Reseña: “Entren los que quieran” con Calle 13

Comparte:

“Directamente desde Puerto Rico, la colonia más importante del mundo y el único lugar donde le prestan más atención a Miss Universo que a la educación…”

Así comienza el cuarto disco de Calle 13, ‘Entren Los Que Quieran,’ como si se tratara de un nuevo ‘Show de las 12′ – from hell. En los tres minutos y pico que dura la introducción, el grupo – liderado por René Pérez y Eduardo Cabra – logra establecer el tono irreverente que desde el principio los ha caracterizado: una mezcla de ojo crítico, sonrisa pícara y saludo solidario pero con agarre firme. Luego de la breve pero tajante (por ser verdad) descripción de nuestra isla, pasan a exigirle millones a Sony por haberlos “cogido por el culo” con su contrato actual para luego invitar al público a que “pirateen” el disco por la Internet.

La amenaza tongue-in-cheek (?) que hace el grupo a su disquera (“Nos deben dinero, tienen que pagar o para La Perla los vamos a llevar”) seguida me hizo pensar si “llevarlos a La Perla” escondía algún otro significado. ¿Se disponía Calle 13 a trabajar más material como “La Perla,” colaboración con Rubén Blades y La Chilinga, en lugar a éxitos bailables como “Atrévete-te-te” y “Fiesta de Locos”? Al menos aún no. ‘Entren los que quieran’ se destaca, al igual que ‘Residente o Visitante’‘Los De Atrás Vienen Conmigo,’por su balance temático y variedad musical.

El album abre formalmente con su primer sencillo, “Calma Pueblo,” donde rápidamente se impone la guitarra eléctrica de Omar Rodríguez-López (The Mars Volta). La canción trata de manera esquizofrénica con varias de las preocupaciones de René – entre ellas su familia, el gobierno, la prensa, la industria musical, la autenticidad, los auspicios corporativos y la iglesia. El coro se balancea peligrosamente entre lo mesiánico y lo comunitario y tú reacción dependerá grandemente de lo que piensas ya sobre Calle 13 (o más bien de René): “Calma pueblo que aquí estoy yo, lo que no dicen lo digo yo, lo que sientes tú, lo siento yo, porque yo soy como tú, tú eres como yo.” Lo que es indiscutible es la convicción con que René lanza sus palabras, la pulida producción musical de Visitante y esa hipnotizante guitarra de Omar que puso celoso a los fanáticos de su banda principal. En la unión está la fuerza.

Calle 13 – Calma Pueblo


.

Le sigue el “Baile de los Pobres” y ya se empieza a sentir el eclectisismo musical que define a la Calle 13. Aunque la canción mantiene un sonido que seguramente le será familiar a los seguidores del grupo, también introduce influencias de Bollywood para complementar lo que es, en fin, otro tema para bailar y pasarla bien con referencias a la desigualdad socioeconómica y la universalidad de las relaciones interpersonales. Pero René lo dice mejor: “Se baila sin mantel, sin cubierto y sin bandeja – con ganas de comerse a la pareja.”

“La Vuelta Al Mundo,” revela otra de las caras de Calle 13, es una canción de amor, de vida y de viajes con instrumentación delicada y producción mucho más orgánica a la acostumbrada. Entre las letras se esconde la siguiente frase, que no debe pasar desapercibida para los que aún buscan descifrar al grupo: “Mientras más pasan los años, me contradigo cuando pienso.” Y es que dentro de todo el montaje mediático, la indignación, la fama, el apoyo, la crítica, la censura y los auspicios, la verdadera promesa a la raíz de Calle 13 parece ser su constante desarrollo como personas, y por ende, como músicos – sin temerle a esas contradicciones que surjen en la marcha.

Calle 13 – La Vuelta Al Mundo


.

Ese crecimiento musical se hace evidente en “La Bala.” Cinematográficamente un western con ritmo marcial, la canción narra la trayectoria de una bala desde el revolver hasta su víctima. Es aquí donde Residente dispara algunas de sus mejores letras, probando al fin que todas esas noches cuando contaba por Twitter que estaba escribiendo no fueron en vano – como cuando describe el impacto de bala con lenguaje visual:

“Se escucha un disparo, agarra confianza, el sonido la persigue pero no la alcanza.
La bala saca sus colmillos de acero y sin pedir permiso entra por el cuero.
Muerde los tejidos con rabia y arranca el pecho a las arterias para causar hemorragia. Vuela la sangre, batida de fresas, salsa bolognesa, siróp de frambuesa – una cascada de arte contemporáneo, color rojo vivo sale por el cráneo.”

