La Música Realenga de Frecuencias Alternas

Comparte:

Frecuencias Alternas lleva una trayectoria de sobre diez años cubriendo la escena musical independiente de Puerto Rico, ya sea a través de su espacio radial, su portal de Internet y muchas otras iniciativas.  Entre las más recientes y divertidas se encuentra la Música Realenga – una serie de vídeos musicales que presentan a nuestros artistas independientes tocando en distintos espacios públicos dentro (y fuera) del país.  El proyecto, custodiado por Amarilys Oyola (conocida como @FunkyFresh_Ah en Twitter) intenta retomar estos espacios públicos como los centros de expresión artística y cultural que han de ser.  Conversamos con Amarilys sobre los orígenes del proyecto, su desempeño en éste y los planes futuros para la serie.  También encontrarán a continuación algunas de las presentaciones que ha capturado con su cámara (o la que le presten) al momento.  Para más Música Realenga, no olviden visitar www.frecuenciasalternas.com.

PRI: ¿Cómo surge el proyecto de Música Realenga? ¿Cuál es la inspiración para éste?

Amarilys: Pepe (José Pesante, Productor General de Frecuencias Alternas) le enseñó a Ezequiel (Rodríguez Andino, Productor General de Frecuencias Alternas) un proyecto en el blog de música francés La Blogotheque llamado The Take Away Shows. Esta iniciativa lleva música de artistas franceses e internacionales a espacios públicos en una especie de ‘happening’. La reacción de la gente, la capacidad de la música de cambiar totalmente la interacción con el espacio lo hace genial. Ezequiel decidió comentármelo en alguna reunión de embelequería para FrecuenciasAlternas.com y quedé enamorada de la idea. Al comienzo se realizaría como parte de otro proyecto que no se pudo dar por la complejidad de coordinación y como no se dio, decidí hacerlo como quiera, sin permiso de Ezequiel :-) y así fue cómo el primer Música Realenga surgió. El nombre nos lo dio nuestra colaboradora Alejandra Rehuel un sábado en la noche en Radio Universidad. Muchos nos critican por que el font es casi igual (al de los Take Away Shows) – LOL!!! Supongo que trabajaré algo para su paz mental, pero nuestra mentalidad es que si no está roto, ¿por qué cambiarlo? Además, nunca negamos el provenir de nuestro proyecto. Al contrario, cada vez que se le explica a una banda lo que haremos, les decimos que vayan a ese blog también como referencia.

PRI: ¿Con cuánta frecuencia (no pun intended) se realizan las grabaciones? ¿Tienes alguna meta personal de cuantas quieres hacer para la serie?

A: Grabo de una a dos bandas por mes. Aunque el mes que viajé a New York grabé a tres bandas en menos de una semana – ¡UFF!. En cuanto a las metas personales de alguna cantidad límite, no existe. Seguiré con el proyecto hasta que no pueda bregar más. Me encanta, es lo que hago y en lo que pienso constantemente cuando ando por la calle.

PRI: ¿Cómo ha sido la aceptación del proyecto por parte de los artistas? ¿Quiénes han participado y cuales son los próximos grupos que estarán participando?

A: A todos los artistas les ha encantado la experiencia. Usualmente no les importa tanto como se va a ver sino como se va a escuchar. Al final de cada grabación se encuentran perplejos por la reacción de la gente. Quiero dejar bien claro que los músicos de la escena independiente en Puerto Rico son PURO MELAO – es un placer siempre trabajar con ellos. Son muy pacientes y dispuestos a seguir la onda según nos dicte el espacio y la situación.

Por ahora, se han publicado cinco ediciones de Música Realenga: Los Niños Estelares, Los Nervios, Balún, Harry Rag y El Medio. Pero ya están grabados: Guateke Music Ensemble, Paraguay Lo-Fi, Fantasmes y Campo-Formio. Y están en proceso de coordinación dos agrupaciones más.

