Entrevista: Kristin Cobos desde el Viejo San Juan

Comparte:

Fotos suministradas por la artista

La primera vez que escuché la voz de Kristin Cobos recordé la mitología griega y el canto de las sirenas. Esta mujer voluptuosa con ojos color olivo capturó mi atención con la sensualidad de su voz y la exposición de su vulnerabilidad sobre el escenario. Durante su trayectoria de seis años como músico en la escena indie de Puerto Rico, su audiencia ha podido presenciar la metamorfosis de esta joven artista, de ser una pequeña oruga hasta convertirse en una magnífica mariposa.

Conversamos con la artista norteamericana por las calles del Viejo San Juan para conocer un poco del trasfondo que la llevó a hacer música en Puerto Rico, sobre sus proyectos musicales actuales y su experiencia como mujer y compositora en la escena de la música independiente.

PRI: ¿De dónde eres originalmente?

Kristin Cobos: St. Louis, Missouri

PRI: ¿Cómo terminaste haciendo música en Puerto Rico?

KC: Me fui de viaje con mi roommate a visitar a su amigo Oscar Montes aquí en la isla, un bajista y programador de pistas. Por él conocí a Nicolás Linares (guitarrista) y a Jerry Delgado (baterista y programador de pistas). Comenzamos a escribir una canción y nos encantó. Cuando regresé a mi casa, ellos conocieron a Fabián Vélez quien tocaba teclados y también componía música electrónica. El concepto se solidificó durante mi ausencia y formaron Oruga. Me gustó tanto que continué visitando la isla para tocar con ellos, y entonces grabamos cuatro canciones para el único álbum de Oruga.

PRI: ¿Cuáles son tus influencias musicales?

KC: Siendo original de St. Louis, la casa del Jazz y Blues, siempre han sido parte de mi herencia cultural. Es difícil para mi escoger un género de música que no me guste. Algunos de los nombres grandes que me influenciaron mucho son DJavan, un cantautor brasileño y Jhelisa, una cantautora norteamericana que comenzó su carrera artística a los diecinueve años, grabando para Motown Records. De niña admiraba a Siouxsie and the Banshees, quienes fueron muy importantes para mi crecimiento musical. Bad Brains, The Dire Straits y Billy Holiday también fueron grandes influencias. Siempre me han gustado las personas que rompen los moldes.

PRI: ¿Cuáles son tus proyectos musicales actuales y sus géneros?

KC: Flashnight, una colaboración electrónica con Daniel a.k.a. “Misterio” Ortíz, inspirada en música retro bailable. Vocé, un proyecto experimental de Bossa-nova y Jazz con Sergio Dimitri (guitarra) y William Cruz (contrabajo). Y mi producción discográfica de canciones acústicas y electrónicas compuestas por mí.

PRI: ¿Cómo ha sido para tí, una mujer, tocar en la escena indie de Puerto Rico?

KC: Ser una mujer y músico puede ser liberador, pero a su vez presentar un reto. Liberador porque te da la oportunidad, a través de escribir canciones y tocar, de darle voz a la perspectiva femenina del mundo en que vivimos. Una voz que a menudo es mal interpretada y coartada, considerando que vivimos en una sociedad patriarcal. Aunque la mayoría del tiempo busco otras mujeres músicos con quienes colaborar, muchas veces soy la única fémina en una agrupación y se torna arduo. A su vez es interesante porque me ofrece un nuevo punto de vista que de otra forma, jamás hubiese experimentado.

PRI: ¿Cómo responden las personas a tu música?

KC: Siendo una músico extranjera, reconozco que en Puerto Rico la audiencia realmente permite que el arte se desarrolle; en sus diferentes formas como la música, las artes plásticas, los performances y los espectáculos que combinan todas las anteriores. Esto es opuesto a lo que he vivido en otros países. Aún en lugares considerados “musicales” como Brasil y St. Louis. Aquí existe un espíritu de colaboración y comunidad artística. La individualidad ocurre y florece. Cuando tocas en un show las personas te escuchan y apoyan por el mero hecho de contribuir a la comunidad. Aunque no sean tus amigos cercanos, hacen el esfuerzo de llegar a tu evento.

PRI: ¿Tienes algún consejo para otros músicos, sean hombres y/ó mujeres?

KC: No importa cuán loca sea la idea artística que surja en tu mente, materialízala. Intenta descubrir cuál es tu propósito con la música; si eres un fanático o si tocas música porque tienes algo que decir. Es el lenguaje universal para compartir paz en nuestro mundo. Hazlo de corazón, aunque se haya convertido en una empresa comercial. Exprésate y otórgate serenidad. Todos somos artistas. Hay tantas maneras diversas para ser parte de este colectivo de creatividad. Somos creadores y destructores por naturaleza. La música permite un balance entre ambos.

PRI: Gracias Kristin por el placer y la oportunidad de entrevistarte. ¿Algo último que desees contribuir?

KC: ¡Gracias a ustedes por el apoyo!

.

Página oficial: http://www.reverbnation.com/kristincobos

Para más información de la artista y sus diversos proyectos:

Kristin (proyecto solista): YoutubeFacebook de Kristin
Vocé: YoutubeFacebook
Flashnight: Myspace

Comparte:

Reside en Arecibo, Puerto Rico entre perros, gatos, gallinas, caballos y otros animales encontrados en el campo. Estudió música durante once años y ahora cursa una maestría en Creación Literaria en el Sagrado Corazón. Escribe para el Huffington Post, su página personal y este magnífico blog independiente...