La idea original era reunirnos para ese guiso y ver qué pasaba.

Llegó el gran día del show, y a pesar de que el sonido no fue el mejor, nos divertimos bastante y los que fueron se lo gozaron. Luis asistió al show y me preguntó porqué no lo había llamado para tocar y en realidad me sorprendió porque anteriormente lo había contactado un tiempo atrás para reunirnos en una edición del Giratorio de Ekspresión de Andrés Lugo, pero no se pudo realizar. Anyway, Luis se une al desorden. La alineación entonces se queda con Rafi y Luis en las guitarras y este servidor programando y gritando. Una vez seguimos ensayando nos preguntamos qué vamos a hacer con la banda y el consenso es de re-grabar canciones viejas pero además sacar material nuevo.

Con ésta alineación tocamos en la quinta edición del festival Hasta el Límite Sonoro de Andrés Lugo. Ángel Luis Cruz Pérez, pana de Radio Universidad y de la banda nos graba ese show el cual sacamos como un bootleg en directo y se une a la banda para ayudarme a correr la música y los efectos en directo y aquí estamos.

PRI: ¿Qué ha cambiado, si algo, dentro de la dinámica del grupo luego de tantos años sin grabar?

J.E.R.: Creo que somos más organizados porque tenemos compromisos de familia y trabajo y a la vez pues las decisiones son más democráticas y más maduras. Rafi siempre ha traído un elemento de caos en su sonido que contrasta con las secuencias, Luis tira buenos riffs y sonido pesado. Yo pongo las programaciones y los gritos. No será la fórmula ganadora pero funciona para nosotros. También la banda es pura catarsis. Creo que nuestras familias y seres queridos entienden eso y nos dejan tener el espacio para crear y curarnos cuando se puede.

PRI: En sus temas se escuchan una multitud de influencias disparejas – guitarras distorsionadas, melodías en teclados, beats propulsivos – y trae a la mente los géneros del techno, el punk, el industrial, metal, goth – usualmente todos al mismo tiempo. ¿Cómo describirías la música de Descojón Urbano? ¿La consideras música violenta?

J.E.R.: Dicen que la variedad le da el sabor a la vida. En este caso a la música también. La vida es muy corta para limitarnos a un sólo género musical así que después que nos agrade y mantenga nuestro interés, lo incluimos al mismo tiempo como bien señalas. Creo que con el nombre te puede dar una indicación de cómo sonaríamos, pero para contestar tu pregunta Descojón Urbano es la banda sonora del bacanal del fin de los tiempos. Justo después que el dueño del local grite “Last Call!”

Dicen que el arte a veces es reflejo de la sociedad en que se crea y pues viviendo en un país altamente violento donde cada año la cifra de crímenes violentos va en alzada, la corrupción y el abuso de poder están rampantes y donde los individuos están siendo más pisoteados y marginados por las figuras del poder, pues sí, es violenta. Pero yo la veo como una catarsis o reacción a todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor.

PRI: ¿Cómo se dan sus presentaciones en vivo? ¿Cuánto de la música permanece programada versus interpretada en vivo?

J.E.R.: Son esporádicas. No queremos quemarnos mucho y queremos sacar tiempo para nuestros seres queridos. Pero cuando se dan, queremos que sean buenas y que la gente salga contenta de ellas. O por lo menos que no sea un show más. Nos gusta que la gente baile, cante las canciones y que interactúen con nosotros. Nos gusta tocar en pijamas y usar pelucas o trajes de abuelita. Esa siempre ha sido la dinámica. El 18 de junio tocamos en Nuestro Son con las eminencias punkis del área este Altanez. Son panas y son infantes terribles. Supercarlillo se nos une de DJ y será una noche especial.

