COUNTDOWN: Que no se repita…

Comparte:

Foto original: Ha-Wee via Flickr

Ya celebramos nuestro primer año natural completo como en Ponderosa – con “lo mejor de la cosecha.” Ahora nos toca mirar hacia atrás para reflexionar sobre algunos de los sucesos y ocurrencias del 2010 que dejaron sus marcas en nuestra psiquis colectiva, y exclamar, como quien levanta una plegaria en medio del tapón luego de sufrir tres “cortes de pastelillo” consecutivos: ¡BASTA YA!

Esperamos que en el 2011 no se repitan las siguientes atrocidades:

5. La “Danza Kuduro” de Don Omar

Don Omar hizo un pacto con la gárgola de Guánica a cambio de hits en Youtube. Es la única explicación para que esta infección de oído viral haya recibido tanta atención durante el 2010. La musa creativa de William Omar Landrón se habrá suicidado mientras planeaban el patético vídeo musical para el tema – una versión “económica” del éxito Big Pimpin’ de Jay Z con menos mujeres, lujo y diversión… once años luego del original. Al comenzar el videoclip, las voces de Don Omar (vestidito de Tío Nobel) y su amigo Lucenzo están peor dobladas que una película de Kung-Fu por WAPA TV – pero no se ilusionen, la poca acción durante los próximos minutos está restringida al bailoteo que forman estos dos ridículos en su lancha. Sufrirás tanto como cuando ves ‘Dancing with the Stars,’ lo único que aquí no hay ni bailes ni estrellas. Los rostros de las modelos que aceptaron el reto de acompañar a ‘El Rey’ y su invitado de honor en esta aventura de alta mar son la prueba de que se pasa mucho más cabrón un lunes en la mañana en los Ferries del Caribe.

.
.

4. Elite vs. The Expendables

Brillante idea: Unir a varias de las estrellas internacionales del cine de acción de Hollywood en una misma película para una dosis de entretenimiento explosivo, lleno de testosterona y adrenalina.

Idea no tan brillante: Competir por la atención y el dinero del público contra esa película con un producto que a simple vista promete ser inferior.

Era difícil NO pensar en Elite como La Feria del Hiram Bithorn al Disney World de The Expendables. Primera Hora (el periódico que ‘habla como tú’) publicó una reseña de la producción puertorriqueña por Mario Alegre Femenías en la que éste sentenciaba: “En esencia, no hay nada que lo distinga, excepto que se filmó y se desarrolla en Puerto Rico.” The Losers también se filmó en la isla… ¿Y cuántos conocen a alguien que fue a verla? Tantas horas de trabajo para producir, filmar, editar, distribuir y promover una película para que la gente la conozca como “la que no tiene a Sylvester Stallone, ni a Jason Statham, ni a Jet Li, ni a Micky Rourke, ni a Bruce Willis, ni a…” ¡Ombe no!

Las aspiraciones principales detrás de Elite podrán haber sido imitar a Hollywood y hacer dinero – y eso de por si no está mal, después de todo, estamos hablando de un negocio. Sin embargo, será provechoso para los jóvenes cineastas del país tomar nota de que los éxitos más taquilleros que produjo Hollywood este año, mucho más que ser meros facsímiles de éxitos anteriores, estuvieron llenos de ideas (Inception), de corazón (Toy Story 3) y de mucha magia hecha en computadoras (ambas). ¿Si tu película carece de todos estos elementos, cómo exactamente es que piensas – no sólo imitar – sino competir contra Hollywood? Quizás sea buen momento para cambiar de estrategia.

.
.

3. Policías sin placa y huelguistas enmascarados

Dos caras de la misma moneda; ambos métodos de intimidación; ambos métodos contraproducentes. Un policía sin placa le quita a la fuerza entera el respeto del pueblo. No se merece servir a éste, y en fin, lo más probable sea que en su mente no tenga claro que es al pueblo a quien tiene el deber de servir. Hemos visto (hasta en Facebook) como algunos de la uniformada se sirven con la cuchara grande cada vez que hay que salir con la macana a ‘rajar melones’. Para ese “hobbie” se quitan las placas. Y bien sabemos cuan equipados están – especialmente cuando se trata de ir a callar estudiantes atrapar terroristas – por lo que la pelea nunca es una justa. Cobardía enmascarada de ley y orden.

Eso no va a cambiar. Lo que sí puede cambiar es la percepción que tienen las masas sobre las manifestaciones civiles en Puerto Rico. Al parecer ‘manifestarse’ en esta isla es sinónimo de ‘caos.’ UNA sola foto de algún enmascarado (sin importar quien sea) en los medios del país es lo único que se necesita para justificar el abuso policial en los ojos de una gran parte de la ciudadanía. Es suficiente para quitarle validez a propuestas estudiadas y a luchas justas y necesarias. Es suficiente para quebrantar a un movimiento completo. Protestar enmascarado no es un acto de rebelión, ni una medida de seguridad – a estas alturas sólo podemos considerarlo un acto de egoísmo, y también, de cobardía.

.
.

2. Google cambia de opinión

El tema de la neutralidad es ciertamente uno complicado. Dentro de toda su complejidad resaltan los recientes cambios en posturas por parte del líder mundial de la red, Google. Hace unos meses atrás compartimos un poco sobre esos cambios en el artículo Tecno Lógica 12: Entre la maldad y la neutralidad de red:

“Recordemos también que hace unos años atrás, la compañía decidió censurar ciertos contenidos de la red mundial en su portal para poder expandir sus negocios a China. En ese momento, Google sustituyó su filosofía de ‘no ser malvado’ (“don’t be evil”) por una ‘balanza del mal’ que el mismo Eric Schmidt definió como el permitir males menores para lograr un bien mayor. El problema es que, como la historia ha probado innumerables veces, el propósito de una compañía no siempre va alineado a los mejores intereses del ciudadano común; osea, esa ‘balanza del mal’ que dice tener Google seguramente está calibrada de una manera que favorece a los intereses de sus accionistas. Pensar lo contrario demostraría ingenuidad.”

Si alguna vez te prometieron no compartir tus hábitos cibernéticos, empieza a preocuparte… AHORA.

.
.

1. Indie Rock Fest

Por razones obvias le dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a este evento. Era nuestro primer año (y quizás último) cubriéndolo y estábamos genuinamente emocionados por escuchar a la mayoría de las bandas que se presentarían en la inmensa tarima de Aguadilla – obscena para lo estándares de la escena ‘indie’ del país. Pero no hicimos más que pasar los portones de la entrada (una sábana de nubes negras cubría ya gran parte del cielo) para darnos cuenta del ambiente tóxico al que nos expondría aquella marca de cerveza:

“Quizás podríamos como audiencia soportar nuevamente el precio ridículo de una cerveza o de un pedazo de pizza, los registros en los carros como condición para entrar al evento (sin productos de otras marcas), la estúpida falta de boletos a la venta en la entrada y la indiferencia del staff ante las posibles pulmonías que podrían resultar de asistir al festival (a un amigo mío no lo dejaron ir un momento al carro a cambiarse). Lo que es inexcusable es la falta de comprensión que los organizadores del evento demostraron sobre el movimiento que pretenden explotar para su ganancia, donde existe un compromiso real – una comunidad que se levanta a través de la autogestión – entre artistas y espectadores. Al que le sobra corazón no lo mueve el dinero. Al que le sobre dinero, tendrá suficiente para una cerveza en el Indie Rock Fest 2011.”

No nos cabe la menor duda de que a las bandas ‘indie’ del país que se portaron mal este año, los Reyes Magos le van a traer un six-pack de Coors Light.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.