Calle 13 – La Bala


.

Lo que nos lleva al segundo sencillo, “Vamo’ A Portarnos Mal,” un merengue con toques de ska que promete hacer “que Susan Boyle pierda su virginidad.” Pero no se preocupen que no será a la fuerza. Visitante (poniéndose de acuerdo con los productores de Shakira para revivir el merengue) logra juntar samples, guitarra eléctrica, trompetas, coros de muchedumbres y feedback a la mezcla, demostrando que algunas veces ‘un poco de todo’ es necesario. Jocosa y chocante – la versatilidad de la banda en su máxima expresión – “Vamo’ A Portarnos Mal” funciona mejor dentro del contexto del disco que como sencillo y convertirá a los dudosos luego de par de escuchadas. Además de que promete ser un éxito rotundo en las próximas presentaciones en vivo de Calle 13, donde podrá reemplazar a “Fiesta de Locos.”

“Latinoamérica” cierra de la primera mitad del disco con las voces de Totó La Momposina, Susana Baca y María Rita. La canción incluye producción adicional e instrumentación del maestro Gustavo Santaolalla, marcando así otro logro artístico para Calle 13. “Latinoamérica” es para el continente lo que “La Perla” fue para el pintoresco e histórico barrio puertorriqueño en el pasado disco. Las voces femeninas dedican los coros de la canción para reafirmar la esencia de estas tierras y su permanencia ante cualquier otro elemento foráneo que atente en su contra: “Tú no puedes comprar al viento, tú no puedes comprar el sol, tú no puedes comprar la lluvia…” Igual de cinematográfica en su instrumentación como “La Bala,” es seguida por el interludio “En Annunakilandia” que continúa con los temas musicales.

Calle 13 – Latinoamérica


.

La segunda mitad del disco pierde un poco de momentum con temas que tienden a repetir ideas musicales – “Todo se mueve” es otra canción de las bailables que la banda hace bien, “El Hormiguero” continúa la lucha de “Calma Pueblo” con guitarras amplificadas y “Prepárame La Cena,” que a dúo con Ileana la Peje13 aterriza el viaje comenzado en “La Vuelta Al Mundo.” Aunque bien ejecutadas, luego de la explosiva primera mitad de ‘Entren los que quieran’ es difícil entusiasmarse de igual manera.

Las anomalías dentro de la progresión vienen siendo “Muerte en Hawaii” y “Digo Lo Que Pienso.” La primera es una cancionsita de amor a lo Jason Mraz con toques hawaianos, extraña por su inclusión y aún más por el disparo que le pone punto final repentinamente como chiste perverso.  La segunda, con un beat de hip-hop y muestras de tornamesismo, continúa la vibra establecida en “La Crema”“Que Lloren” de discos anteriores; Residente canaliza a Eminem via Vico-C mientras que Visitante trae algo de la producción de Dr. Dre al asunto.

Calle 13 – Digo Lo Que Pienso


.

“Digo Lo Que Pienso” comienza con posturas ya acordadas dentro del mundo de Calle 13 como “yo tengo del respeto que no se compra con plata, soy un tipo decente sin tener que usar corbata” y “mis letras groseras son más educadas que tu silencio.” Luego se divierte un poco “tirándole” el mundo del reggaeton, y aunque podría estar hablando de cualquiera con la línea “sería muy fácil para mí escribir un bolero o hacer un vídeo rapeando encima de un velero con mujeres en pelota acariciándome los huevos” en mi mente se refiere a Don Omar con su ridícula “Danza Kuduro.” Pero más jugosa aún es la presa final:

“Hoy te va a conocer el mundo entero, te voy a hacer famoso pero por periquero.
Alcalde drogadicto con cara de idiota, ganarme esos Grammys fue como venirme en tu boca.”

De ahí René pasa a ofrecer pagar por tratamiento de rehabilitación y hasta hacerse ambos una prueba de dopaje. Los puertorriqueños no necesitarán ponerle nombre y apellido al alcalde – los demás tienen al Internet para asistirles en su búsqueda de identidad.

‘Entre Los Que Quieran’ no reinventa la rueda, sino que sigue buscando como mejorarla. Los fanáticos de Calle 13 tienen más música para hacer fiesta, sus detractores más para criticar, los indignados más para condenar, los indiferentes más para callar – pero la invitación está hecha: “La Calle 13 siempre va a decir lo que pensamos, aunque seamos odiados – que entren los que quieran entrar.”

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.