Con excepción de las voces y las guitarras, lo demás es programado. Algunos dicen que sonamos mejor en directo que cuando grabamos. Cuando encontremos un batero y un tecladista lo suficientemente dementes para tocar con nosotros, pues los incluimos, pero en verdad estamos bien así. La logística para poder ensayar y/o tocar es bastante fuerte con nosotros ahora, no me quiero imaginar con una o dos personas más en la banda. Es gracioso todavía ver a gente a estas alturas del siglo 21 sorprenderse porque no tengamos batero y corramos con secuencias. A menos de que tú seas The Prodigy, NIN, Front Line Assembly, Front 242, Skinny Puppy, Depeche Mode o esas bandas reconocidas y que tienen los recursos económicos y logísticos para tener tanta gente con tanto equió corriendo en tarima, no verás eso en bandas electrónicas independientes. Lo bueno de nosotros es que llegamos, montamos y tocamos con un mínimo de espacio y de recursos. El karaoke con guitaras del apocalipsis. ¡Sufre RockBand!

PRI: ¿Y cuáles dirías que han sido sus mejores shows?

J.E.R.: Los mejores shows son los que tanto la audiencia como nosotros salimos complacidos. Podemos tener el peor sonido del mundo pero si la audiencia responde y la banda se lo goza, es todo un éxito. Nos gusta tocar y sacar toda esa energía y rabia hacia el público. Si el público la recibe y nos da retroalimentación, perfecto. Y si la banda se escucha bien, mucho mejor. Como dije anteriormente, nos gusta que la gente baile, cante, grite las canciones con nosotros, interactúe y se goce el espectáculo. La mayor parte de cuando interactuamos con la gente en las presentaciones es respondiendo a las proposiciones deshonestas que la audiencia nos hace. Es divertido por demás.

PRI: El primer trabajo que completan tras su reunión es el disco “Plus Ca Change, C’est La Meme Merde” que contiene versiones reeditadas de temas previos editados entre el 1991-1994. ¿Qué los motivó a grabar nuevamente estos temas? ¿Qué temas principales dirías que recoge la discografía de la banda para sus primeros tiempos?

J.E.R.: Hubo varios criterios para escoger esos temas, que en realidad son del 1991 hasta el 1996 o 97. Uno de ellos era que fueran canciones que por alguna razón u otra fueran significativas en la discografía de la banda. Pero el caso es que originalmente al menos los primeros ocho temas fueron los que escogimos cuando tocamos el show de reunión con Nalgada de Oro. Los otros dos los añadimos una vez Luis se reúne a la banda y la gente en ese show preguntó porqué no habíamos tocado esas dos canciones. Yo creo que ése disco recoge bien la discografía de la banda en ese tiempo y espacio. Y fue un punto de partida para ver si en verdad reunirnos valía la pena y podíamos eventualmente grabar material nuevo. Puede que en alguna próxima producción regrabemos alguna que otra canción del repertorio anterior por aquello de ver cómo suena ahora.

También el título del disco y su portada le tiran a los partidos políticos de esta isla. O por lo menos los de las elecciones del 2008 con sus colores oficiales y que todos son una mierda. No creo que eso cambie mucho en ésta, pero aún así creo en votar como una oportunidad de poder elegir a gente que pueda intentar manejar el caos que se llama Puerto Rico. También quiero agradecer a Purple Mix Tape por ayudarme con escribir correctamente el título en francés.

PRI: A finales del 2010 también hicieron entrega de un EP, La Horde, seguido rápidamente a principios del 2011 por otro, el Absurdistán EP. ¿Qué separa al material nuevo del resto de la obra de Descojón Urbano? ¿Hacia dónde buscan llevar su sonido?

J.E.R.: Muy buena pregunta. Lo veo a veces como una continuación de lo que estábamos trabajando al momento de separarnos, pero al mismo tiempo hay muchos sonidos nuevos e ideas nuevas. Nos gusta que el sonido o las ideas nos secuestren y ver lo que sucede. El reto es montar el tema en una forma que nos guste a los tres. Una vez se cumple eso, estamos gozando. También creo que parte de lo que separa el material nuevo del viejo es que hay algo de spoken word en él (La Horde Pt1 y Pt2). La estructura de verso puente coro a veces aburre.

