Ronnie Lee Has My Heart

Comparte:
Foto: www.ronnieleemusic.net

Foto: www.ronnieleemusic.net

En algún momento del día de ayer, 19 de enero de 2010 – y sin explicación alguna – Ronnie Lee decidió cerrar su cuenta de Twitter.  Poco después desaparecieron de Youtube y Myspace algunos vídeos con los cuales el novato intérprete buscaba lanzarse al estrellato musical.  Sin querer lograrlo (o, algunos abogarían, sin-querer-queriendo), el Internet había quebrantado el espíritu de Ronnie Lee.

Si no conoces a Ronnie ni has escuchado su música aún – no te culpo.  Ronnie actualmente existe para la mayoría de nosotros exclusivamente a través de las redes sociales de Facebook, donde cuenta con 520 amigos y una colección de sobre 200 fotografías públicas, y de Myspace, donde ha recibido unas 5155 visitas, cuenta con unos 367 amigos y comparte una única canción con el mundo (más sobre ésta a continuación).  Ronnie Lee, como demuestran estos números, no es famoso (aún) pero sueña con, vive para y moriría por serlo.

El problema de Ronnie Lee fue que cuando su público lo descubrió, súbitamente y a través del Internet como suele ocurrir hoy en día, el intérprete no estaba listo para enfrentar a su público.  Yo me enteré de Ronnie Lee en Twitter, por un amigo, quien me escribió: “Must listen to this rising star.”  Dado a que esta persona creó y dedica gran parte de su vida a un blog que se titula ‘Arroz con Pinga‘, entré al website de Ronnie Lee con espectativas de que se tratara de algo vulgar o cómico o de ambos.  La canción ‘Sabrina Has My Heart‘ no decepcionó en ninguno de los dos aspectos.  Sin haber terminado de escucharla por primera vez, la envié a una decena de amigos y me puse a estudiar con mayor detenimiento el resto del ‘profile’ de Ronnie Lee, vacilando entre la posibilidad de que se tratara de una broma o no.

Similarmente cautivos ante ‘Sabrina Has My Heart’, la voz y el estilo de Ronnie Lee, su proyección y sus fotografías (con sus poses y peinados en pantomima de otros intérpretes como Ricky Martin y Michael Jackson), quedaron decenas (si acaso ya cientos) de personas a través de Twitter.  A medida que el enlace hacia la canción pasaba de usuario en usuario, colonizando espacios dentro del Internet que Ronnie Lee jámas hubiese imaginado, se hacía más evidente que el intérprete escondía un potencial para lograr su sueño y ser famoso – únicamente que no sería bajo sus propios términos.

Con chistes, insultos, burlas, tributos sarcásticos y alguno genuino, los nuevos seguidores de Ronnie Lee en Twitter se hicieron sentir, esperando algún intercambio o interacción interesante con el intérprete.  ¿De dónde salió este tipo? ¿Ésto es en serio? ¿Cuándo saldrá el vídeo? ¿Tendrá más canciones?  Por un momento – casi un día completo – Ronnie Lee contaba con un sector de Twitter en alerta, esperando su próxima movida.  Desafortunadamente, optó por darle la espalda a su público, desilucionado y/o disgustado por la feroz crítica que recibía su potente combinación de música e imagen.

Llamémosle falta de conocimiento, de perspectiva, de malicia o de carácter por parte del jóven, la realidad es que hasta el día de hoy Ronnie Lee no ha sabido capitalizar la crítica de sus seguidores en Twitter.  Tenía con ellos una serie de oportunidades, que en mi opinión serán difícil de recuperar o recrear: la oportunidad de enfrentar a su público, de mejorar, de adquirir experiencia, de experimentar y poner a prueba sus talentos.  ¿No nos recuerdan los famosos a la menor provocación que nos atrevamos a soñar en grande y nunca nos demos por vencidos?

Después de todo no fue díficil identificar algunas cualidades en Ronnie Lee que con tan sólo algunos ajustes podrían dar mejores resultados.  Su voz y entonación, aunque poco refinadas, no estarían fuera de lugar en una banda punk como Rancid tal y como las escuchamos en ‘Sabrina Has My Heart.’  Con unas buenas clases de canto, podría hasta reemplazar a Gustavo Laureano en La Secta All Star!  En cuanto a los músicos se refiere – sería tan fácil como ponerlos a prácticar, buscar a otros con más experiencia o aprender a componer pistas en algún programa como Garageband.  ¿Talento puro, innato?  Ni Lennon, ni Cobain, ni Jackson.  Se trata de una conversación infinita contigo mismo, con tu música, con tu público, con la crítica y con todos tus alrededores.  Se trata de refinar el proceso y estar en constante evolución.

Y aunque parezca injusto para algunos el que Ronnie Lee, sin la más mínima sospecha, accediera a su cuenta de Twitter el 19 de enero de 2010 para chocarse con una triste realidad,  el mundo del espectáculo no se trata de justicia. En un mundo justo, el talento, la honestidad y el trabajo fuerte son recompensados.  Y ciertamente, en el mundo del espectáculo no importan tanto esos elementos.  No es que no existan, sino que se puede vivir sin ellos .

Lo que no podemos distanciar del mundo del espectáculo – por más que lo quiera un intérprete – es la crítica.  Como un matrimonio imperfecto, se nutren entre si en mutuo acuerdo aunque se hagan la vida imposible.  El uno vive para el otro.  El intérprete, a través de su espectáculo, va en busca de una reacción.

¿Y qué más es la crítica sino una reacción?

UPDATE: Don’t call it a comeback. Ronnie Lee se ha comunicado con PuertoRicoIndie.com para ofrecernos su punto de vista sobre toda esta situación que se ha desbordado desde sus cuentas personales en las más populares redes sociales hasta los más oscuros y tenebrosos foros de PulsoRock, Twitter y ahora en nuestro humilde blog.  Lo hemos invitado a que comparta con nosotros y nuestros lectores en un ensayo/carta de su autoría que publicaremos próximamente.  El intérprete nos escribe: “Yo no me rendí ni le di la espalda a nadie.  Yo no sabía lo que sucedía y soy un cantante jóven y novato.”  Es evidente que Ronnie Lee ‘no se ha quitado’ (hay que avisarle a Hitler).  Les haremos llegar el mensaje de parte de Ronnie Lee tan pronto lo recibamos.

UPDATE – PART DEUX: Ronnie Lee responde aquí.

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.