PRI: El proyecto tiene como meta en parte ‘retomar los espacios públicos’ y utilizarlos nuevamente para expresión cultural. ¿Cuáles han sido los espacios que mejor se han prestado para La Música Realenga? ¿Cómo ha reaccionado el público en estos? Entiendo que la gente no se espera nada cuando ustedes llegan a grabar a algún sitio…

A: Basado en los que he grabado hasta ahora, los mejores espacios son las aceras y paseos – cualquier lugar donde la gente transite a pie. La calle Loíza, el Paseo de Piñones, el Paseo de Diego, la Ponce de León y otros que no recuerdo ahora. Estos espacios se prestan para una mejor interacción entre la gente y los músicos.

En cuanto a la reacción del público presente, al comienzo nos miran con extrañeza, sin idea de lo que está por pasar. Luego, como le digo a las bandas: “Siempre hay alguien que se lo goza.” y así es. Desde los más chicos hasta los más grandes han disfrutado con la música de todas las bandas que han tocado; nunca nos hemos visto en una situación donde la aceptación sea negativa. La gente se disfruta la música de una forma u otra. Mientras más lo hago, más me doy cuenta de la capacidad de la música de transformar no sólo el espacio sino también el día a la gente. Les da algo que contar cuando lleguen a su destino y sobre todo les da un respiro del estrés y de la cotidianidad. Es genial ver como se transforma el rostro y lo receptiva que es la gente a este tipo de iniciativa.

PRI: Estás produciendo estas grabaciones a través de Frecuencias Alternas de manera gratuita – como la mayoría de la producción autogestionada que se da en el país para promover la música independiente. ¿Crees que haya espacio para este tipo de proyecto en canales y medios comerciales? ¿Le teme el puertorriqueño a este tipo de música/cultura o no se le provee lo suficiente?

A: Esto es un buen tema para una tesis…

El problema con los medios comerciales es que necesitan generar remuneración económica y cada vez que Mr. Money se asoma te limita el tipo de artistas, los espacios y las canciones que puedes grabar. Hasta un evento de una cerveza comercial con un line-up ejemplar de lo que es la música independiante en la Isla demostró claramente el poco interés que tienen las compañías comerciales de promover y respetar este tipo de movimiento cultural. Es triste, pero los medios en Puerto Rico demuestran diariamente que ese es también su modus operandi. No tan sólo tratan superficial y banalmente los ‘issues’ sociales y políticos de suma importancia, además, describen y cubren estas bandas con adjetivos esteriotipados, clichosos y genéricos.

Ahora puedo grabar a las bandas que entendemos que sí les importa este tipo de interacción con el público sin intereses que puedan afectar la razón por la que surge este proyecto. Sin esta libertad se perdería la espontaneidad y la base principal de lo que es y para quién es Música Realenga. Esto es un proyecto público, para la gente y los espacios compartidos – traer a la ecuación el dinero es incluir las prioridades del ámbito privado. No niego que se pueda realizar eventualmente, pero nos falta mucho.

Lo bueno es que, como mencioné antes, personas de todas las generaciones sí disfrutan del encuentro, lo que me deja claro que la gente no es la que teme a esta cultura musical. Los que temen son los medios tradicionales ya que implica un nuevo modo de pensar, una nueva lista de prioridades donde el dinero no es number one. Por el contrario esto limita las vías por las cuales se les provee este tipo de música y cultura a las personas. La gente necesita exponerse a nuevas posibilidades y más ahora que nunca. Pues, es rompiendo con la rutina que damos cuenta de que siempre hay otra forma, de que decir “Pues, así son las cosas” es una barrabasada.

PRI: En cuanto a la grabación en sí (y para los ‘gearheads’ entre nosotros): ¿Qué equipo estás utilizando para las filmaciones? ¿Algún ‘tip’ para la gente que quiera lanzarse a la calle a retomar espacios públicos con sus propios proyectos?

