Tecno Lógica 05: Cupido 2.0

Comparte:

Fecha de publicación original: 10 de febrero de 2010

Revista En Punto, El Nuevo Día

Cupido, los celulares y las redes sociales – todos son mensajeros del amor. Y aunque el primero de éstos no pueda hacer mucho por nosotros, los avances tecnológicos tanto en la telefonía como en el Internet cada vez juegan un mayor papel en nuestras conquistas, relaciones amorosas y amistades. Mi hermano mayor, por ejemplo, conoció a su novia a través de uno de esos servicios que se anuncian en la televisión a cada rato, en donde intentan emparejar usuarios a base de una serie de pruebas y cuestionarios en línea (parece funcionar… ¡lo lograron!). De igual manera, tengo amistades que comenzaron su relación gracias a Twitter y a su comunidad de usuarios puertorriqueños o twittericans, la cual organiza eventos o tweetups para que sus miembros se conozcan en persona.

Muy lejos de ser una sorpresa, historias como éstas componen nuestra realidad actual. En algún momento decidimos vivir en constante exposición a los demás – nuestros perfiles en las redes sociales disponibles en todo momento (y si no eres cuidadoso, para todo el mundo). Tu página de Facebook, tus mensajes en Twitter, tus vídeos en Youtube y todo lo que escribes en tu blog son extensiones de tu persona. A la hora de conocer nuevas amistades o posibles parejas, estas extensiones van a influir en la impresión que otros puedan tener de ti – lo que es un arma de doble filo. Puede que viajes a Haití a brindar ayuda médica a las víctimas del terremoto… y que las fotos que compartas sobre la experiencia a través del Internet se conviertan de la noche a la mañana en un escándalo internacional. Por otro lado, es fácil de comprender como las personas más tímidas (y con mejor juicio) se benefician de estos medios de comunicación.

Igualmente, no se trata de fabricar un perfil en Facebook que cause buena impresión a simple vista – no importa cuan bien creas que estés posando en tu foto (hint: no muy bien). Se trata de ser genuino y dejar que tu personalidad haga el mismo trabajo que haría en un contexto social más tradicional: si no estás preparado para tener una conversación de los Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez, no lo menciones como tu libro favorito por ser el último que recuerdas haber leído en la universidad. La información que proveas en tu perfil, al igual que los espacios que dejes en blanco, pueden interpretarse como pequeños misterios a ser descubiertos por quien se interese o como lagunas en tu personalidad. Las interacciones que tienes con los demás en una red social ya son tan importantes como las que tienes en una barra o club.

La cibercorazonada

Es natural, en fin, sentir una conexión especial con algunas de tus amistades en Twitter (tweeps), Facebook o tu red social favorita. Y aunque no quisiera entrar en detalles o sugerencias de cómo, cuándo y con quién debes de intentar convertir esa cibercorazonada que comenzó con un mensaje de 140 caracteres en una relación de carne y hueso, si entiendo que es importante recalcar – aparte de la validez de estos medios en cuanto a la búsqueda del amor – que la verdadera química se dará frente a frente.

La manera en que estas tecnologías han revolucionado nuestro diario vivir refleja nuestro deseo más profundo de poder movernos por el mundo acompañados en todo momento. Quizás más que cualquier medio de transportación inventando hasta el momento (sigo cruzando los dedos por que algún día podamos teleportarnos), la conexión persistente a las redes sociales que logramos desde nuestros hogares, trabajos o teléfonos celulares, nos permite acortar distancias y crear nuevos caminos – algunos que inevitablemente conducirán al amor. Además de ese gran beneficio, no debemos de olvidar que es mucho más eficiente abrir un perfil en Facebook que sentarse en un banquito dentro de Plaza Las Américas para que la gente te vea al pasar. Después de todo, alguien pudo haberse enamorado de ti a través del Internet mientras leías esta oración.

Bio: Alfredo desea dedicarle este edición de Tecno Lógica a Débora, quien le aconsejó al autor que escribiera simplemente sobre ‘el amor’ para esta columna y también celebra su cumpleaños hoy (te quiero con todo mi corazón). Puedes escribirle a tecnologico.pr@gmail.com.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.