PRI: Vamos a hablar de esos temas. En La Horde EP incluyen el tema La Horde Pt.2 escrito desde el punto de vista de alguien que intenta sobrevivir día a día el Apocalipsis de los zombies – para mí uno de los más efectivos que he escuchado de la banda. No es hasta su próximo EP que nos relatan sobre la causa de ese desastre, en el tema La Horde Pt.1. ¿Algún plan de completar la trilogía?

J.E.R.:Yo creo mucho en finales abiertos. Hay que dejar cosas a la imaginación, pero si se crea La Horde Pt. 3 creo que deberíamos escribirla del punto de vista de los zombies o de la solución final al problema, ¿no? Por aquello de tener un cuadro completo de la situación. O podemos tocar un cover de “Final Solution” de Pere Ubu por aquello de. Digo, ya Peter Murphy hizo una como solista y con la gente de NIN y TV On The Radio lo hicieron, pero por aquello de que ninguna banda local lo ha hecho…

¿Cuál es tú película favorita de zombies? ¿Qué los atrae del género?

J.E.R.: En cuanto a las películas, no tengo una favorita en particular. Creo que Romero sentó la pauta desde Night of The Living Dead hasta Diary of The Dead. También están 28 Days Later, 28 Weeks Later, Shaun Of The Dead, Fido, The Crazies, The Brood, La Horde, The Walking Dead, Resident Evil, entre otras.

Lo que atrae del género es que los zombies y el rock siempre han tenido una relación, podemos decir simbiótica o necrótica, como The Cramps y The Misfits entre otros nos han cantado a través de las décadas. Además es tremendo punto de partida para la sátira y el comentario social.

PRI: Simulacra es el título del tema final del Absurdistán EP, en el cual le cogen prestado a los Rolling Stones el coro de Gimme Shelter y le dan su propio toque para que diga: “War, Children, It’s just a game away.” Recientemente se anunció que el reciente juego de guerra Call of Duty: Black Ops es el que más rápido se ha vendido en la historia del medio. ¿Qué opinan del asunto?

J.E.R.: A través de la historia se utilizan los juegos o simulaciones como método de entrenamiento en la rama militar. Antes lo usaban con miniaturas y juegos de mesa. Ahora usan los videojuegos. Simulacra fue inspirado por una novela bastante interesante y controversial de Orson Scott Card titulada Ender’s Game. La novela lleva esa premisa al extremo. Se podría argumentar que estos juegos promueven la violencia, desensitizan al ser humano y son un método de entrenamiento, pero los que han ido a un conflicto bélico saben que la cosa es muy diferente.

Los videojuegos violentos siempre han sido populares. Con prohibirlos no resuelves nada. Como padre uno tiene un deber de supervisar lo que los hijos hacen, pero lamentablemente muchos no lo hacen o pretenden que otros lo hagan por ellos.

PRI: ¿Cuáles son sus planes para el resto del año?

J.E.R.: Por lo pronto seguir tocando esporádicamente. La próxima presentación es el 18 de junio con Altanez en Nuestro Son. Nuestro amigo Jeff Coleman, de Computer Crime Records y a quién deberían entrevistar porque el fue uno de los responsables de dar a conocer las bandas locales fuera de esta isla viene con su banda Clusterfuck para principios del 2012 y quiere que toquemos con ellos. Queremos seguir grabando material nuevo, quizás re-grabar una y otra canción vieja y ver hasta dónde nos lleva esto.

PRI: Gracias por otra tremenda entrevista José y mucho éxito para Descojón Urbano en esta segunda encarnación.

J.E.R.: Gracias a ustedes por la entrevista y por apoyar el rock local.

.

DESCARGA LA MÚSICA DE DESCOJÓN URBANO GRATIS

DESCUBRE MÁS MÚSICA DE ROJO Y NEGRO RECORDS


Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.