A: Bueno, eso ha cambiado – los videos que verán hasta la serie de New York fueron grabados o con una Panasonic 24p que Josian Bruno muy amablamente me prestaba o con una Canon HV40 que Carlos Irizarry se arriesgó a darme para ir a los niuyores y grabar a los LNE (¡I LOVE YOU, GRACIAS!). Ahora grabo con una Canon 7D que amo y adoro con todo mi corazón. Para el audio siempre utilizamos un Zoom h2 Handy Recorder que no nos ha defraudado jamás. :-)

Si quieres retormar los espacios públicos tienes que entender que no vas a tener control ni del espacio ni de la gente y que nunca van a salir las cosas como las pensastes, NUNCA. Es estar abierto a sugerencias y estar claro del propósito por el cual lo haces, no desesperarse, ni tomar personalmente lo que la gente dice o hace mientras surge la dinámica.

PRI: ¿Te diviertes más grabando La Música Realenga o prefieres escribir para Frecuencias Alternas? ¿Cual proceso te es más natural?

A: ¡Uff! ¡Irme a grabar es la que es! ¡Lol! Aunque como parte del proyecto redacto las entradas de cada uno de los Música Realenga, mi choice es siempre tirarme a la calle a grabar. Ver la reacción de la gente, como el espacio se transforma y como los músicos se sorprenden ante esto. Creo que me sale más natural ir a grabar, me lo gozo más y definitivamente estar allí hace que el escrito nazca por sí solo. Aprendo mucho en el proceso, pues no soy la hostia de camarógrafa, y eso aumenta el aprecio que le tengo al proyecto cada día más.

PRI: ¿Cómo comparó filmar La Música Realenga en NYC a PR?

A: La idea de grabar en New York surge luego de que me compro un pasaje por dos semanas para irme de vacaciones :-) y como buena fiebrua me antojé de grabar algunas bandas por allá para la página (tenía que aprovechar).

En New York la incertidumbre era mucho mayor. Conocía a las bandas, y tenía una idea de lo que podiamos hacer, pero nunca supe donde íbamos a grabar hasta que nos encontramos con el lugar que me llamara la atención. Funcionaba de la siguiente manera: le explicaba a las bandas lo que me imaginaba, ellos me recomendaron lugares, nos encontrábamos y de camino al lugar yo estaba pendiente a ver si veía algún spot perfecto. El resto consistía en ‘go with the flow’.

Además, no tenía idea de como sería la reacción de la gente. Durante la primera grabación con El Medio creíamos que la gente iba a ser indiferente ante oootro chico tocando en una acera. Aunque mi espíritu veraniego permitó que esto no me afectara psicoemocionalmente en ningún aspecto. Y las bandas, nuevamente, PURO MELAO.

En Puerto Rico me siento un poco más en control – yo determino el espacio, aunque en muchas ocasiones terminamos grabando en una posición diferente a la pensada dentro de éste.

PRI: Si pudieras grabar a cualquier artista para incluir en el proyecto – del pasado, presente, de aquí o de afuera – ¿Quién sería y por qué?

A: Amo el funk y su capacidad de poner a la gente a bailar por más que se nieguen. Así que creo que ver a Funkadelic en la Milla de Oro sería priceless. La Milla de Oro es un lugar mecánico y con un tránsito de peatones y vehículos constante. Imagínate al George Clinton de mediados de los 60s y principios de los 70s cantándole a los ejecutivos.

No se puede olvidar que Funkadelic es una banda que surge durante un Estados Unidos pos depresión y que se encontraba en el resplandor de los movimientos de derechos civiles. Lo sublime es su ritmo pegajoso que te invita a disfrutar y a bailar es acompañado de letras que evidencian los cambios políticos y sociales de la época. Creo que el contraste entre este espacio y la música funk muestra paralelos interesantes entre ambos momentos históricos. Nos encontramos en recesión, pero el consumo y la violación de los derechos civiles continúa.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.